All Children's Hospital Logo

Health Information Library

Parents > Para padres > El embarazo y recién nacido > Alimentando a su recién nacido
Alimentando a su recién nacido

Read this in English

(Feeding Your Newborn)

Cómo alimentar a su recién nacido es la primera decisión nutricional que usted tomará por su hijo(a). Preste atención a los siguientes datos sobre la alimentación con leche materna o con biberón para que pueda tomar una decisión informada.

¿Pecho o biberón?

La Academia Americana de Pediatría (The American Academy of Pediatrics, AAP) y otros grupos profesionales a cargo del cuidado de los recién nacidos son partidarios de la leche materna como la mejor opción para su bebé. Específicamente, la AAP recomienda que los bebés se alimenten exclusivamente de leche materna durante los primeros seis meses. Después de la introducción de de alimentos sólidos la alimentación con leche materna debe continuar durante el primer año de vida y más adelante, si así se desea.

La alimentación con leche materna puede que no sea posible o preferible para todas las mujeres. Decidir entre dar el pecho o alimentar con biberón generalmente se basa en comodidad y ritmo de vida; pero alimentar a pecho puede que no sea recomendable para algunas madres o bebés. Si tiene preguntas sobre si debería dar el pecho a su hijo(a) hable con su pediatra.

Recuerde que las necesidades emocionales y nutricionales de su bebé serán satisfechas independientemente de si elige alimentarlo con leche materna o biberón.

Las ventajas de la lactancia

Alimentar a pecho a su bebé tiene muchas ventajas. Quizás lo más importante es saber que la leche materna es el alimento perfecto para el sistema digestivo de un ser humano cuando es un bebé. Contiene las vitaminas y los minerales que un recién nacido necesita y todos sus componentes— lactosa, proteínas (suero y caseína) y grasa— son fácilmente digeridos por el sistema aún nodesarrollado de un recién nacido. Las fórmulas comerciales intentan imitar a la leche materna y se acercan a ello, pero la composición exacta no puede ser duplicada.

Además, la leche materna contiene los anticuerpos que protegen a los bebés de una gran variedad de enfermedades infecciosas, incluyendo la diarrea. Estudios de investigación indican que los bebés que han sido alimentados con leche materna son menos propensos a desarrollar ciertos problemas médicos.

Alimentar a los bebés a pecho beneficia también a las madres. Quema calorías y ayuda a reducir el tamaño del útero, lo cualas ayuda a volver a estár en forma más rápidamente. Alimentar con el pecho también protege a las madres del cáncer de seno y de ovarios.

Algunas madres consideran que alimentar a pecho es mas fácil y mas rápido que utilizar fórmula y biberón; no necesita preparación y no se quedan sin leche a media noche. Además, es más económico. Las madres que alimentan a sus bebés con leche maternal necesiten comer más y puede que necesitan sujetadores y compresas especiales para la lactancia, una bomba de extracción y otro tipo de equipamiento. Estos gastos extras generalmente son menos costosos que el precio de la fórmula.

Alimentar a los bebés a pecho también satisface las necesidades emocionales tanto de las madres como de los bebés - el contacto entre la piel de ambos puede aumentar la conexión emocional y proporcionar un alimento completo puede ayudar a las madres a ganar confianza en su capacidad de cuidar a sus bebés.

Las ventajas de alimentar con fórmula

La fórmula para infantes comercialmente preparada es una alternativa nutritiva a la leche materna. Alimentar con el biberón puede brindar más libertad y flexibilidad a la madre, y ayuda a saber cuánta cantidad el bebé esta recibiendo. Debido a que los bebés digieren la fórmula más despacio que la leche materna, un bebé que esté siendo alimentado con fórmula puede que necesite ser alimentado menos veces que uno que recibe leche materna. Alimentar con fórmula también puede facilitar alimentar al bebé en público y permite que el padre y otros miembros de la familia ayuden a alimentar al bebé, lo cual puede fortalecer los lazos afectivos.

Considerando las limitaciones

Alimentar con el pecho

Con todos los beneficios que aporta alimentar con leche materna ¿Por qué no lo hacen todas las madres?

Alimentar a pecho requiere de un compromiso por parte de la madre. Algunas se sienten limitadas debido a las constante atención que requiere un recién nacido que tenga que ser alimentado. Debido a que la leche materna se digiere con más facilidad, los bebés tienden a alimentarse más a menudo que los que toman fórmula. Esto significa que las madres tendrán que atender a sus bebés con una frecuencia de 2 a 3 horas durante las primeras semanas. Esto puede cansar a las madres, pero no pasará mucho tiempo hasta que los bebés requieran alimentarse con menos frecuencia y duerman más de noche.

Algunas madres primerizas necesitan volver al trabajo o separarse de sus bebés de vez en cuando por otras razones. Algunas de estas madres optan por alimentar a sus bebés con fórmula para que quienes se encarguen de cuidar a sus bebés puedan hacerlo con el biberón. Las madres que deciden seguir alimentando a sus bebés con leche materna pueden utilizar una bomba de succion para extraer leche y depositarla en el biberón de forma que sus bebés puedan recibir los beneficios de la leche materna, incluso cuando la madre no está cerca.

Otros miembros de la familia (los padres en su mayoría) puede que quieran compartir las rutinas fundamentales de cuidar al bebé y participar en su alimentación. Cuando la mamá está alimentando al bebé con el pecho, el padre y los hermanos puede que quieran estar cerca. Ayudar a la madre a que se ponga cómoda o incluso alcanzarle una mantita para ayudar al bebé a eructar cuando la madre lo necesite, los hará formar parte de la experiencia. Una vez que se establece el hábito de alimentar al bebé con leche materna, otros miembros de la familia podrán colaborar dándole al bebé el biberón con la leche materna cuando la madre necesite descansar.

Algunas veces una mujer puede sentirse avergonzada o aprensiva respecto a la lactancia. Estos sentimientos generalmente desaparecen una vez que el procedimiento de la lactancia se lleva a cabo con éxito. Generalmente es útil buscar apoyo y la perspectiva de quienes han tenido la misma experiencia. La mayoría de los hospitales y centros de nacimiento pueden proporcionar instrucciones completas a las madres primerizas sobre técnicas para alimentar al bebé. Su pediatra, enfermero(a) de práctica o su enfermero pueden responder a sus preguntas o ponerla en contacto con un consultor en lactancia o con un grupo de apoyo.

En algunos casos, la salud de la madre puede interferir, con su habilidad de lactar a su bebé. Por ejemplo, las madres que están bajo tratamiento de quimioterapia debido al cáncer y las madres que están infectadas con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (HIV, el virus que causa el SIDA) no deben dar alimentar a sus hijos con leche materna. Si usted tiene una condición médica y debe tomar medicinas regularmente, o si usted o su bebé se enferman, hable con su doctor sobre si es recomendable dar el pecho a su bebé. Si usted ha dejado de lactar a su bebé temporalmente, es importante continuar extrayendo la leche materna del pecho para mantener su producción.

En algunas situaciones puede que no sea posible alimentar con leche al bebé, por ejemplo, cuando el bebé esta enfermo o cuando es prematuro. Las madres deben hablar con el doctor de sus bebés sobre cómo extraer y guardar la leche. Incluso si el infante no puede alimentarse directamente del pecho, la leche materna puede ser administrada mediante un tubo o un biberón.

Algunas veces las madres que tienen los pezones invertidos pueden tener dificultades, pero con la ayuda de un consultor de lactancia este problema puede remediarse. Del mismo modo, las mujeres que han sido sometidas a cirugía plástica en el pecho pueden dar el pecho a sus bebés con éxito. Asegúrese de hablar con su doctor en caso de tener algún problema.

Evite el usar chupetes o biberones hasta después del primer mes de vida. Darlos a conocer al bebé antes de alimentarlos con pecho está relacionado con la confusión del pezón, en inglés, "nipple confussion", y puede hacer que el bebé deje de querer alimentarse con leche materna.

Alimentando al bebé con fórmula

Del mismo modo que la lactancia tiene sus requisitos específicos, alimentar al bebé con biberón también las tiene. Hacerlo con éxito puede requerir un alto grado de organización, especialmente cuando quiera salir afuera con su bebé. Ademas, el costo considerable de la leche de fórmula puede ser otro factor importante.

Es importante asegurarse que usted tiene suficiente fórmula consigo y que las botellas estén limpias y listas para ser usadas. A continuación mencionamos algunos puntos clave para alimentar al bebé con fórmula:

¿Se está alimentando mi bebé lo suficientemente?

Su recién nacido debe de alimentarse de ocho a 12 veces al día durante el primer mes. Al principio, las madres puede que quieran tratar de alimentar al bebé de 10 a 15 minutos en cada pecho y luego variar el tiempo según sea necesario.

Una vez que se haya establecido la cantidad de leche necesaria, la alimentación con el pecho debe realizarse cuando su bebé tenga apetito, lo cual sucede cada 1 a 3 horas. A medida en que los recién nacidos crecen, necesitarán alimentarse con menos frecuencia — algunos cada hora y media, mientras que otros cada 2 ó 3 horas. Los recién nacidos no deben permanecer más de cuatro horas sin ser alimentados.

Llame a su doctor si tiene que despertar a su bebé frecuentemente o si debe de insistirle para que intente chupar la leche materna.

La mayoría de los expertos recomiendan que alimente a su bebé cuando el o ella tenga hambre. A continuación detallamos signos que denotan que el bebé tienen hambre:

Tener un horario de alimentación rígido no es necesario, usted y su bebé eventualmente establecerán su patrón de alimentación individual. Los bebés saben (y se lo dejarán saber a sus padres) cuándo tienen hambre o cuándo están satisfechos. Reconozca la señales que utiliza su bebé para comunicar que está satisfecho (chupa el pecho de forma lenta, desinteresada e incluso retirando su cara de el pecho o del biberón) y deje de dar el pecho cuando estos síntomas aparezcan.

A medida que su bebé gane peso, el o ella deben comer mas en cada sesión de alimentos en lugar de comer entre comidas. Existen otras oportunidades donde su bebé tendrá más hambre que de costumbre. Continúe alimentándolo según le apetezca comer. Las mujeres que alimentan a sus bebés a el pecho no deben de preocuparse— la lactancia estimula la producción de leche, y su abastecimiento de leche se ajustará a la necesidad de leche de su bebé.

Las madres primerizas, especialmente las que alimentan a sus bebés con leche materna suelen preocuparse de que sus bebés no están alimentándose lo suficiente. Es importante que los bebés que se alimentan con leche materna visiten a sus doctores de 48 a 72 horas después de que la madre y el bebé dejen el hospital. Durante esta visita, el bebé será pesado y examinado, y la técnica de lactancia de la madre puede ser evaluada. También es una oportunidad para que las madres que alimentan a su bebé a pecho hagan preguntas. Si un bebé alimentado con leche materna se ve bien, el doctor probablemente confirmará una cita para las próximas dos semanas de edad. Los bebés que se alimentan con fórmula generalmente acuden a su chequeo médico cuando tienen de 2 a 4 semanas de edad, salvo que los padres tengan preocupaciones específicas.

Usted puede asegurarse de que su bebé está alimentándose lo suficientemente si él o ella parece satisfecho, si usa de cuatro a seis pañales diarios, si hace sus necesidades de forma regular, duerme bien, está alerta cuando está despierto y está ganando peso. Un bebé que está incomodo, llorando, con apariencia de tener hambre y no parece estar satisfecho después de darle de comer puede que no este alimentándose lo suficiente. Si usted tiene esta preocupación, llame al doctor de su bebé.
Muchos infantes "vomitan" una pequeña cantidad después se comer o mientras eructan, pero un bebé no debe vomitar después de comer. Esto puede ser debido a un exceso de alimentación, pero vomitar después de comer también puede ser un síntoma de alergias, problemas digestivos u otros problemas que requieren atención médica. Si usted está preocupado al ver que su bebé regurgita en exceso, llame al doctor de su bebé.

Aunque su bebé probablemente comience a comer alimentos sólidos entre los 4 a 6 meses, la leche materna o la fórmula continuarán siendo la fuente más importante de nutrición durante el primer año de vida.

Suplementos nutritivos

La leche materna tiene la concentración más alta de vitaminas y hierro de fácil absorción la cual será suficiente una vez que su bebé comience a alimentarse con cereales enriquecidos con hierro a partir de los seis meses de edad. Un bebé sano alimentado por una madre sana no necesita ningún otro complemento vitamínico o nutricional, con la excepción de la vitamina D. La leche materna contiene cierta cantidad de vitamina D, la cual es producida cuando el cuerpo se expone a la luz solar. Sin embargo, la exposición al sol incrementa el riesgo de daño a la piel, así que recomendamos a los padres a exponerse al sol lo menos posible. La AAP recomienda que todos los bebés que se alimentan con leche materna comiencen a recibir complementos de vitamina D durante los primeros 2 meses y continúen hasta que el infante beba suficiente cantidad de fórmula o leche enriquecida con vitamina D (después del primer ano de vida).

La Academia America de Pediatría (AAP) recomienda que los niños alimentados con leche humana reciban suplementos de vitamina D desde los primeros días de vida y continuarlos hasta que el niño consuma suficiente leche fortificada con vitamina - D (luego del primer año de vida).

La fórmula contiene la combinación adecuada de vitaminas, incluyendo la vitamina D para el bebé, así que los suplementos vitamínicos generalmente no son necesarios. La fórmula enriquecida con hierro se recomienda para los bebés durante su primer año de vida y debe contener aproximadamente 12 miligramos de hierro por litro.

El agua, los jugos y otros alimentos suelen ser innecesarios durante los primeros 6 meses de vida del bebé. La leche materna o la fórmula proporcionan todo lo que un bebé necesita hasta que empiece a comer alimentos sólidos. Hable con su doctor si usted tiene preguntas sobre cómo alimentar a su recién nacido.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de Revisión: septiembre de 2011

Related Articles
P    El aspecto de un recién nacido: qué es normal
P    Lactancia materna versus lactancia artificial
P    Preguntas frecuentes acerca de la lactancia materna: Algunas inquietudes habituales
P    Preguntas frecuentes acerca de la lactancia materna: Alimentos sólidos y complementos
P    Preguntas frecuentes acerca de la lactancia materna: Cómo empezar
P    Preguntas frecuentes acerca de la lactancia materna: Cuánto y con qué frecuencia
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.

Additional Info

Pocket Doc Mobile App
Maps and Locations (Mobile)
Programs & Services
Employment
For Health Professionals
For Patients & Families
Contact Us
Find a Doctor
News
CME

All Children's Hospital
501 6th Ave South
St. Petersburg, FL 33701
(727) 898-7451
(800) 456-4543

Use Normal Template
© 2014 All Children's Hospital - All Rights Reserved