All Children's Hospital Logo

Health Information Library

Parents > Para padres > Los problemas médicos > Alergia al huevo
Alergia al huevo

Read this in English(Egg Allergy)

Ayudar a su hijo a controlar una alergia al huevo implica estar pendiente de lo que come y leer atentamente todas las etiquetas de los productos alimenticios que ingiere. Supone cierto esfuerzo, pero es importante.

Acerca de la alergia al huevo

Los huevos, en sí mimos, no son perjudiciales pero, cuando alguien es alérgico al huevo, su cuerpo considera que sí los son. Si una persona es alérgica al huevo, su sistema inmunitario reacciona desproporcionadamente a las proteínas del heuvo. Por lo tanto, cada vez que algo elaborado con huevos entra en su sistema digestivo, su cuerpo considera que las proteínas que contiene son invasores nocivos.

El sistema inmunitario reacciona fabricando anticuerpos específicos contra ese alimento, diseñados para luchar contra el "invasor". Estos anticuerpos, denominados inmunoglobulina E (IgE), desencadenan la liberación de ciertas sustancias químicas dentro del organismo, una de las cuales es la histamina.

Por lo tanto, cuando un niño alérgico al huevo ingiere un alimento que contiene huevo, el sistema inmunitario hace actuar a su ejército de sustancias químicas para proteger al organismo. La liberación de estas sustancias puede repercutir sobre el sistema respiratorio, el tubo digestivo, la piel y el sistema cardiovascular, lo que provoca la aparición de síntomas alérgicos, como resuello, respiración sibilante, náuseas, cefalea, dolor de estomago y urticaria asociada a picor.

La mayoría de la gente que es alérgica al huevo reacciona a las proteínas contenidas en la clara del huevo, pero hay algunas que no pueden tolerar las proteínas de la yema. La alergia al huevo suele aparecer a muy corta edad y la mayoría de los niños la superan después de cumplir 5 años.

La alergia al huevo es como la mayoría de las reacciones alérgicas a alimentos: suele ocurrir en un plazo de minutos a horas tras la ingesta de huevo o derivados del huevo. La mayoría de reacciones duran menos de un día y pueden afectar a todos o algunos de estos tres sistemas corporales:

  1. piel, en forma de una erupción de granitos o ronchas de color rojo que sobresalen sobre la superficie de la piel, eccema y/o enrojecimiento e inflamación alrededor de la boca.
  2. tubo digestivo, en forma de retortijones, diarrea, náuseas y/o vómitos.
  3. vías respiratorias, los síntomas pueden abarcar desde el moqueo nasal, el picor ocular, ojos llorosos y estornudos hasta un ataque de asma acompañado de tos, resuello y respiración sibilante.

La mayoría de los niños con alergia al huevo presentan alguna o algunas de las anteriores reacciones, pero un grupo reducido de ellos puede presentar una reacción alérgica muy grave conocida como anafilaxia. La anafilaxia se asocia a inflamación de boca y garganta, así como de las vías respiratorias que llevan a los pulmones, generando, por lo tanto, severas dificultad respiratoria. Asimismo, se produce una peligrosa bajada de la tensión arterial, que puede hacer que el niño se sienta mareado y/o se desmaye y que puede desembocar rápidamente en un estado de choque.

Diagnóstico de la alergia al huevo

Si el pediatra de su hijo sospecha que podría ser alérgico al huevo, lo más probable es que lo remita a un alergólogo (un especialista en alergias) para que le practique las pruebas pertinentes. El alergólogo les preguntará con qué frecuencia presenta su hijo la reacción alérgica, el tiempo que suele transcurrir entre la ingesta del alimento y la aparición de los síntomas y si hay algún otro miembro en su familia que tienen alergias o afecciones como el eccema y el asma.

Es posible que el alergólogo practique a su hijo una prueba cutánea. Esta prueba supone colocar extractos líquidos de la proteína del huevo sobre la piel del antebrazo o de la espalda del niño, pinchar superficialmente la piel de estas áreas y esperar para ver si se forman unos granitos o ronchas rojizas que sobresalen sobre la superficie de la piel y que son indicativos de una reacción alérgica.

Su hijo deberá dejar de tomar cualquier medicamento que pueda estar tomando contra la alergia (como los antihistamínicos de venta sin receta médica) entre cinco y siete días antes de la realización de la prueba cutánea, ya que estos medicamentos pueden interferir en sus resultados. La mayoría de medicamentos contra el resfriado, así como algunos antidepresivos, también pueden repercutir sobre los resultados de la prueba cutánea. Si no está seguro de qué medicamentos debe dejar de tomar su hijo y durante cuánto tiempo, infórmese en la consulta del alergólogo antes de que le realicen la prueba.

Algunos pediatras también pueden extraer al paciente una muestra de sangre y enviarla a un laboratorio, donde la combinarán con algunos de los supuestos alérgenos y comprobarán si existen o no anticuerpos IgE contra estos alérgenos.

De todos modos, en algunos casos, la obtención de resultados positivos en ambas pruebas (la de punción dérmica y el análisis de sangre) no basta para demostrar que los síntomas están provocados indudablemente por una alergia al huevo. En tales casos, los pediatras pueden utilizar una prueba de provocación para diagnosticar la alergia.

Durante la prueba de provocación, la persona ingerirá alimentos que contienen huevo bajo la atenta supervisión de un médico. Si aparecen los síntomas tras la ingesta de tales alimentos, lo más probable es que la persona padezca una alergia al huevo.

Tratamiento

El tratamiento de la alergia al huevo puede parecer sencillo, ya que solo consiste en asegurarse de que su hijo no ingiere huevos ni sus derivados. Pero hay tantos alimentos que están fabricados con huevo o derivados del huevo que puede ser realmente complicado saber qué puede y qué no puede comer su hijo. Considere la posibilidad de consultar a un dietista para elaborar un buen plan de alimentación que aporte al niño todos los nutrientes que necesita al tiempo que le permite evitar los alimentos elaborados con huevo o sus derivados.

Si su hijo padece alergia grave al huevo, o cualquier otro tipo de alergia grave, su pediatra les indicará que lleven siempre encima un inyectable de adrenalina (o epinefrina) a utilizar en caso de emergencia. La adrenalina se vende en envases fáciles de llevar de aproximadamente el tamaño de un rotulador grande. Es fácil de utilizar y el pediatra le enseñará cómo administrar la inyección a su hijo en caso de que la necesite.

Si su hijo ingiere por error algo que contenga huevo o derivados del huevo y empieza a presentar síntomas alérgicos graves, tales como inflamación de la mucosa bucal, dolor de pecho o dificultad para respirar, adminístrele la inyección de inmediato para contrarrestar la reacción anafiláctica mientras espera la llegada de la ayuda médica. Si su hijo necesita utilizar el inyectable de adrenalina, llame siempre al teléfono de emergencias (911 en EE.UU, 999 en el Reino Unido y 112 en el resto de la U.E.). Aparte de tener siempre adrenalina en casa y de llevarla siempre encima en su cartera o bolso de mano, asegúrese también que hay en las casas de los parientes que más frecuenta su hijo, así como en la guardería o centro de estudios del niño.

Lleve también encima un antihistamínico de venta sin receta médica, que puede ayudar a aliviar los síntomas alérgicos en algunos niños. De todos modos, los antihistamínicos se deben utilizar de forma complementaria a la adrenalina y nunca como sustitutos de este inyectable.

Si su hijo ha recibido una inyección de adrenalina porque ha tenido una reacción alérgica grave, diríjanse inmediatamente a un centro médico o a un servicio de urgencias hospitalarias para que le faciliten tratamiento adicional en caso necesario. Hasta un tercio de las reacciones anafilácticas presentan una segunda ráfaga u oleada de síntomas varias horas después del ataque inicial. Por lo tanto, deberían tener a su hijo en observación en la clínica u hospital durante las cuatro a ocho horas después de la reacción anafiláctica.

Vivir con una alergia al huevo

La mejor forma de estar seguro de que un producto alimenticio no contiene huevo es leer su etiqueta. Los fabricantes de productos alimenticios vendidos en EE.UU. deben especificar en las etiquetas si un producto contiene cualquiera de los alérgenos más frecuentes. Por lo tanto, si usted reside en EE.UU., cuando lea las etiquetas, fíjese en afirmaciones como las siguientes: "contiene ingredientes procedentes del huevo", "fabricado con derivados del huevo" o "fabricado en instalaciones que también procesan huevos".

Este requisito del etiquetado facilita más las cosas que tenerse que leer el listado completo de ingredientes; en vez de tener que saber que el ingrediente "ovoglobulina" proviene de la proteína del huevo, podrá constatar a simple vista qué alimentos debe evitar.

De todos modos, para asegurarse de que los productos alimenticios que ingiere su hijo no contienen huevo, deberá mantener un ojo avizor para detectar cualquier ingrediente que provenga del huevo. Esto implica hacer preguntas cuando coman en restaurantes o en otras casas y leer atentamente todas las etiquetas.

Intente averiguar cómo se han cocinado los alimentos y qué ingredientes contienen. En algunas circunstancias, es posible que prefiera llevar consigo la comida de su hijo. Cuando haga la compra, busque alternativas que no contengan huevo ni sus derivados cuando elija productos alimenticios que los suelen contener, como la pasta.

Cuando prepare la comida, utilice algunos de los siguientes sustitutos posibles del huevo en sus recetas. Cada una de las siguientes alternativas permite sustituir un solo huevo (estos sustitutos es posible que no funcionen tan bien en las recetes que requienan más de tres huevos):

Cuando cocine en casa, restriegue a conciencia los utensilios que vaya a utilizar en el caso de que se hayan utilizado antes con huevos o sus derivados.

A pesar de que en EE.UU. la cantidad de afectados por las alergias alimentarias es baja (solo algo más del 1% de la población total), la conciencia general sobre las alergias está mejorando. Esto significa que todo el mundo, desde los camareros de los restaurantes hasta los fabricantes de alimentas, será más comprensivo y comprometido a satisfacer las necesidades alimentarias de cualquier niño, incluyendo al suyo.

Revisado por: Nathan B. Richards, MD y Sheelagh M. Stewart, RN, MPH
Fecha de revisión: octubre de 2011

Related Articles
K    Alergia al huevo
T    Alergia al huevo
K    Alergias alimentarias
T    Alergias alimentarias
T    Alergias: la historia de Gillian
P    Cinco formas de prepararse para una emergencia alérgica
T    Cinco formas de prepararse para una emergencia alérgica
T    Reacción alérgica grave (anafilaxia)
P    Todo sobre las alergias
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.

Additional Info

Pocket Doc Mobile App
Maps and Locations (Mobile)
Programs & Services
Employment
For Health Professionals
For Patients & Families
Contact Us
Find a Doctor
News
CME

All Children's Hospital
501 6th Ave South
St. Petersburg, FL 33701
(727) 898-7451
(800) 456-4543

Use Normal Template
© 2014 All Children's Hospital - All Rights Reserved