El asma y la escuela

Parents > Para padres > Los problemas médicos > El asma y la escuela
El asma y la escuela

(School and Asthma)

Aproximadamente unos 7 millones de niños menores de 18 años tienen asma y pierden alrededor de 13 millones de días de escuela cada año a causa de esta condición médica, según la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología.

Pero el asma bien controlada no tiene porqué hacer que un niño pierda días de clase. Cuando el asma de los niños está bajo control, se tienen pocas crisis asmáticas y menos problemas en los períodos intermedios.

Otra ventaja de controlar adecuadamente el asma es la capacidad que el niño tiene para:

  • dormir bien por las noches y concentrarse en la escuela durante el día;
  • estar en el salón de clases y no en la oficina de la enfermera;
  • evitar la ansiedad o la vergüenza de sufrir crisis y síntomas asmáticos;
  • estudiar, correr, practicar deporte y participar plenamente en todas las actividades escolares.

Comunicarse con la escuela

¿Cómo puede controlar el asma de su hijo? El primer paso es trabajar con el pediatra para elaborar e implementar un plan de acción contra el asma escrito que puede incluir una lista de:

  • medicamentos que toma su hijo y sus dosis correspondientes;
  • desencadenantes del asma de su hijo;
  • primeros síntomas de una crisis asmática;
  • qué hacer si su hijo tiene una crisis asmática y cuándo acudir a urgencias.

El plan quizás también incluya instrucciones para controlar el flujo espiratorio y recomendaciones para tratar el asma inducida por el ejercicio. Una vez que usted y el médico hayan elaborado el plan de acción, asegúrese de llevar una copia a la escuela.

También puede ser útil tener una reunión con el maestro de su hijo y otro personal de la escuela al principio del año escolar para asegurarse de que todo está arreglado. Usted debería hablar de:

  • historial asmático de su hijo;
  • grado de independencia que tiene su hijo para tratar su propio asma;
  • cómo pueden comunicarse con usted y con el pediatra;
  • cómo administrar el tratamiento durante las actividades fuera de la escuela, como las excursiones;
  • normas de la escuela sobre la administración de medicamentos si su hijo es lo suficientemente mayor como para controlar su tratamiento en la escuela (¿Puede tener un inhalador a mano o tendrá que ir a la oficina para obtenerlo?);
  • quién está a cargo de los medicamentos para el asma si él no es lo suficientemente mayor como para encargarse de su tratamiento (Algún miembro del personal escolar debería saber cómo funciona el medidor de flujo espiratorio y cómo administrar la medicación si su hijo no puede hacerlo solo. Lo ideal sería que lo hiciera un profesional de la salud. Si no, averigüe quién lo hará).

Un ambiente de apoyo que ayude a su hijo a asumir responsabilidades ante su propio cuidado es una parte importante del control del asma. Sin ese apoyo, los niños quizás eviten tomarse la medicación o usar el medidor de flujo espiratorio. Inste al personal escolar a que ayude a su hijo a establecer una rutina eficaz y sencilla.

Controlar crisis asmáticas en la escuela

Lo ideal es que la medicación de rescate esté siempre disponible. Esto significa que antes de que su hijo sea lo suficientemente mayor como para administrar la medicación él mismo, el maestro la tenga en el salón de clases o sea fácil de conseguir (no bajo llave) en la oficina de la enfermera.

Una vez que su hijo sea lo suficientemente mayor como para reconocer los síntomas y saber cómo y cuándo tomarse la medicación, debería tenerla siempre consigo, si la escuela se lo permite. El pediatra le puede ayudar a determinar cuándo puede su hijo hacerse responsable de su medicación.

Hable con los administradores de la escuela y averigüe qué están dispuestos a permitir. Haga hincapié en la importancia de un tratamiento inmediato durante una crisis asmática. Puede que los administradores permitan que su hijo se tome la medicación, pero quizás le pidan que usted firme "un contrato sobre asma", indicando que les autoriza a ello y enumerando cuáles miembros del personal están autorizados a administrar la medicación.

Si su hijo tiene asma inducida por el ejercicio, usted querrá asegurarse de que tenga a mano su medicación de rescate antes de que haga ejercicio o juegue. Esto puede significar que su hijo necesite permiso para ir a la oficina de la enfermera antes del recreo o de la clase de gimnasia, aunque puede resultar vergonzoso e incómodo a los más mayores. Una vez más, puede que sea mejor que su hijo lleve consigo la medicación de rescate.

¿Es su hijo lo suficientemente responsable y organizado como para llevar siempre el inhalador y usarlo cuando sea necesario? Si es así, recuérdele que lo tenga a mano. Asimismo, usted debe comprobar con frecuencia si queda suficiente medicina en el inhalador. También es aconsejable que su hijo tenga medicación de rescate extra en la oficina de la enfermera, por si acaso.

Tratar los desencadenantes en el entorno escolar

Es probable que su hijo se encuentre los siguientes desencadenantes de asma en la escuela:

  • moho;
  • ácaros del polvo;
  • cucarachas;
  • polvo de tiza;
  • perfumes;
  • productos de limpieza u otras sustancias químicas;
  • caspa, saliva u orina animal.

Si alguno de éstos desencadena el asma de su niño, debe hacérselo saber al personal de la escuela. Quizás también quiera hacer algunas sugerencias:

  • Pida a los maestros que usen tiza "sin polvo" o pizarras con marcadores que se pueden borrar.
  • Pida al personal que evite usar jabón o productos de limpieza perfumados.
  • Proponga que la mascota del salón de clases sea un cangrejo ermitaño, una tortuga, o un pez.
  • Proponga el uso de aire acondicionado y deshumidificadores.
  • Pida que los salones donde se usen materiales de arte y los vestuarios donde puede crecer el moho estén bien ventilados.
  • Asegúrese de que en la escuela se pase la aspiradora y se quite el polvo con regularidad, que una empresa de control de plagas realice tratamientos rutinarios y que esté completamente libre de humo.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: octubre de 2010

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com