Glomerulonefritis

Parents > Para padres > Los problemas médicos > Glomerulonefritis
Glomerulonefritis

Read this in English(Glomerulonephritis)

Los riñones son órganos que tienen el tamaño de un puño, la forma de un frijol rojo y se encuentran en la espalda de una persona. Son los responsables de filtrar la sangre y eliminar residuos del cuerpo. Esto es posible gracias a las unidades de filtrado que existen dentro de los riñones y a la ayuda de los vasos sanguíneos denominados "glomérulos". Cuando los glomérulos se inflaman, se produce una glomerulonefritis.

La glomerulonefritis impide el funcionamiento normal de los riñones, lo cual suele provocar una inflamación (edema) en todo el cuerpo, y otros síntomas. La glomerulonefritis puede ser aguda (aparece repentinamente) o crónica (se desarrolla a lo largo de muchos años). Por lo general, la gente no sabe que tiene glomerulonefritis hasta que lo detecta un análisis de orina de rutina.

En muchos casos la glomerulonefritis se cura sola. Cuando no se cura sola, habrá que hacer un tratamiento, que por lo general es efectivo. Cuando la glomerulonefritis no se trata, puede provocar una insuficiencia renal o una enfermedad renal crónica, si bien esto no es muy común.

El funcionamiento de los riñones

Los riñones funcionan como un sistema de recogida y eliminación de residuos. El cuerpo no utiliza todo lo que comemos y bebemos, y esto crea residuos. Algunos de estos residuos terminan en la sangre, junto con otros desperdicios de reacciones químicas en el cuerpo. Los riñones filtran la sangre y eliminan el exceso de líquidos y residuos a través de la orina (pis).

El filtrado de la sangre ocurre en estructuras pequeñísimas denominadas "nefronas". Cada riñón cuenta con aproximadamente un millón de nefronas, y cada nefrona contiene un glomérulo (una pelota de vasos sanguíneos o capilares microscópicos). El glomérulo es el filtro de las nefronas, lugar donde se inicia el proceso de eliminación de residuos y líquidos de la sangre.

Si los glomérulos de una persona no realizan su función de una manera adecuada, pueden causar un número de problemas en los riñones y afectar la salud en general.

Causas

Las siguientes son algunas de las causas de una glomerulonefritis aguda:

  • afecciones que afectan el sistema inmunológico (como el lupus o el VIH)
  • las afecciones que afectan los vasos sanguíneos (como la vasculitis o la púrpura de Schönlein-Henoch)
  • las infecciones con el estreptococos del grupo A (la bacteria que causa amigdalitis estreptocócica)

Los médicos por lo general saben cuál es la causa de la glomerulonefritis aguda, pero es posible que sea difícil identificar la causa de la glomerulonefritis crónica. A veces, los médicos no saben por qué las personas desarrollan esta afección. En ciertos casos excepcionales, los niños pueden heredar la glomerulonefritis de sus padres; esto se denomina síndrome de Alport.

Síntomas

En el caso de la glomerulonefritis aguda, los síntomas aparecen repentinamente, posiblemente después de una infección cutánea o un caso de amigdalitis estreptocócica. La glomerulonefritis crónica puede tomar muchos años desarrollarse y se la detecta mediante un análisis de orina.

Las primeras señales de la glomerulonefritis son las siguientes:

  • sangre en la orina (hematuria, que provoca orina de color rojo o marrón)
  • proteína en la orina, que puede hacer que la orina tenga un aspecto "espumoso" en el inodoro.
  • hinchazón, especialmente por la mañana, en la cara, los ojos, los tobillos, las piernas y el abdomen
  • presión arterial elevada (hipertensión)

Si la afección no se detecta y trata temprano, es posible que se produzca un daño en el riñón. Algunos de los síntomas de una insuficiencia renal o lesiones renales son los siguientes:

  • orinar con frecuencia
  • menos cantidad de orina
  • falta de apetito
  • náuseas y vómitos
  • pérdida de peso
  • calambres durante la noche
  • cansancio
  • palidez
  • hipertensión
  • dolor de cabeza
  • retención de líquido en el tejido

Existen otras afecciones que presentan estos síntomas, de manera que tener estos síntomas no significa que exista una insuficiencia renal. Pero si su hijo tiene alguno de estos síntomas, es importante que vea a un médico de inmediato para determinar la causa.

Diagnóstico

En el consultorio del médico, explique los síntomas de su hijo. El médico examinará al niño y es posible que extraiga muestras de sangre y de orina para que sean analizadas. También es posible que el médico solicite una ecografía del riñón para poder observar los riñones. Las ecografías son imágenes de los órganos y otras partes del cuerpo que se crean a partir de ondas sonoras.

En algunos casos, tal vez sea necesaria una biopsia. En este procedimiento, se extrae una pequeña muestra de tejido del riñón que se envía al laboratorio para ser analizado y determinar la causa de la glomerulonefritis, y ver si existe daño en los riñones.

Tratamiento

Si bien ciertos casos de glomerulonefritis aguda se resuelven solos, otros requieren tratamiento. Cuando antes comience el tratamiento, menor será el daño a los riñones.

El tratamiento para la glomerulonefritis varía según la edad del niño, su estado de salud general, cómo estén funcionando los riñones y la causa de la inflamación.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • restricción de líquidos (límites en la cantidad de líquidos que el niño puede tomar diariamente)
  • una dieta baja en proteínas, sal y potasio
  • diuréticos (medicinas que aumentan la producción de orina)
  • medicinas para reducir la presión sanguínea
  • antibióticos (cuando la glomerulonefritis haya sido causada por una infección bacteriana)
  • esteroides y otras drogas inmunodepresoras (cuando la glomerulonefritis haya sido causada por un problema del sistema inmunológico)
  • en casos graves, diálisis de riñón

La glomerulonefritis crónica es una afección que puede no responder al tratamiento, o seguir apareciendo durante meses o años. En estos casos, los médicos recomendarán hacer un cambio en el estilo de vida para evitar dañar aún más los riñones y frenar el progreso de la enfermedad.

Los cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a los niños con glomerulonefritis crónica son los siguientes:

  • ingerir una dieta saludable limitando la cantidad de proteína, potasio y sal.
  • hacer ejercicio físico (por lo menos una hora diaria para los niños mayores de 2 años)
  • reducir la cantidad de líquido que se bebe
  • tomar suplementos de calcio

Pronóstico

En la mayoría de los casos de glomerulonefritis aguda, con el tiempo, el daño hecho a los glomérulos se revierte. El tiempo que toma depende de la causa de la glomerulonefritis, cuánto duró y cuándo comenzó el tratamiento.

En casos excepcionales, la glomerulonefritis puede llevar a una insuficiencia renal que requiera una diálisis o un trasplante de riñón. Afortunadamente, la mayoría de los niños nunca necesitan hacer estos procedimientos y podrán practicar deportes, participar en actividades favoritas y llevar vidas normales.

Revisado por: Robert S. Mathias, MD
Fecha de revisión: mayo de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com