All Children's Hospital Logo

Health Information Library

Parents > Para padres > Las infecciones > E. coli
E. coli

Read this in English

(E. Coli)

No hay nada como una hamburguesa completa cuando uno tiene hambre o un vaso refrescante de jugo en un día de calor. Pero si la hamburguesa no está totalmente cocida o el jugo no está pasteurizado, esto podría causar una desagradable infección con E. coli.

Las infecciones debido a la bacteria Escherichia coli pueden provocar diarrea grave con sangre. En algunos casos se puede producir una falla renal u otras complicaciones serias. Afortunadamente, la mayoría de los niños saludables que sufren la infección se recuperan solos sin necesidad de tratamiento.

Cómo se propaga

Si bien algunas cepas de E. coli son inocuas y viven naturalmente en los intestinos de los seres humanos, hay otras, como la E. coli O157:H7, que son infecciosas y se propagan a través del agua o los alimentos contaminados, o desde otras personas infectadas.

La mayoría de las veces, la E. coli se transmite cuando alguien consume un alimento que contiene la bacteria. Entre los alimentos de riesgo se incluyen la carne de res picada (como la de las hamburguesas) mal cocida, verduras con estiércol fertilizadas vacuno, ovejas, cabras o ciervos, o que se lavan en agua contaminada, y los productos lácteos o jugos no pasteurizados.

La bacteria también puede contagiarse de una persona a otra si no se lavan las manos o las superficies, al nadar en agua contaminada y al tocar animales en granjas o zoológicos interactivos.

Síntomas y complicaciones

Algunos tipos de bacterias E. coli producen una toxina que puede dañar el revestimiento del intestino delgado, lo que produce dolor de abdómen, vómitos y diarrea (generalmente con sangre) y, como resultado, es común que se produzca deshidratación.

Los síntomas suelen aparecer entre 3 y 4 días después de la exposición y desaparecen alrededor de una semana. Una infección es contagiosa durante por lo menos el período en el cual la persona tiene diarrea, y a veces más.

La mayoría de los niños se recuperan por completo, aunque algunos desarrollan un problema serio en los riñones y la sangre llamado síndrome urémico hemolítico (SUH). Los síntomas del SUH incluyen disminución de la orina, un aspecto pálido o hinchado, hematomas sin motivo aparente, hemorragia nasal o de las encías, fatiga y convulsiones. El SUH puede poner en riesgo la vida y debe tratarse en un hospital.

Tratamiento

El médico puede tomar una muestra de heces para detectar la presencia de la bacteria E. coli. Es posible que se efectúen análisis de sangre para verificar si hay complicaciones.

Se ha observado que los antibióticos no ayudan a tratar las infecciones causadas por E. coli O157:H7 y que, de hecho, pueden ser perjudiciales. Asimismo, los medicamentos contra la diarrea pueden aumentar el riesgo de complicaciones y no deben emplearse para combatir esta infección.

Los niños que padezcan una infección por E. coli deben descansar todo lo posible y beber abundante líquido para evitar la deshidratación. En caso de deshidratación, es posible que el niño deba ser hospitalizado para recibir líquidos por vía intravenosa. En caso de desarrollar el SUH, podría ser necesario realizar diálisis a causa de la falla renal o transfusiones de sangre.

Durante su recuperación de una infección, los niños pueden retomar sus actividades normales después de dos cultivos de heces que no presenten la bacteria. No deje que los niños utilicen piscinas ni toboganes acuáticos durante 2 semanas después de que hayan desaparecido los síntomas.

Prevención

Los brotes de E. coli han estado relacionados con una amplia variedad de alimentos como la espinaca fresca, las hamburguesas, la carne de res picada, la mortadela, las avellanas, los quesos empaquetados, la lechuga trozada y la masa para galletas preempaquetada.

Ser cuidadoso en la preparación de los alimentos puede ayudar enormemente a proteger a su familia de las infecciones por E. coli:

Enseñe a sus hijos la importancia de lavarse bien las manos regularmente, en especial después de ir al baño, tocar animales, jugar afuera y antes de comer o preparar comida. Deben evitar tragar agua cuando nadan.

¿Cuándo llamar al médico?

Llame al médico si su hijo presenta síntomas de una infección por E. coli, especialmente dolor en el estómago o diarrea persistente, severa o con sangre.

Llame de inmediato si su hijo presenta síntomas de deshidratación, como reducción de la orina. También llame de inmediato si su hijo manifiesta signos del síndrome urémico hemolítico, especialmente después de una enfermedad gastrointestinal reciente.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2011

Related Articles
P    ¿Por qué es tan importante lavarse las manos?
P    ¿Qué son los gérmenes?
P    Infecciones por campylobacter
P    La diarrea infecciosa
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com

Additional Info

Pocket Doc Mobile App
Maps and Locations (Mobile)
Programs & Services
Employment
For Health Professionals
For Patients & Families
Contact Us
Find a Doctor
News
CME

All Children's Hospital
501 6th Ave South
St. Petersburg, FL 33701
(727) 898-7451
(800) 456-4543

Use Normal Template
© 2014 All Children's Hospital - All Rights Reserved