All Children's Hospital Logo

Health Information Library

Teens > Para adolescentes > Las enfermedades > El equilibrio entre la tarea y las estadías en el hospital
El equilibrio entre la tarea y las estadías en el hospital

Read this article in English(Balancing Schoolwork and Hospital Stays)

Clases. Tareas. Proyectos especiales. Mantenerse al día con las tareas de la escuela no es algo fácil, aún para los estudiantes que no tienen problemas de salud. Por lo tanto, ¿qué ocurre cuando tienes que faltar a la escuela por problemas de salud?

Es posible que te parezca que faltar a la escuela será algo más de lo que debes preocuparte. Pero no tiene que ser así. En realidad, si tú eres como la mayoría de los estudiantes que tienen cáncer, u otras afecciones médicas, verás que estudiar te ayudará a distraerte del resto de tus problemas. Aprender cosas nuevas y solucionar problemas te harán sentir bien y reconocer tu talento.

Trabaja de la manera que más te convenga

Cuando estás enfermo debes encontrar una manera de estudiar que te convenga. Lo conveniente cambiará de un día a otro. Algunos días te sentirás con la energía de hacer un trabajo escrito de investigación. Otros días, querrás descansar y no hacer nada. Esto está bien. Es posible que no puedas predecir qué día sucederá una cosa u otra. Mantén una variedad de proyectos al alcance de tu mano, de manera que siempre tengas algo que puedas hacer.

Es difícil abrir los libros y comenzar a trabajar, pero eso es lo que le pasa a todos los estudiantes que se sientan para comenzar a estudiar. Dado que toma un tiempo involucrarse completamente en un proyecto, haz un esfuerzo por continuar trabajando durante media hora. De esa manera te darás cuenta si no estás lo suficientemente bien como para concentrarte en el trabajo o si simplemente necesitas pasar ese primer esfuerzo para comenzar.

Lo último que necesitas, cuando estás concentrando todas tus energías en mejorarte, es sentir que las tareas escolares son un peso adicional. Nadie puede aprender bajo estrés. Si comienzas a sentirte estresado, habla con tus maestros.

Si la enfermedad o el tratamiento a veces te hacen difícil, o imposible, completar tu tarea, no te exijas más de lo necesario. Tu salud es lo más importante. Si no te sientes bien, no podrás estudiar bien.

Consejos para manejar las tareas escolares

Las siguientes son algunas maneras que los estudiantes que están enfermos pueden tener en cuenta para mantener el ritmo escolar:

Obtiene información. Comienza preguntándole al médico cuánto tiempo te ausentarás de la escuela. Pregunta si el tratamiento afectará tu capacidad para concentrarte, trabajar y cumplir con fechas de entrega. Al saber esto, podrás planificar tu situación y hablar con los maestros.

Habla con tus maestros. Es posible que tengas que establecer un horario reducido o cambiar las fechas de trabajos y exámenes. El personal de la escuela te puede ayudar a planificar la cantidad de trabajo. En cuanto sepas cuál será el plan de tratamiento, comunícaselo a tus maestros. Cuanto antes lo sepan, más fácil les resultará organizar la situación para tu beneficio.

Si tienes que pasar períodos de tiempo prolongados en el hospital o en tu casa, mantente en comunicación con tus compañeros y maestros a través de las redes sociales, el correo electrónico, los mensajes instantáneos o de texto. Hasta podrás ser parte de una lección mediante el uso de Skype en tu computadora. Existen programas en todo el país que ofrecen a los estudiantes computadoras portátiles a bajo costo, o gratuitas, mientras están en el hospital. Pregúntale a tu médico, asistente social o departamento de tecnología de la información del hospital si hay uno cerca.

Establece metas realistas. Si te ausentarás de la escuela muchas veces o por mucho tiempo, es posible que el personal de la escuela prepare un IEP (Plan de Educación Individualizado). Este plan se diseña especialmente para ti y establece las metas y las estrategias para ayudarte a lograr el éxito académico.

Tengas o no tengas un IEP, asegúrate de mantenerte en contacto con tus maestros mientras te ausentas de la escuela. Mantenlos al tanto de tu progreso, y no tengas miedo o te de vergüenza de decirles que te has atrasado con el plan. Es mejor desde el punto de vista de las calificaciones si les dices con tiempo a los maestros que no podrás cumplir con una fecha, en vez de no cumplirla y nunca explicar por qué. Si te das cuenta que puedes trabajar más rápido de lo que tu plan establece, también díselo a los maestros.

Pide ayuda. Tus padres, maestros y amigos, estarán felices de ayudarte en lo que puedan; ya sea que necesites consejos sobre cómo administrar el tiempo de estudio o ayudándote a entender un concepto difícil. Pero la gente no sabrá que necesitas ayuda a menos que la pidas.

Algunos hospitales o centros de tratamiento cuentan con maestros que pueden enseñarte en tu casa/en la habitación del hospital o en una clase del hospital. Estos maestros pueden ayudarte a mantenerte al día con tus tareas y hablar con la escuela para hacer más fácil el regreso a la clase, cuando te sientas mejor. Algunos estudiantes prefieren trabajar con un maestro particular, otros prefieren hacerlo solos, y hasta hay estudiantes que prefieren una combinación de ambos. Pregúntale al médico, enfermero o asistente social qué tienes a tu disposición.

Tus amigos y compañeros de clase te harán preguntas sobre tu enfermedad y el tratamiento. Es tu decisión contarles mucho o poco, pero por lo general es una buena idea hablar de lo que estás sobrellevando. Te ayudará a sentirte más conectado y menos avergonzado, y ayudará a tus compañeros de clase a ampliar su comprensión y su empatía

Mantén una agenda con las fechas de entrega de trabajos, pruebas y otras obligaciones. Haz un cálculo del tiempo que te debería tomar cada tarea y teniendo en cuenta la fecha de entrega, calcula cuánto trabajo debes hacer por semana. Cuanto más te organices, más fácil será planificar la manera de maximizar el tiempo durante el cual te sientes bien para trabajar (y reducir la presión que te impones durante los momentos que no te sientes bien).

Si te sientes bien, pasa tiempo con tus amigos. Si tienes que ausentarte de la escuela por mucho tiempo, pero el médico te dice que estás bien como para salir durante una hora o dos, júntate con tus compañeros para asistir a eventos deportivos o sociales. Te puede ayudar a sentirte conectado.

Tomar pasos como éste pueden hacer más fácil el regreso a la escuela y menos probable atrasarse. También te darán la posibilidad de hacer algo que la mayoría de los estudiantes no pueden hacer: planear y lograr buenos hábitos de estudio. Si piensas asistir en el futuro a la universidad, ya tendrás la disciplina necesaria para mantenerte motivado y estudiar por tu cuenta.

Revisado por: Alycia Taggi, CBIS
Fecha de la revisión: abril de 2012

Related Articles
T    Cómo hacer más llevaderos los deberes
T    Estudiar para exámenes
T    Llevarse bien con los profesores
T    Vivir con una enfermedad crónica
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.

Additional Info

Pocket Doc Mobile App
Maps and Locations (Mobile)
Programs & Services
Employment
For Health Professionals
For Patients & Families
Contact Us
Find a Doctor
News
CME

All Children's Hospital
501 6th Ave South
St. Petersburg, FL 33701
(727) 898-7451
(800) 456-4543

Use Normal Template
© 2014 All Children's Hospital - All Rights Reserved