All Children's Hospital Logo

Health Information Library

Parents > Para padres > La nutrición y la salud > El colesterol y su hijo
El colesterol y su hijo

Read this in English

(Cholesterol and Your Child)

Es probable que la mayoría de los padres no piensen en el significado que tiene el colesterol para sus hijos. Sin embargo, los niveles altos de colesterol son un factor importante que contribuye a causar enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, y las investigaciones médicas muestran que las enfermedades cardiovasculares tienen sus orígenes en la infancia. Además, con el drástico aumento de la obesidad infantil, cada vez más niños corren riesgos.

Generalmente, los problemas asociados con los niveles altos de colesterol no se manifiestan durante años; por lo tanto, puede ser difícil establecer la relación entre la salud de los niños y el colesterol. Pero es importante conocer los niveles de colesterol de su hijo, en especial si hay antecedentes familiares de colesterol alto o de enfermedades cardíacas que aparecen prematuramente.

Identificar ahora los altos niveles de colesterol les permitirá a usted y al médico trabajar juntos para hacer cambios que reducirán el riesgo de que su hijo desarrolle enfermedades cardíacas más adelante.

Acerca del colesterol

El colesterol es una sustancia cérea producida por el hígado. Es uno de los lípidos, o grasas, que el cuerpo fabrica y se usa para formar las membranas celulares y algunas hormonas.

Si nunca comiera otro recipiente de helado u otra hamburguesa con queso, su cuerpo tendría suficiente colesterol para funcionar normalmente. Eso se debe a que el hígado fabrica la cantidad suficiente para que la función orgánica sea adecuada. De hecho, el hígado produce aproximadamente 1,000 miligramos de colesterol por día. El resto proviene de los alimentos que comemos.

Aunque las verduras, las frutas y los cereales no tienen colesterol, estos alimentos de origen animal sí lo contienen:

Colesterol bueno frente a colesterol malo

El colesterol no se desplaza por el cuerpo por sí solo. Tiene que combinarse con las proteínas para viajar por el torrente sanguíneo hacia donde se lo necesita. El colesterol y las proteínas que se desplazan de manera conjunta reciben el nombre de lipoproteínas.

Las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y las lipoproteínas de alta densidad (HDL) son las dos clases que la mayoría de nosotros conocemos.

Las lipoproteínas de baja densidad, o el "colesterol malo", son las principales transportadoras de colesterol. Una cantidad excesiva de las LDL en el torrente sanguíneo puede acumularse en las paredes de las arterias que llegan hasta el corazón y el cerebro. Esta acumulación forma la placa, una sustancia espesa y dura que puede causar la rigidez, el estrechamiento o la obstrucción de los vasos sanguíneos. La acumulación de la placa facilita la formación de coágulos de sangre. Si se forma un coágulo de sangre que obstruye una arteria que se ha estrechado, el resultado puede ser un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

La aterosclerosis (el endurecimiento de las arterias) también puede reducir el flujo de sangre a otros órganos vitales, incluidos los intestinos o los riñones.

Las lipoproteínas de alta densidad, o el "colesterol bueno", se llevan el colesterol de las arterias y lo regresan al hígado, donde es procesado y excretado del cuerpo e, incluso, pueden ayudar a eliminar el colesterol de las zonas donde la placa ya se ha formado.

Los niveles altos de las LDL aumentan el riesgo de tener enfermedades cardíacas y accidente cerebrovascular, mientras que los niveles altos de las HDL pueden ayudar a proteger el aparato circulatorio.

Tres factores importantes contribuyen a desarrollar niveles altos de colesterol:

  1. La dieta: una dieta con alto contenido de grasas, especialmente grasas saturadas y grasas trans
  2. La herencia: que los padres o uno de los padres tengan colesterol alto
  3. La obesidad: relacionada con la dieta y con la falta de ejercicio

Los niños que hacen actividad física, comen alimentos saludables, no tienen antecedentes familiares de colesterol alto o enfermedades cardíacas y no tienen sobrepeso corren un riesgo bajo de tener altos niveles de colesterol. El médico lo ayudará a decidir cuándo debe controlarse el nivel de colesterol de su hijo.

Monitoreo y tratamiento del colesterol alto

Las guías actuales recomiendan que a todos los niños se les hagan análisis de sangre para determinar si tienen altos niveles de lípidos en la sangre por lo menos una vez cuando tienen entre 9 y 11 años, y nuevamente entre los 17 y los 21 años.

Además, los niños que tienen entre 2 y 8 años, y entre 12 y 16 años que corren riesgo de tener colesterol alto deben hacerse análisis. Se recomienda la realización de exámenes de detección a los niños que:

El médico puede indicar un análisis de sangre simple, que habitualmente se realiza en ayunas (sin comer ni beber nada, excepto agua, durante 12 horas) para saber si el colesterol de su hijo es demasiado alto. Cuando se hacen exámenes de detección a los niños sanos sin factores de riesgo, se puede usar un análisis de sangre que no requiere estar en ayunas.

De acuerdo con las pautas del Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol (NCEP), los límites del colesterol total y el de las LDL para los niños y los adolescentes que tienen entre 2 y 18 años son los siguientes:

Categoría Colesterol total (mg/dL)

Colesterol LDL (mg/dL)

Aceptable Menos de 170 Menos de 110
Limítrofe 170-199 110-129
Alto 200 o superior 130 o superior

mg/dL = miligramos por decilitro

Los niños cuyos niveles de colesterol de las LDL alcanzan los 130 mg/dl o más deben recibir asesoramiento nutricional individual enfocado en reducir las grasas y el colesterol alimenticios, y aumentar la actividad física. Después de 3 a 6 meses de tratamiento higiénico-dietético, se les deben realizar análisis nuevamente.

Se puede considerar la posibilidad de administrar medicamentos a los niños mayores de 10 años cuyos niveles de colesterol de las LDL alcanzan los 190 mg/dl o más, si no han funcionado los cambios en la dieta y el ejercicio físico. En el caso de los niños que tienen otros factores de riesgo, se puede considerar la posibilidad de administrarles tratamiento incluso cuando los niveles son más bajos.

Diez maneras de bajar el colesterol

A continuación se describen 10 maneras de ayudarlo a mantener el colesterol de su familia en niveles saludables:

  1. Sepa cuál es el nivel de su colesterol, y, si es alto, solicite que se controlen los niveles de sus hijos.
  2. Sirva una dieta con alto contenido de frutas, verduras y cereales integrales.
  3. Elija entre una variedad de alimentos proteínicos, entre ellos, carne de res magra y carne de ave, pescado, frutos secos, frijoles, guisantes y productos de soja.
  4. Lea las etiquetas de información nutricional, a fin de poder limitar el consumo de colesterol, grasas saturadas y grasas trans. Las Guías alimentarias de 2010 recomiendan mantener el consumo de grasas alimenticias entre el 30 % y el 40 % para los niños que tienen entre 1 y 3 años, y entre el 25 % y el 35 % para los niños que tienen entre 4 y 18 años, y que la mayoría de las grasas provengan de grasas insaturadas (como el pescado, los frutos secos y los aceites vegetales).

    Para los niños mayores de 2 años y los adolescentes:
  5. Elija leches y productos lácteos descremados o con bajo contenido graso.
  6. Evite las grasas sólidas. Use aceites vegetales y margarina que no contenga grasas trans.
  7. Limite el consumo de bebidas y alimentos con azúcares agregados.
  8. Limite los productos horneados preparados comercialmente y servir refrigerios saludables, como frutas frescas, verduras con salsas bajas en grasas, palomitas de maíz bajas en calorías y yogur con bajo contenido de grasas.
  9. Fomente la práctica de mucho ejercicio físico. El ejercicio físico ayuda a incrementar los niveles de las HDL en la sangre, y eso es muy positivo. Los niños y los adolescentes deben hacer actividad física por lo menos 60 minutos por día.
  10. Haga que la iniciativa de tener una vida más sana sea una cuestión familiar. Generalmente, los niños no son los únicos en riesgo, de modo que es importante que ésto se convierta en una iniciativa familiar. Las medidas que tome para mejorar el estilo de vida de su familia pueden tener un efecto positivo en la salud de sus integrantes no solo ahora, sino en un futuro lejano.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de la revisión: julio de 2013

Related Articles
T    ¿Qué pasa con las dietas?
T    Cálculo de grasas y calorías
P    Cómo mantener las porciones bajo control
K    Datos sobre las grasas
P    Descifrar las etiquetas de los alimentos
P    El hierro y su hijo
P    Grasas
K    Grasas
T    Grasas
T    Información nutricional
K    La pirámide nutricional se convierte en un plato
P    Las grasas y su hijo
P    Los carbohidratos, el azúcar y su hijo
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com

Additional Info

Pocket Doc Mobile App
Maps and Locations (Mobile)
Programs & Services
Employment
For Health Professionals
For Patients & Families
Contact Us
Find a Doctor
News
CME

All Children's Hospital
501 6th Ave South
St. Petersburg, FL 33701
(727) 898-7451
(800) 456-4543

Use Normal Template
© 2014 All Children's Hospital - All Rights Reserved