Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Parents > Para padres > Los problemas médicos > Enfermedades de transmisión sexual (ETS)
Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Read this in English

(STDs)

A veces resulta difícil dejar de ver a un hijo como a un niño. De todos modos y en muchos sentidos, los adolescentes de hoy en día se están desarrollando mucho más deprisa que nunca. Adquieren información sobre la violencia y el sexo a través de los medios de comunicación y de sus pares, pero muy raramente disponen de todos los datos necesarios. Por eso es tan importante que hable con su hijo sobre el sexo y, en concreto, sobre las enfermedades de trasmisión sexual (ETS).

Los adolescentes son uno de los grupos con mayor riesgo de contraer este tipo de enfermedades. Usted puede ayudar a su hijo a mantenerse sano conversando con él y compartiendo una información sumamente importante sobre las enfermedades de trasmisión sexual y su prevención.

No obstante, antes de abordar un tema tan delicado, es importante que se asegure de que no solo sabe qué le va a decir, sino también cómo y cuándo se lo va a decir.

El momento oportuno lo es todo

Nunca es demasiado tarde para conversar con su hijo sobre las enfermedades de trasmisión sexual, incluso aunque ya sea un adolescente. Una conversación tardía es mejor que no conversar en absoluto sobre el tema. De todos modos, el mejor momento para empezar a mantener este tipo de conversaciones es durante la pre-adolescencia.

Por descontado, la edad exacta variará en función del niño. Algunos niños de 9 años son más conscientes de los temas sexuales que otros de 11 años. Usted deberá saber interpretar las pistas que le envíe su hijo.

Independientemente de cuántos años tenga, si empieza a hacer preguntas sobre el sexo, será un buen momento para hablar con él sobre las enfermedades de trasmisión sexual.

Las preguntas son un buen punto de partida para iniciar una conversación. Cuando los niños sienten curiosidad, están mucho más abiertos a escuchar lo que sus padres les quieren explicar.

Pero no todos los niños formulan preguntas relacionadas con el sexo a sus padres. Una forma de iniciar la conversación es basarse en algún aspecto que aparezca en algún medio de comunicación, como un programa de televisión o un artículo periodístico, y preguntarle a su hijo qué opina al respecto.

Otra forma de iniciar la conversación es empezar hablándole a su hijo sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH). Esta vacuna es recomendable para preadolescentes de ambos géneros y aporta la mejor protección contra la infección si la serie de inyecciones se administra antes de que una persona empiece a mantener relaciones sexuales.

La forma más segura de entablar un diálogo sano es establecer una vía de comunicación lo antes posible. Si los padres no están dispuestos a hablar sobre el sexo u otros temas personales cuando sus hijos son pequeños, será mucho menos probable que éstos acudan a ellos cuando sean mayores y tenga dudas e inquietudes sobre ese tipo de temas.

Dedique tiempo a conversar con su hijo desde el principio y más adelante le resultará mucho más fácil abordar temas como el sexo porque él se sentirá más a gusto compartiendo sus ideas con usted.

Consejos para conversar sobre las enfermedades de trasmisión sexual

Para que hablar sobre las enfermedades de trasmisión sexual les resulte un poco más fácil, tanto a usted como a su hijo, haga lo siguiente:

  • Infórmese. Las enfermedades de trasmisión sexual pueden ser un tema alarmante y que genera confusión, de modo que puede resultarle útil informarse bien sobre su trasmisión y su prevención a través de la lectura de fuentes fiables. No le interesa transmitir a su hijo informaciones erróneas y el hecho familiarizarse con el tema le ayudará a sentirse más cómodo. Si su hijo le pide información sobre algún tema del que no está seguro, obtenga la respuesta en una fuente fiable e informe a su hijo a continuación.
  • Pregunte a su hijo qué sabe sobre las enfermedades de trasmisión sexual y qué más le gustaría saber. De todos modos, recuerde lo siguiente: los niños, por lo general, saben más de lo que se imaginan sus padres, aunque gran parte de esa información puede ser incorrecta. Los padres deben proporcionarles una información correcta y precisa para que sus hijos puedan tomar decisiones acertadas y protegerse.
  • Pregunte a su hijo qué piensa sobre las escenas sexuales de la televisión y el cine y use esas situaciones ficticias como una forma de iniciar una conversación sobre el sexo seguro y las conductas que entrañan riesgos importantes.
  • Anime a su hijo a expresar cualquier temor, inquietud, duda o preocupación que puedan tener sobre este tema.
  • Transmita a su hijo la idea de que es él quienes lidera la conversación, en vez de usted, escuchando sus opiniones sobre cualquier tema que surja. Si deja que las preguntas de su hijo fluyan espontáneamente y guíen la conversación, esta resultará mucho más productiva que si se ajusta a un programa preestablecido o se limita a darle un sermón.
  • Explíquele que la única forma segura de no contraer una enfermedad de trasmisión sexual es no mantener relaciones sexuales ni contacto íntimo alguno con otras personas aparte de las que se mantienen en el seno de una relación monógama y comprometida, como el matrimonio. Las personas que mantienen relaciones sexuales deben utilizar preservativos en todas las ocasiones para protegerse contra las enfermedades de trasmisión sexual, incluso aunque utilicen otro método anticonceptivo. La mayoría de los preservativos están fabricados con látex, aunque existen preservativos de poliuretano para hombres y mujeres que sean alérgicos al látex.

Preguntas frecuentes sobre las enfermedades de trasmisión sexual

Dependiendo de lo que su hijo haya oído en boca de sus amigos y a partir de los medios de comunicación, lo más probable es que sus preguntas sean bastante directas, por ejemplo:

  • ¿Qué es una ETS? Una ETS es una enfermedad de trasmisión sexual.
  • ¿Cómo se contagia? Estas infecciones y enfermedades se trasmiten de una persona a otra a través del sexo anal, oral o vaginal. También se pueden propagar a través de los dedos u otros objetos que hayan entrado en contacto con los genitales o los fluidos corporales de una persona infectada.
  • ¿Cómo afectan las enfermedades de trasmisión sexual al cuerpo de una persona? El tipo de enfermedad de trasmisión sexual determinará qué tipo de síntomas, en caso de que los haya, presentará una persona. Algunas enfermedades de trasmisión sexual prácticamente no provocan síntomas, mientras que otras pueden cursar con secreciones vaginales o del pene, llagas o dolor. Pero, incluso aunque no curse con síntomas, si una enfermedad de trasmisión sexual no se trata puede provocar lesiones en los órganos internos y desencadenar problemas de salud a largo plazo, como la esterilidad o el cáncer. Por este motivo, cualquier persona que suela mantener relaciones sexuales (sean vaginales, orales o anales) necesita hacerse pruebas para saber si padece alguna enfermedad de trasmisión sexual.
  • ¿Las enfermedades de trasmisión sexual se pueden curar o se padecen para siempre? Algunas enfermedades de trasmisión sexual, como la clamidia y la gonorrea, se pueden curar con antibióticos, pero hay otras, como el herpes o el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), que no tienen cura.
  • ¿Se puede afirmar que las personas que contraen enfermedades de trasmisión sexual son malas en cierto sentido? Contraer una enfermedad de trasmisión sexual no significa ser una mala persona; lo único que significa es que el afectado necesita aprender a prevenir este tipo de infecciones en el futuro.
  • ¿Se puede saber si una persona tiene una enfermedad de trasmisión sexual con tan solo mirarla? Mucha gente ni si quiera sabe que está infectada por una enfermedad de trasmisión sexual. Aunque pueden haber signos visibles alrededor de los genitales en ciertos tipos de enfermedades de trasmisión sexual, como las verrugas genitales y el herpes genital, la mayoría de las veces no hay ninguna forma de saber si una persona padece una enfermedad de trasmisión sexual solo con mirarla.

El mejor enfoque consiste en responder a éstas y otras preguntas de la forma más abierta posible. Corregir con delicadeza la información errónea que su hijo pueda tener sobre este tema también es algo que depende de usted. Responda siempre a sus preguntas con sinceridad y sin dramatizar demasiado las cosas.

Aunque pueda resultarle difícil, trate de no exaltarse demasiado y de no sermonear a su hijo. A usted le interesa que su hijo sepa que puede contar con usted para que lo ayude y apoye, no para que lo condene.

Encontrar información fiable

Es posible que no le resulte sencillo comunicarse con su hijo, pero es algo necesario. Si usted siempre se muestra dispuesto a hablar con él, las conversaciones fluirán con mayor facilidad. Los textos o publicaciones que le facilite el pediatra de su hijo u organizaciones como Planned Parenthood (Planificación Familiar) pueden ofrecerle respuestas fiables.

Además, hay sitios de Internet, como TeensHealth.org, que abordan las enfermedades de trasmisión sexual y el sexo en el lenguaje propio de los adolescentes. El hecho de consultarlos junto con su hijo puede ayudarles, tanto a usted como a él, a iniciar una conversación sobre el tema que nos ocupa.

El centro de enseñanza de su hijo también puede ser una fuente de información. Averigüe cuándo se tratará el tema de la sexualidad en la asignatura de salud o de ciencias y lea los textos que le enseñarán. La Asociación de Padres del centro de estudios de su hijo es posible que incluso organice sesiones sobre cómo conversar con los adolescentes, donde usted puede intercambiar consejos y experiencias con otros padres.

No evite hablar sobre las enfermedades de trasmisión sexual o el sexo por temor a que, al conversar sobre el tema, su hijo tenga más ganas de iniciarse en las actividades sexuales. Los adolescentes bien informados sobre el sexo no están más predispuestos a mantener este tipo de relaciones que quienes no lo están pero, cuando empiezan a mantenerlas, tienen muchas más posibilidades de practicar sexo seguro.

Si intenta seguir estas pautas pero sigue sintiéndose incómodo o molesto al hablar sobre las enfermedades de trasmisión sexual con su hijo, asegúrese de que éste puede conversar con alguien que le proporcione una información acertada y precisa sobre el tema: un médico, un orientador escolar, el personal de enfermería de su centro de estudios, un profesor u otro miembro de la familia.

Los niños y los adolescentes deben recibir información sobre las enfermedades de trasmisión sexual y es mejor que la reciban de una persona de confianza en vez de obtenerla por su cuenta.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com