Análisis de sangre: hormona estimulante de la tiroides (TSH)

Parents > Para padres > Los problemas médicos > Análisis de sangre: hormona estimulante de la tiroides (TSH)
Análisis de sangre: hormona estimulante de la tiroides (TSH)

Read this in English

(Blood Test: Thyroid Stimulating Hormone (TSH))

Qué es

La prueba de la tirotropina (TSH, por sus siglas en inglés, y también conocida como hormona estimulante de la glándula tiroidea), es una prueba habitual en los análisis de sangre que se utiliza para evaluar lo bien que está funcionando la glándula tiroidea. Esta glándula está ubicada en la parte inferior y anterior del cuello. La TSH se fabrica en la hipófisis, una glándula del tamaño de un guisante localizada en la base del cerebro.

Cuando la glándula tiroidea está fabricando una cantidad insuficiente de hormonas tiroideas (una afección denominada "hipotiroidismo"), la hipófisis fabrica una mayor cantidad de TSH a fin de estimular a la glándula tiroidea y aumentar la producción de dichas hormonas. Pero si la hipófisis no funciona bien, es posible que fabrique una cantidad insuficiente de TSH, lo que también podría provocar un hipotiroidismo.

Si la glándula tiroidea está fabricando una cantidad excesiva de hormonas tiroideas (una afección que recibe el nombre de "hipertiroidismo"), la hipófisis fabricará menos TSH a fin de reducir la producción de dichas hormonas por parte de la glándula tiroidea.

Los síntomas del hipotiroidismo en los niños incluyen cansancio, piel seca, estreñimiento, enlentecimiento del crecimiento y retraso del desarrollo durante la pubertad. El hipertiroidismo puede provocar una pérdida inesperada de peso, frecuencia cardíaca rápida o irregular, sudoración, nerviosismo e irritabilidad.

Tanto si un niño padece hipotiroidismo como si padece hipertiroidismo, puede desarrollar bocio, un bulto en el cuello que resulta del agrandamiento de la glándula tiroidea. Ambas afecciones tienen tratamiento.

Por qué se realiza

La prueba de la tirotropina se utiliza para:

  • diagnosticar y supervisar el tratamiento de un trastorno de la glándula tiroidea
  • ayudar a evaluar el funcionamiento de la hipófisis

Es posible que el pediatra de su hijo solicite la prueba de la tirotropina si su hijo presenta síntomas de hiper o de hipotiroidismo o si su glándula tiroidea parece estar agrandada. Si a su hijo ya se le han diagnosticado un trastorno en la glándula tiroidea, su pediatra le pedirá esta prueba a intervalos regulares para supervisar la eficacia del tratamiento.

En muchos estados, la prueba de la tirotropina se practica de forma sistemática a todos los recién nacidos como parte de un programa de selección para diagnosticar y tratar el hipotiroidismo congénito (presente desde el nacimiento).

Preparación

No es necesario que su hijo haga ayuno ni que limite su nivel de actividad antes de hacerse la prueba de la tirotropina. De todos modos, hay algunos medicamentos que pueden alterar los resultados de esta prueba. Consulte al pediatra de su hijo para saber si debería dejar de tomar algún medicamento hasta que le hayan hecho el análisis de sangre. El estrés excesivo y las enfermedades agudas o crónicas también pueden alterar los resultados de esta prueba.

Si el día en que le hagan el análisis de sangre, su hijo lleva camisa o camiseta de manga corta, facilitará la tarea al personal técnico encargado de hacer la extracción de sangre.

Procedimiento

Por norma general, un profesional de la salud extraerá la muestra de sangre desde una vena. Si se trata de un lactante, lo más probable es que le extraigan la muestra de sangre punzándole el talón con una pequeña aguja (o lanceta). Si la extracción se hace desde una vena, se limpia la superficie de la piel con un antiséptico y se coloca una goma elástica (que hace de torniquete) en la parte superior del brazo para ejercer presión y conseguir que las venas se hinchen y se llenen de sangre. A continuación, se inserta una aguja en el interior de una vena (generalmente en la cara interna del codo o en el dorso de la mano) y la sangre se extrae y se recoge en un vial o en una jeringuilla.

Después del procedimiento, se retira la goma elástica. Una vez recogida la sangre, se extrae la aguja y se cubre la zona con un trocito de algodón para detener el sangrado y luego se coloca una tirita o pequeño vendaje. La extracción de sangre para llevar a cabo esta prueba sólo dura unos pocos minutos.

análisis de sangre

análisis de sangre, talón

Qué esperar

La extracción de una muestra de sangre provoca molestias de carácter temporal y lo único que siente el paciente es un breve pinchazo. Después de la extracción, es posible que aparezca un pequeño moretón, que debería desaparecer aproximadamente al cabo de un día.

Obtención de los resultados

La muestra de sangre se procesará utilizando una máquina. Los resultados suelen estar disponibles en uno o dos días.

Si su hijo obtiene un resultado irregular en la prueba, significará que presenta un exceso o una deficiencia de la hormona tirotropina disponible en su organismo. De todos modos, la obtención de un resultado irregular no indicará el problema específico que padece su hijo. Con el objetivo de identificarlo y de determinar su causa, lo más probable es que el pediatra solicite análisis adicionales, como la medición de las concentraciones en sangre de las hormonas producidas directamente por la glándula tiroidea.

Riesgos

La prueba de tirotropina se considera un procedimiento seguro. De todos modos, al igual que en cualquier prueba médica, es posible que ocurran algunos problemas durante la extracción de sangre, como los que figuran a continuación:

  • desmayos o mareos
  • hematoma (acumulación de sangre bajo la piel que provoca un bulto y/o un moretón)
  • dolor provocado por múltiples pinchazos cuando al técnico le cuesta encontrar la vena

Cómo ayudar a su hijo

Las extracciones de sangre son relativamente indoloras. Aun y todo, a muchos niños les dan miedo las agujas. Si le explica a su hijo el procedimiento en unos términos que le resulten fáciles de entender, es posible que contribuya a disminuir parte de sus temores.

Permita que su hijo formule al técnico que le haga la extracción todas las preguntas que pueda tener. Dígale que se relaje y que se quede quieto durante todo el procedimiento, ya que si tensara los músculos o se moviera, la extracción resultaría más complicada y más dolorosa. También le puede ayudar el hecho de mirar hacia otro lado mientras el técnico le introduce la aguja en la piel.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas sobre la prueba de la tirotropina, hable con el pediatra de su hijo. También puede hablar con el técnico que le vaya a hacer la extracción de sangre antes del procedimiento.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: julio de 2014

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2015 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com