Enfermedad de Panner

Parents > Para padres > Los problemas médicos > Enfermedad de Panner
Enfermedad de Panner

Read this article in English(Panner's Disease)

Si bien se denomina "enfermedad", la enfermedad de Panner es realmente una afección ósea poco común, pero dolorosa, que está relacionada con el uso excesivo del codo. A pesar de que la recuperación puede ser lenta, los niños que padecen la enfermedad de Panner no suelen tener problemas a largo plazo como consecuencia de esta afección.

Acerca de la enfermedad de Panner

La enfermedad de Panner afecta el cartílago de crecimiento del codo (los cartílagos de crecimiento producen nuevo tejido óseo y determinan la longitud y la forma final de los huesos en la adultez). La enfermedad se presenta en niños menores de 10 años, generalmente atletas jóvenes, y suele afectar el brazo dominante.

La enfermedad de Panner es parte de una familia de enfermedades del desarrollo óseo (conocidas como osteocondrosis), que afecta a niños y adolescentes. En la osteocondrosis, algo interrumpe temporalmente la irrigación sanguínea en una zona de huesos en desarrollo. Cuando los tejidos óseos no reciben sangre suficiente, comienzan a morir (un proceso conocido como necrosis). Esto conduce al deterioro del cartílago de crecimiento óseo, la zona en el extremo de un hueso en desarrollo en la que, con el tiempo, las células de cartílago se convierten en células óseas.

Cuando el desarrollo óseo se produce con normalidad, los cartílagos de crecimiento se expanden y se unen; así es como crecen los huesos. Sin embargo, la osteocondrosis interrumpe este proceso, lo que da lugar a la muerte celular y la destrucción del tejido recientemente formado. Si bien el tejido óseo vuelve a crecer, este proceso puede causar problemas temporales en la zona afectada. La osteocondrosis puede afectar a diferentes partes del cuerpo que tienen cartílagos de crecimiento.

Algunos médicos consideran que la enfermedad de Panner es una precursora de otra afección diferente, pero similar, llamada osteocondritis disecante del cóndilo humeral (osteochondritis dissecans of the capitellum, OCD), que se presenta en niños mayores. La OCD es distinta a la enfermedad de Panner, ya que no afecta el cartílago de crecimiento. En el momento en el que se presenta la OCD, los cartílagos de crecimiento ya se han fusionado y el esqueleto ha completado su crecimiento. En la OCD, es posible que los fragmentos óseos libres (también llamados cuerpos libres) se desarrollen, además, en la articulación.

Causas

Para comprender cuáles son las causas de la enfermedad de Panner, resulta útil comprender la anatomía del brazo. En el codo, el húmero (el hueso largo que se extiende desde el hombro hasta el codo en el brazo superior) entra en contacto con los dos huesos que forman el antebrazo, el cúbito y el radio. El extremo redondeado del húmero, el cóndilo humeral, encaja en la cabeza del radio, que tiene la forma de una taza y sostiene el cóndilo humeral.

Durante la infancia, los huesos crecen rápidamente. Sin embargo, la irrigación sanguínea hacia estas zonas de crecimiento óseo a veces se ve interrumpida. La enfermedad de Panner se presenta cuando se interrumpe la irrigación sanguínea a todo el cóndilo humeral. Cuando las células dentro del cartílago de crecimiento del cóndilo humeral mueren, el hueso circundante se ablanda y se descompone, lo que provoca que el extremo redondeado del cóndilo humeral se aplane.

ilustracion

Dado que normalmente los huesos se someten a un continuo proceso de reconstrucción, las células viejas se reabsorben en el interior del hueso, y las células nuevas comienzan a formarse y reconstruyen el cartílago de crecimiento en un período de semanas o meses. Con el tiempo, a través de un proceso llamado remodelación, le devuelven al cóndilo humeral su forma redondeada original.

Los médicos no comprenden totalmente por qué algunos niños padecen la enfermedad de Panner, pero muchos consideran que la enfermedad es hereditaria. Por lo general, parece que se presenta a causa del uso excesivo y repetitivo del codo, sobre el que se ejerce presión, y se fuerza durante este período de rápido crecimiento óseo. Este uso excesivo puede ser el resultado de la participación en actividades que implican el lanzamiento de objetos o la aplicación de una fuerte presión sobre las articulaciones, como el béisbol y la gimnasia. Estos traumatismos leves y repetitivos hacen que la zona se hinche y se irrite, lo que causa dolor.

Signos y síntomas

El principal signo de la enfermedad de Panner es un dolor sordo alrededor de la parte externa del codo, cerca del cóndilo humeral. Por lo general, el dolor empeora al realizar una actividad, como lanzar una pelota, y mejora al hacer reposo.

Los niños también pueden experimentar lo siguiente:

  • hinchazón
  • rigidez
  • sensibilidad al tacto
  • incapacidad de extender completamente el codo
  • incapacidad de girar completamente el brazo (lo que se denomina pronación y supinación)

Los síntomas suelen aparecer de forma imprevista y no se pueden atribuir a ningún evento o lesión específicos. La duración puede ser de varias semanas a varios meses.

Diagnóstico

Para determinar si un niño padece la enfermedad de Panner, el médico primero reunirá algunos datos; para ello, hará preguntas sobre la edad del niño, su nivel de actividad, su participación en actividades deportivas y su brazo dominante. A continuación, el médico revisará los codos y comparará el codo dolorido con el codo sano. Ejercerá presión sobre el codo y alrededor de este para ver si esto causa dolor. También le pedirá al niño que mueva el brazo en ciertas direcciones para comprobar qué tan bien puede moverlo y si ese movimiento causa dolor.

Es probable que el médico indique radiografías del codo para ver si hay irregularidades y confirmar el diagnóstico. Las radiografías le permiten al médico ver la forma del cóndilo humeral, que puede estar plano. Además, pueden mostrar que el cartílago de crecimiento tiene un aspecto irregular o fragmentado y revelan zonas en las que se han presentado resorciones óseas.

Es posible que algunos médicos utilicen estudios de imágenes por resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI) para analizar el hueso con mayor detalle y evaluar el grado de hinchazón.

Tratamiento

Dado que los huesos reparan la irrigación sanguínea y se reconstruyen por sí solos, la mayoría de los niños que padecen la enfermedad de Panner requieren muy poco tratamiento. La meta inmediata es aliviar el dolor y la mejor forma de hacerlo es dejar el codo afectado en reposo. Esto podría incluir no participar en ciertas actividades y deportes hasta que el codo se haya curado. El reposo debería ayudar a aliviar considerablemente el dolor y la hinchazón y a recuperar gradualmente el movimiento del codo.

El médico controlará la recuperación y determinará cuándo el niño podrá comenzar a practicar deportes nuevamente. Por lo general, no es necesario que los niños eviten la práctica de deportes durante mucho tiempo.

El médico también podría recomendar lo siguiente:

  • aplicar una bolsa de hielo (envuelta en una toalla) o de calor en el codo para aliviar el dolor y la hinchazón
  • realizar fisioterapia, especialmente si el niño tiene dificultades para doblar y extender el brazo
  • tomar un medicamento aintiinflamatorio no esteroide de venta sin receta para aliviar el dolor y la hinchazón, como acetaminofeno (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin)

Observación: A los niños no se les debe administrar aspirina para aliviar el dolor debido al riesgo de que se produzca una enfermedad muy grave llamada síndrome de Reye.

Si el reposo no alivia eficazmente el dolor, el médico podría recomendar que el niño use un vendaje de yeso o una férula en todo el brazo para inmovilizar el codo y permitir que se cure. Es posible que el niño deba usar el vendaje de yeso durante 3 a 4 semanas hasta que el dolor, la hinchazón y la sensibilidad al tacto desaparezcan.

Recuperación

Si bien la recuperación a veces tarda un tiempo, la mayoría de los niños que padecen la enfermedad de Panner se curan por completo sin presentar ningún problema en el futuro. Con el tiempo (a veces un período de 1 a 2 años), los huesos del niño maduran, el cóndilo humeral vuelve a crecer en su forma original, y el dolor y los demás síntomas suelen desaparecer por completo.

No obstante, en algunos casos, los niños que padecen la enfermedad de Panner siguen experimentando problemas para extender completamente los brazos, incluso después del tratamiento.

Revisado por: Alfred Atanda Jr., MD
Fecha de revisión: junio de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com