All Children's Hospital Logo

Health Information Library

Teens > Para adolescentes > Las enfermedades > Asma inducida por ejercicio (AIE)
Asma inducida por ejercicio (AIE)

(Exercise-Induced Asthma)

La gente con asma tiene lo que se denomina un problema de salud crónico o persistente en las vías respiratorias, las cuales tienden a inflamarse, estrecharse y obstruirse parcialmente con mucosidad. Para empeorar más las cosas, algunos elementos habituales del entorno, como el polen y el humo del tabaco, pueden empeorar los problemas respiratorios y desencadenar crisis asmáticas.

La mayoría de personas asmáticas (hasta el 80%) tiene síntomas cuando hace ejercicio físico. Y algunas personas tienen síntomas asmáticos solo cuando hacen ejercicio físico. Este trastorno se denomina asma inducido por el ejercicio (AIE). Curiosamente, hasta el 20% de las personas que no padecen asma a veces desarrollan síntomas de tipo asmático mientras hacen ejercicio. Por este motivo, los médicos a veces denominan esta afección broncoconstricción inducida por el ejercicio, o BIE (la palabra broncoconstricción se refiere al estrechamiento de las vías respiratorias de los pulmones).

Síntomas del asma inducida por el ejercicio

Los síntomas del asma inducido por el ejercicio incluyen respiración sibilante (emitir "pitos" agudos al respirar), opresión de pecho, tos y a veces falta de aliento prolongado.

La gente con asma inducida por el ejercicio a menudo empieza a presentar síntomas al cabo de 5 a 10 minutos de haber estado haciendo ejercicio. Los síntomas suelen alcanzar su máxima intensidad entre 5 y 10 minutos después de haber dejado de hacer ejercicio y desparecen en el intervalo de una hora. Algunas personas que padecen esta afección presentan síntomas durante viarias horas después de hacer ejercicio. Y a veces los síntomas sólo aparecen después de que la persona deje de practicarlo. El clima muy frío puede empeorar el asma inducido por el ejercicio.

Algunas personas con esta afección creen que su problema consiste en que no están en forma. Pero hay un modo muy fácil de distinguir entre ambas posibilidades. Si a una persona le falta el aliento al hacer ejercicio porque no está en forma, volverá a respirar con normalidad en cuanto deje de hacer ejercicio. Pero una persona con asma inducido por el ejercicio puede tardar hasta una hora en recuperarse y volver a respirar con normalidad.

Si te parece que puedes padecer esta afección, deberías explicárselo a tus padres e ir al médico.

Diagnóstico y tratamiento del asma inducida por el ejercicio

Si tu médico sospecha que puedes padecer asma inducido por el ejercicio, probablemente te hará preguntas sobre si hay antecedentes de asma en tu familia y sobre qué te ha desencadenado síntomas asmáticos en el pasado.

Tras las preguntas y la exploración física, es posible que el médico quiera comprobar cómo respiras después de hacer ejercicio. Te pedirá que corras en una cinta de gimnasio o al aire libre durante seis a ocho minutos o bien que practiques la actividad que suele desencadenarte crisis asmáticas. A continuación, comprobará cómo respiras y si lo que te ocurre parece ser un asma inducido por el ejercicio.

En caso afirmativo, es posible que el médico te recomiende hacer un pretratamiento, es decir, que te mediques antes de hacer ejercicio o de practicar una actividad física agotadora. Probablemente te recetará un medicamento de alivio inmediato, conocido como medicamento "de rescate", que se utiliza durante las crisis asmáticas. Estos medicamentos se suelen inhalar, lo que les permite llegar directamente a los pulmones y abrir las vías respiratorias. Cuando se utilizan justo antes de hacer ejercicio, ayudan a prevenir los síntomas del asma inducido por el ejercicio.

Si el pretratamiento no es suficiente, es posible que el médico te recomiende también tomar diariamente un medicamento "de control", o preventivo. Este medicamento tiene un efecto acumulativo y ayuda a mantener abiertas las vías respiratorias de los pulmones.

La medicación es una parte importante del control del asma inducido por el ejercicio. Mucha gente comprueba que, si se medica siguiendo las indicaciones del médico, puede hacer ejercicio con una cantidad muy reducida de síntomas o sin presentar ningún síntoma en absoluto.

Deportes recomendados

El ejercicio físico es bueno para todo el mundo. No hay ningún motivo para que dejes de hacer deporte o de entrenar solo porque te hayan diagnosticado asma inducido por el ejercicio. Aparte de ayudarte a mantenerte en forma y a conservar un peso saludable, el ejercicio te puede mejorar la función pulmonar, al fortalecer los músculos pectorales que participan en la respiración. Por este motivo, los médicos han dejado de prohibir el ejercicio a la gente que padece asma y, de hecho, hasta pueden recomendarlo como parte del tratamiento del asma.

De todos modos, algunos deportes tienen menos probabilidades que otros de ocasionar problemas a las personas con asma inducido por el ejercicio. Algunas de las actividades recomendables son las siguientes:

Los deportes de resistencia, como correr largas distancias o recorrer en bicicleta trayectos largos y los que requieren hacer un gasto energético durante un período de tiempo prolongado, como el fútbol y el baloncesto, pueden plantear mayores retos a una persona con asma inducido por el ejercicio. Esto es especialmente cierto en los deportes de resistencia que se practican en condiciones de frío, como el esquí de travesía o el hockey sobre hielo.

Pero eso no significa que tengas que renunciar a estos deportes si disfrutas mucho practicándolos. De hecho, muchos atletas que padecen asma han comprobado que, con el entrenamiento y la medicación adecuados, pueden practicar cualquier deporte que elijan, e incluso destacarse en él.

Consejos para afrontar el asma inducida por el ejercicio

En lo que se refiera al asma inducido por el ejercicio, la mejor estrategia es ir un paso por delante de los síntomas. Pregúntale a tu médico qué precauciones deberías tomar antes de hacer ejercicio o practicar algún deporte. Aquí tienes algunas recomendaciones generales si padeces asma inducido por el ejercicio:

Seguir al pie de la letra las indicaciones del médico en lo que se refiere a la medicación es lo más importante de todo. Si te saltas algunas tomas de la medicación "de control", tus síntomas podrían empeorar. Y, si te olvidas de medicarte antes de hacer ejercicio, podrías tener una fuerte crisis asmática e incluso verte obligado a acudir a un servicio de urgencias médicas.

Asegúrate de llevar siempre encima el inhalador cuando hagas ejercicio. Aunque tal vez te dé un poco de vergüenza que los demás sepan que padeces asma, no intentes ocultarlo. Tus entrenadores deben estar bien informados para que, cuando necesites tomarte un descanso y/o utilizar tus medicamentos, lo entiendan.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2010

Related Articles
T    Asma
T    Asma causada por alergias
T    Asma inducida por el ejercicio
T    Ataque de asma
T    Fumar y el asma
T    Hogares a prueba de asma
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com

Additional Info

Pocket Doc Mobile App
Maps and Locations (Mobile)
Programs & Services
Employment
For Health Professionals
For Patients & Families
Contact Us
Find a Doctor
News
CME

All Children's Hospital
501 6th Ave South
St. Petersburg, FL 33701
(727) 898-7451
(800) 456-4543

Use Normal Template
© 2014 All Children's Hospital - All Rights Reserved