All Children's Hospital Logo

Health Information Library

Parents > Para padres > Los problemas médicos > Alergia a la leche en bebés
Alergia a la leche en bebés

Read this in English(Milk Allergy in Infants)

Sobre la alergia a la leche

Casi todos los bebés están inquietos en algunos momentos. Pero hay algunos que están demasiado inquietos porque son alérgicos a la proteína de la leche de vaca, que además constituye el principal componente de la mayoría de las leches artificiales comercializadas para lactantes.

La alergia a la leche la pueden padecer personas de todas la edades; de todos modos, se trata de un tipo de alergia que abunda más en los lactantes (la padecen entre el 2% y el 3%), aunque la mayoría de ellos la supera con le edad.

Si cree que su hijo padece alergia a la leche, hable con el pediatra sobre la posibilidad de probar reemplazar leche artificial elaborada sin leche de vaca y de los lácteos en general.

La alergia a la leche ocurre cuando el sistema inmunitario interpreta equivocadamente que la proteína de la leche es una sustancia peligrosa, contra la que se debe defender el organismo. Esto inicia una reacción alérgica, que puede hacer que el bebé se ponga inquieto e irritable, se le revuelva el estómago y presente otros síntomas. Muchos de los niños que son alérgicos a la leche de vaca también reaccionan a la leche de cabra y a la de oveja, y algunos también son alérgicos a la proteína de la leche de soja.

Los lactantes amamantados son menos proclives a desarrollar una alergia a la leche que los alimentados con leche artificial. Los investigadores no acaban de entender por qué algunos desarrollan este tipo de alergia y otros no, aunque se cree que en muchos casos la alergia tiene un importante componente genético.

Generalmente, la alergia a la leche desaparece por si sola cuando el niño tiene entre 3 y 5 años, aunque hay algunos niños que no la superan con la edad.

La alergia a la leche no es lo mismo que la intolerancia a la lactosa. Esta afección, que consiste en la incapacidad para digerir el azúcar lactosa que contiene la leche, es muy poco frecuente en los lactantes y mucho más frecuente en los niños mayores y los adultos.

Síntomas de la alergia a la leche

Los síntomas de la alergia a la proteína de la leche de vaca suelen aparecer durante los primeros meses de vida, a menudo varios días o semanas después de introducir leche artificial o de fórmula elaborada con leche de vaca en la dieta del bebé. El bebé puede presentar síntomas poco después de alimentarse (reacción de inicio rápido) o bien de siete a 10 días después de ingerir proteína de leche (reacción de inicio lento). Los síntomas también pueden aparecer si el bebé se alimenta exclusivamente de leche materna y la madre ingiere leche de vaca.

La reacción de inicio lento es más habitual. Entre sus síntomas se incluyen heces blandas o sueltas (que puede contener sangre), vómitos, náuseas, rechazo a la alimentación, irritabilidad o cólico del lactante y erupciones cutáneas, como el eccema. Este tipo de reacción es más difícil de diagnosticar porque hay otras afecciones que cursan con síntomas similares. La mayoría de los niños superan este tipo de alergia después de cumplir 2 años, aunque hay algunos que no la superan hasta que son adolecentes.

Las reacciones de inicio rápido pueden llegar de improviso, con síntomas que incluyen irritabilidad, vómitos, resuello, respiración sibilante, inflamación, urticaria u otro tipo de ronchas en la piel asociadas a picor y/o diarrea sanguinolenta.

En algunos casos, puede tener lugar una reacción alérgica grave (denominada anafilaxia) que afecta a la piel, el estómago, la respiración y la tensión arterial del bebé. De todos modos, las reacciones anafilácticas son más frecuentes en otros tipos de alergias alimentarias (como la alergia a los cacahuetes y a los frutos secos) que con la alergia a la leche.

Diagnóstico de alergia a la leche

Si sospecha que su hijo podría ser alérgico a la leche, llame al pediatra. Este les preguntará sobre los antecedentes familiares de alergias e intolerancias alimentarias y practicará una exploración física al bebé. No hay ninguna prueba de laboratorio especifica que permita diagnosticar con precisión la alergia a la leche, de modo que lo más probable es que el pediatra de su hijo solicite varias pruebas para poder emitir un diagnóstico y para descartar cualquier otro problema.

Aparte de los análisis de heces y de sangre, es posible que el pediatra también solicite una prueba cutánea. En esta prueba se introduce una cantidad reducida de la proteína de la leche bajo la superficie de la piel del niño utilizando una aguja. Si se forma una roncha (o habón), significa que el niño podría ser alérgico a la leche. En tal caso, el pediatra le indicaría que evitara alimentarlo con este alimento.

Es posible que el pediatra también solicite una prueba de provocación oral si la considera segura. Esto implica hacer que el bebé consuma leche en la consulta del pediatra y luego esperar unas pocas horas para observar cualquier reacción alérgica que pudiera ocurrir. A veces los médicos realizan esta prueba para confirmar el diagnóstico de alergia.

Tratamiento de la alergia a la leche

Si su hijo es alérgico a la leche y usted lo está amamantando, es importante que limite la cantidad de lácteos que usted ingiere, puesto que la proteína de la leche que provoca la reacción alérgica puede pasar a través de la leche materna. Tal vez le convenga hablar con su médico o con un dietista sobre fuentes alternativas de calcio y otros nutrientes de importancia vital que pueden sustituir nutrientes de los lácteos.

Desde el año 2006, existe una ley conforme la cual todos los fabricantes de productos alimenticios envasados que se venden en EE.UU. deben especificar claramente si los alimentos contienen leche o productos derivados de la leche dentro del listado o bien junto al listado de ingredientes.

Si alimenta a su hijo con leche artificial, es posible que el pediatra le recomiende cambiar a una leche artificial elaborada con soja. Si su hijo no tolera la soja, es posible que el pediatra le indique que debe cambiar a una leche artificial hipoalergénica, en la cual las proteínas han sido descompuestas en partículas, de modo que es menos probable que desencadene reacciones alérgicas.

Existen dos tipos principales de leches artificiales hipoalergénicas:

  1. Leches artificiales o fórmulas extensamente hidrolizadas: contienen las proteínas de la leche de la vaca descompuestas en pequeñas partículas, de modo que son menos alergénicas que las proteínas completas de las leches artificiales ordinarias. La mayoría de los lactantes alérgicos a la leche toleran este tipo de substituto, pero hay algunos bebés que siguen presentando reacciones alérgicas cuando la consumen.
  2. Leches artificiales o fórmulas basadas en aminoácidos, que contienen proteínas en la forma más simple posible (los aminoácido son los componentes básicos de las proteínas). Son recomendables en aquellos casos en que la afección no mejora a pesar de haber cambiado a una leche artificial extensamente hidrolizada.

Leches artificiales inseguras

También existen fórmulas "parcialmente hidrolizadas" en el mercado. De todos modos, estas fórmulas no se consideran realmente hipoalergénicas y pueden provocar importantes reacciones alérgicas.

Las leches artificiales para lactantes disponibles en el mercado estadounidense actual están aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) y elaboradas mediante procesos sumamente especializados que no se pueden reproducir en el entorno doméstico. La leche de cabra, la leche de arroz o la leche de almendra no son seguras ni recomendables para un lactante.

Cambiar de leche artificial

Una vez haya cambiado de leche artificial para alimentar a su bebé, los síntomas de la alergia deberían remitir en un plazo de dos a cuatro semanas. Lo más probable es que el pediatra le recomiende seguir alimentándolo con leche artificial hipoalérgenica hasta que cumpla su primer año y que luego vaya introduciendo de forma gradual la leche de vaca en su dieta.

Si tiene alguna duda o hay algo que le preocupa sobre la alergia a la leche, hable con el pediatra de su hijo.

Revisado por: Archana Mehta, MD y Sheelagh M. Stewart, RN, MPH
Fecha de revisión: octubre de 2011

Related Articles
P    Alimentando a su recién nacido
P    Guía para padres primerizos
P    Todo sobre las alergias
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com

Additional Info

Pocket Doc Mobile App
Maps and Locations (Mobile)
Programs & Services
Employment
For Health Professionals
For Patients & Families
Contact Us
Find a Doctor
News
CME

All Children's Hospital
501 6th Ave South
St. Petersburg, FL 33701
(727) 898-7451
(800) 456-4543

Use Normal Template
© 2014 All Children's Hospital - All Rights Reserved