Lesiones de oído

Parents > Para padres > Los problemas médicos > Lesiones de oído
Lesiones de oído

Read this article in English(Ear Injuries)

Las caídas, los golpes fuertes en la cabeza, las lesiones deportivas y hasta escuchar música a gran volumen pueden ocasionar daños en los oídos, que pueden afectar a la audición y al equilibrio. Esto se debe a que los oídos no solo nos ayudan a oír sino también a mantener nuestra estabilidad.

Los niños necesitan oír bien para desarrollar y utilizar la facultad de hablar y escuchar y sus habilidades sociales. Hasta pérdidas auditivas leves o parciales pueden repercutir sobre sus facultades para hablar y para entender el lenguaje, mientras que sus problemas de equilibrio pueden influir en cómo se desplazan y en cómo se sienten.

Cómo funciona el oído

Para entender las lesiones de oído, ayuda revisar los pormenores de esta parte del cuerpo. Básicamente, el oído está formado por tres partes: el oído externo, el oído medio y el oído interno.

La audición empieza cuando las ondas sonoras que se trasmiten por el aire alcanzan el oído externo, o pabellón auditivo (la parte visible del oído o la oreja). El oído externo capta las vibraciones sonoras y las envía al oído medio a través del conducto auditivo externo. El oído medio contiene el tímpano (una fina capa de tejido) y tres huesos diminutos (denominados "cadena de huesecillos"). El sonido hacer vibrar al tímpano y la cadena de huesecillos amplifica estas vibraciones y las trasmite al oído interno.

El oído interno consta de una cavidad en forma de caracol (la cóclea) que está llena de líquido y recubierta por cuatro filas de diminutas células ciliadas. Cuando las vibraciones avanzan por el líquido, las células ciliadas externas se contraen y amplifican el sonido.

Cuando las vibraciones son lo bastante grandes, las células ciliadas internas las traducen a impulsos nerviosos eléctricos y envían esta información al nervio vestibulococlear (también llamado nervio auditivo, nervio acústico, octavo par craneal), que manda señales al cerebro para que este las interprete como sonidos. El nervio vestibulococlear también ayuda a mantener el equilibrio.

Tipos de lesiones de oído

Pueden ocurrir pérdidas auditivas y problemas de equilibrio cuando se dañan partes fundamentales del oído, como el tímpano, el conducto auditivo, los huesecillos, la cóclea o el nervio vestibular.

Echemos un vistazo a las principales causas de las lesiones de oído y a cómo pueden afectar a la población infantil:

Cortes, rasguños, quemaduras o congelaciones. Cuando se produce una lesión (incluso aunque sea leve) en el oído externo o el conducto auditivo externo, el sangrado y las infecciones pueden afectar a otras partes del oído.

Introducción de objetos dentro del oído. Cosas como hisopos de algodón (o bastoncillos), uñas o lápices pueden provoca roces en el conducto auditivo y/o llegar a perforar el tímpano (lo que recibe el nombre de rotura o perforación de tímpano).

Golpes directos sobre la oreja o la cabeza. Las caídas, los accidentes de tráfico, las lesiones deportivas o la lucha pueden perforar el tímpano, dislocar la cadena de huesecillos o lesionar el oído interno. Los luchadores, boxeadores y otros tipos de atletas que reciben fuertes impactos de forma repetida en el oído externo pueden desarrollar graves hematomas o coágulos de sangre que interrumpen el flujo sanguíneo hacia el cartílago del pabellón auditivo, alterando su forma y su estructura (lo que se conoce como oreja de coliflor).

Ruidos fuertes. Los niños pueden tener pérdidas auditivas importantes y/o permanentes cuando se exponen a ruidos realmente fuertes cada día o durante un periodo largo de tiempo. Esto se denomina "trauma acústico" o pérdida auditiva inducida por el ruido.

Cuando ocurre esto, las diminutas células ciliadas de la cóclea se deterioran. Este deterioro lo puede provocar un ruido fuerte (como un disparo, un petardo o una explosión) o ruidos que se van repitiendo a lo largo del tiempo (como el de las cortadoras de césped, las herramientas eléctricas, la maquinaria agrícola, el ruido que generan los acontecimientos deportivos, los ensayos de bandas de música, los talleres de manualidades, las motocicletas y hasta las salas de cine). Pero, tanto en niños como en adolecentes, escuchar música a un volumen demasiado alto (en conciertos, en el coche o mediante cascos) es una de las principales causas de este tipo de pérdidas auditivas completamente prevenibles.

Cambio brusco e importante en la presión del aire. Cuando hacemos submarinismo o volamos en avión, la presión del aire se reduce conforme subimos y aumenta cuando bajamos. Si la presión no se equipara a ambos lados del tímpano, la parte del tímpano donde hay más presión se abomba hacia el lado contrario, lo que provoca dolor y a veces pérdidas auditivas parciales, denominadas barotraumas.

Normalmente, la trompa de Eustaquio (un conducto que conecta el oído medio con la parte posterior de la garganta por detrás de la nariz) equipara la presión del oído medio con la del aire exterior permitiendo la entrada de aire en el oído medio. Cuando se le "destapan" los oídos al bostezar o tragar, las trompas de Eustaquio están regulando la presión del aire en su oído medio.

Pero en la población infantil es posible que las relativamente estrechas trompas de Eustaquio no funcionen igual de bien, sobre todo si están obstruidas debido a inflamación y mucosidades (en las infecciones de oído y en los catarros) amígdalas y adenoides agrandadas o inflamadas. De todos modos, el dolor o los problemas auditivos asociados a este tipo de situaciones suelen ser leves y de carácter temporal; suelen remitir en minutos y no provocan ninguna lesión duradera. En algunos casos, un niño pude tener dolor durante varias horas seguidas si no se le destapan los oídos. Ocasionalmente, cambios extremos en la presión del aire hacen que el oído medio se llene de líquido o de sangre, pudiendo provocar, incluso, perforación de tímpano.

Signos de pérdida auditiva o de problemas de equilibrio

Las lesiones de oído pueden afectar a un niño de formas diferentes. Algunas de ellas se pueden asociar a pérdida auditiva parcial, con síntomas como los siguientes:

  • problemas para oír cuando hay ruido de fondo
  • dificultad para oír sonidos agudos o notas musicales de alta frecuencia
  • oír solo ciertos sonidos o solo sonidos amortiguados
  • oír pitidos en los oídos u otros sonidos extraños, como silbidos, zumbidos o rugidos
  • subir el volumen del televisor
  • problemas para prestar atención y para seguir el ritmo de la clase
  • quejarse de tener los oídos "tapados"
  • problemas para hablar (habla pobre y limitada o ausencia de habla)
  • hablar fuerte
  • no girarse ante ruidos fuertes o no responder al habla conversacional
  • contestar de forma inapropiada

En otros casos, los niños pueden tener pérdidas auditivas completas o sordera (cuando no pueden oír nada en absoluto).

Dependiendo de si tienen afectados uno o ambos oídos, los niños que han sufrido lesiones en el oído que afectan al equilibrio pueden presentar los siguientes síntomas:

  • caerse o tropezar a menudo (torpeza)
  • vértigo (una repentina sensación de mareo o de girar sobre uno mismo experimentada como si uno se estuviera moviendo mientras está sentado o de pie)
  • sentirse inestable, "grogui" o desorientado
  • vahídos o sensación de que se va la cabeza
  • problemas de vista (como visión que rebota o visión borrosa, lo que recibe el nombre de oscilopsia)
  • problemas para subir escaleras o para levantarse sin caerse
  • problemas para andar (incapacidad de andar sin tambalearse, andar con las piernas demasiado separadas o dificultades para andar en la oscuridad sobre superficies irregulares)
  • náuseas y/o vómitos
  • dolores de cabeza
  • fatiga importante

Cómo prevenir este tipo de lesiones

Usted no puede proteger constantemente a su hijo de posibles lesiones, ya que los accidentes y las lesiones son una parte natural de la vida de cualquier niño. Pero sí que puede prevenir algunas lesiones de oído fomentando lo siguiente:

  • No meterse nunca nada en los oídos, ni siquiera hisopos (o bastoncillos) de algodón o los dedos. Los baños regulares deberían bastar para mantener la concentración de cerumen a niveles normales. Si el cerumen provoca molestias, dolor o problemas de audición a su hijo, hable con su pediatra sobre la posibilidad de extraerselo en su consulta.
  • Mantenerse alejado de los ruidos molestos y fuertes, potencialmente perjudiciales para el oído. Si usted o su hijo necesitan gritar para que los oigan a un metro de distancia (tres pies), estarán exponiéndose a un ruido excesivo.
  • Bajar el volumen de la música, sobre todo cuando la escuche con cascos o auriculares o dentro del coche. Asimismo, intenten adquirir reproductores de música portátiles con "limitadores de volumen" (se pueden adquirir junto con el reproductor o se pueden comprar por separado).
  • Llevar protección acústica en conciertos, sobre todo cuando su hijo se coloque cerca del escenario o de los altavoces (todavía podrá oír con los tapones puestos y, así, la música no le resultará tan ensordecedora), cuando utilice cortadoras de césped o herramientas eléctricas (como en los talleres donde se trabaja con metal o madera), o cuando toque instrumentos de gran sonoridad (como los tambores).
  • Ponerse siempre un casco que le vaya bien ajustado cuando monte en bicicleta, motocicleta, monopatín o patines en línea.
  • Llevar el equipo protector adecuado cada vez que hagan deporte: cascos para el beisbol, el fútbol, el hockey y el futbol americano; protectores de cabeza o de orejas en la lucha libre, el rugby y el boxeo.

Buscar tratamiento

La duración de los problemas auditivos o de equilibrio y su forma de tratamiento dependerán de qué parte del oído se ha lesionado, qué es lo que ha provocado la lesión y la gravedad de la misma. A pesar de que las lesiones de poca importancia suelen ocasionar problemas de carácter temporal, las lesiones más graves pueden ocasionar pérdidas auditivas o problemas de equilibro permanentes.

La terapia vestibular puede ayudar a los niños que presentan problemas de equilibrio. Y los que presentan importantes pérdidas auditivas es posible que necesiten audífonos, sistemas FM o "entrenadores auditivos" (dispositivos especializados que eliminan el ruido de fondo) o bien implantes cocleares (un dispositivo que se implanta quirúrgicamente que ayuda a superar problemas que afectan al oído interno o cóclea). También pueden necesitar recibir terapia auditivo verbal impartida por un audiólogo (especialista en audición).

Asegúrese de llamar al pediatra si su hijo:

  • ha sufrido una lesión de cualquier tipo en el oído o la cabeza, incluso aunque parezca menor
  • cualquier signo indicativo de problemas auditivos o de equilibrio
  • importante dolor de oído
  • sangre o líquido saliendo del oído (que no parezca cerumen)

Si hay motivo para preocuparse, es probable que el pediatra les remita a un especialista en oído, garganta y nariz y tal vez también a un audiólogo, quienes les indicarán el próximo paso a seguir.

Revisado por: Robert C. O'Reilly, MD
Fecha de revisión: marzo de 2012

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.