All Children's Hospital Logo

Health Information Library

Parents > Para padres > Las infecciones > Enfermedad de Kawasaki
Enfermedad de Kawasaki

Read this in English

(Kawasaki Disease)

La enfermedad de Kawasaki es un trastorno que afecta a la piel, la boca y los ganglios linfáticos y que típicamente se da en niños de menos de cinco años de edad. La causa de la enfermedad de Kawasaki se desconoce pero, si sus síntomas se detectan pronto, los niños afectados por esta enfermedad se pueden recuperar completamente en un plazo de pocos días. Pero si se deja sin tratar, puede evolucionar a graves complicaciones que pueden implicar al corazón.

En EE.UU. la enfermedad de Kawasaki se da en 19 de cada 100.000 niños. Es más frecuente en niños con antepasados de origen japonés y coreano, aunque se puede dar en todos los grupos étnicos.

No hay forma de prevenir esta enfermedad, pero usted puede ayudar a su hijo aprendiendo a identificar sus síntomas y signos característicos, que típicamente incluyen fiebre durante un mínimo de cinco días, ojos rojos, erupción cutánea y labios y boca considerablemente agrietados. Si su hijo presenta estos síntomas, es una buena idea llamar al pediatra.

Signos y síntomas de la enfermedad de Kawasaki

Los síntomas de la enfermedad de Kawasaki suelen aparecer en fases.

En la primera fase, que puede durar hasta dos semanas, suele haber fiebre persistente superior a 39º C, que generalmente dura por lo menos cinco días. Los otros síntomas que se desarrollan típicamente incluyen:

Durante la segunda fase de la enfermedad, que suele iniciarse durante las dos semanas inmediatamente posteriores a la aparición de la fiebre, la piel de manos y pies puede empezarse a pelar en grandes porciones. El niño también puede presentar dolor articular, diarrea, vómitos y/o dolor abdominal.

Complicaciones de la enfermedad de Kawasaki

Los médicos pueden controlar los síntomas de la enfermedad de Kawasaki si la cogen pronto. Una vez se inicia el tratamiento, los síntomas suelen desaparecer en un plazo de solo dos días. Por lo general, si la enfermedad de Kawasaki se trata durante los diez días inmediatamente posteriores a la aparición de los primeros síntomas, no cursa con problemas cardíacos.

Pero, si la enfermedad de Kawasaki se deja sin tratar (el período de tiempo puede variar, pero generalmente durante 10 a 14 días y antes en los bebés pequeños), puede cursar con complicaciones más graves que implican al corazón. La enfermedad de Kawasaki puede evolucionar a una vasculitis, que es una inflamación de los vasos sanguíneos. Esto puede ser particularmente peligroso porque puede afectar a las arterias coronarias, que llevan la sangre al corazón.

Aparte de las arterias coronarias, se pueden inflamar el miocardio (músculo cardíaco), las válvulas cardíacas y/o la membrana externa que recubre el corazón. También se pueden producir arritmias (cambios en el patrón normal del latido cardíaco), y algunas válvulas cardíacas pueden empezar a funcionar de forma anómala.

Diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki

No hay ninguna prueba que por sí sola permita detectar la enfermedad de Kawasaki, de modo que los médicos la suelen diagnosticar evaluando los síntomas del niño y descartando otros trastornos o enfermedades.

Típicamente, un niño diagnosticado de esta enfermedad tendrá fiebre de cinco o más días de duración y por lo menos cuatro de los siguientes síntomas:

Si el pediatra sospecha que un niño puede padecer la enfermedad de Kawasaki, probablemente le mandará diversas pruebas para evaluarle la función cardiaca, incluyendo un ecocardiograma y otras pruebas de la función cardiaca. Probablemente el pediatra también le mandará hacerse análisis de sangre y de orina para descartar otros trastornos, como la escarlatina, el sarampión, la rickettsiosis exantemática, el síndrome de Stevens-Johnson, la artritis reumatoidea juvenil y una reacción alérgica a algún fármaco.

Tratamiento de la enfermedad de Kawasaki

El tratamiento bebe hincarse lo antes posible, idealmente durante los 10 días inmediatamente posteriores a la aparición de la fiebre. Generalmente, el tratamiento consiste en administrar gammaglobulinas (anticuerpos purificados) por vía intravenosa; las gammaglobulinas son un componente de la sangre que ayuda a luchar contra las infecciones. A veces también se administra una dosis elevada de ácido acetilsalicílico para reducir el riesgo de problemas cardíacos.

Actualizado y revisado por: Joel Klein, MD
Fecha de la revisión: septiembre de 2011

Related Articles
P    Escarlatina
P    Faringitis estreptocócica
P    Infecciones por Shigella
P    Mononucleosis
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.

Additional Info

Pocket Doc Mobile App
Maps and Locations (Mobile)
Programs & Services
Employment
For Health Professionals
For Patients & Families
Contact Us
Find a Doctor
News
CME

All Children's Hospital
501 6th Ave South
St. Petersburg, FL 33701
(727) 898-7451
(800) 456-4543

Use Normal Template
© 2014 All Children's Hospital - All Rights Reserved