Búsqueda de un seguro de salud asequible

Parents > Para padres > La salud general > Búsqueda de un seguro de salud asequible
Búsqueda de un seguro de salud asequible

Read this article in English(How to Find Affordable Health Care)

Alrededor de 8 millones de niños en los Estados Unidos no cuentan con seguro de salud. Si sus hijos pertenecen a este grupo dado que usted no puede pagar el seguro, o el plan de su empleador no cubre todos los gastos, no se desespere. Existen programas a su disposición que proporcionan cuidado médico asequible, y hasta gratis, que están diseñados para satisfacer o complementar las necesidades de atención médica de una persona.

En este momento sus hijos podrían cumplir con los requisitos para recibir cobertura sin que usted lo sepa. A continuación encontrará algunas opciones de las que su familia puede disponer en su propia comunidad.

Inscriba a su hijo en un programa público

Existen dos programas públicos que funcionan juntos en todos los estados para proporcionar cobertura de salud a los niños de bajos recursos económicos y sus familias: Medicaid y CHIP (Children's Health Insurance Program).

Medicaid está dirigido por los estados y funciona con fondos estatales y federales. Ofrece cobertura de salud para aquellos con ingresos limitados, incluyendo niños y padres, mujeres encintas, personas con discapacidades y personas mayores. Todos los niños son elegibles para recibir cobertura, siempre y cuando sean ciudadanos de los Estados Unidos o inmigrantes legales, incluso si sus padres no lo son.

CHIP es un programa estatal que recibe fondos del gobierno federal. Proporciona cobertura de salud para los niños menores de 19 años cuyas familias cumplan con ciertos requisitos sobre la base de sus ingresos anuales. CHIP es por lo general muy útil para las familias cuyos ingresos son muy elevados para recibir servicios de Medicaid, pero que de todas maneras no tienen seguro.

Cada estado tiene regulaciones CHIP diferentes. Algunos programas CHIP, por ejemplo, cubren a las mujeres embarazadas como también a los padres y los familiares encargados del cuidado del niño (abuelos a cargo de la crianza de los nietos). Además, cada estado le da a los programas CHIP y Medicaid de niños un nombre diferente (por ejemplo, el programa CHIP de Delaware se denomina Delaware Healthy Children Program; en Connecticut se llama Husky Plan).

Para obtener más información acerca de los programas CHIP y Medicaid de su estado, o de otros servicios de los que su familia puede disponer, visite el sitio Web de cuidado de salud del gobierno de los Estados Unidos (www.cuidadodesalud.gov). En ese sitio usted podrá inscribirse en CHIP y Medicaid. También puede llamar al 1-877-KIDS NOW (1-877-543-7669) para obtener información sobre el programa CHIP de su estado.

Para que el niño pueda recibir estos servicios deberá cumplir con ciertos requisitos de ingresos familiares. Una vez que el niño está inscripto, recibirá una lista de proveedores de salud locales que aceptan pacientes de CHIP/Medicaid. Una vez que tenga la lista puede pedir hora con estos proveedores en cualquier momento que su hijo necesite ver a un médico y además estará cubierto en caso de emergencia.

Visite el centro comunitario de salud local

Otra opción de atención médica asequible de la que dispone para sus hijos son los centros comunitarios de salud que funcionan con fondos federales y que usted puede utilizar sin importar si tiene seguro o no. Puede llevar a los niños a este establecimiento para evaluaciones, vacunación, tratamiento por enfermedad, cuidado dental, medicamentos o cuidado de salud mental.

También la podrán atender a usted, hasta cuando está embarazada o sufre de abuso de sustancias. Estos centros ofrecen cuidado médico cuyas tarifas dependen de sus ingresos. Dependiendo de su situación, los servicios hasta pueden ser gratuitos.

Para encontrar un centro cercano al lugar donde vive, visite la página del centro de salud del DHHS (Department of Health & Human Services) e introduzca su código postal en "Find a Health Center" (buscar centro de salud). Consulte el sitio web del centro de su localidad para obtener información sobre servicios, costos y horarios. Llame con anticipación para pedir hora. Algunas clínicas comunitarias sólo están abiertas ciertos días de la semana o durante un horario limitado.

Los centros de salud rurales, similares a los centros de salud comunitarios con fondos federales, brindan servicios a familias rurales. Puede encontrar un centro en su estado visitando el sitio Web de los centros de Medicare y Medicaid.

Además, visite el sitio Web del National Association of Free Clinics para encontrar una clínica gratuita o de costos bajos. Los Estados Unidos cuentan con más de 1200 clínicas gratuitas, las cuales funcionan con médicos, dentistas, enfermeros, terapeutas, farmaceutas, técnicos y otros profesionales del cuidado de la salud que trabajar como voluntarios.

También es posible que usted ya sepa de la existencia de los centros para ugencias, que son diferentes de los centros comunitarios de salud, de los centros de salud rural y las clínicas gratuitas. Estos centros están diseñados para la gente que necesita cuidado urgente o cuando sus médicos no están disponibles. Suelen ser costosos y es posible que no acepten algunos tipos de seguro. Asegúrese de verificar con su compañía de seguro, de estar cubierto, antes de asistir a este tipo de clínicas.

Hable de dinero con el médico

Si sus hijos no cumplen con los requisitos para recibir servicios de los programas públicos (como Medicaid o CHIP), necesitan servicios que el seguro no cubre, o tienen un deducible muy alto, usted puede negociar el precio del servicio que pagará en efectivo, antes de recibir el servicio. Tratar de reducir los costos mediante una negociación es más común de lo que se imagina.

Si no tiene un seguro de salud, comience preguntando: ‘¿Aceptan pacientes privados?" Si su seguro tiene un deducible muy elevado, considérese como un paciente privado, hasta que haya cubierto la totalidad del deducible. Si este es el caso, la discusión con el médico con respecto al dinero debería ser la siguiente: "Tendré que pagar el 20% del costo del procedimiento y no puedo hacer este gasto" o "mi seguro no cubre este procedimiento". Hablar de dinero puede ser beneficioso ya que es posible que el médico le sugiera un tratamiento menos costoso.

Y no dude en consultar a otros médicos para comparar precios. Si el especialista A lleva a cabo un tipo de cirugía por $2.000 dólares, por ejemplo, y el cirujano B lo puede hacer por $1.500, usted podrá ahorrar $500 al ir al médico B. Pero asegúrese de que nunca sacrifica la calidad cuando se trata del cuidado de salud de su hijo. Al comparar precios, busque médicos que hayan sido recomendados por su propio médico o por otra persona de la que usted confía.

Para consultar los precios sugeridos de una variedad de servicios médicos, diríjase al sitio Web de Health Care Bluebook.

Dado que cada proveedor recibe típicamente pagos por separado, tendrá que prepararse para negociar con cada proveedor que su hijo consulte. Si el procedimiento del que está hablando con el médico requiere anestesia total, asegúrese de preguntarle al cirujano con qué anestesista trabaja y póngase en contacto con ese médico también para negociar un precio en efectivo por sus servicios. Y no se olvide de preguntar si existe una tarifa por el uso del establecimiento donde se llevará a cabo la operación y negociar este precio también.

Busque un hospital que lo proteja

En 1946, el Congreso pasó la ley de Hill-Burton, la cual otorgaba a los hospitales y a otros centros de cuidado de salud dinero para construcción y modernización. A cambio, los hospitales prometían ofrecer un número razonable de servicios gratuitos para las personas que no podían pagar. A partir de 1997, el programa no recibió mas fondos, pero 185 centros de salud en todo el país todavía deben proporcionar servicios médicos gratuitos. Estos "hospitales de ayuda" están comprometidos a proporcionar acceso a servicios de salud a las personas que no tienen acceso al sistema de salud o cuyo acceso es muy limitado, a causa de su situación financiera, condición del seguro o estado de salud.

Existen hospitales de ayuda en todos los estados excepto en Alaska, Indiana, Minnesota, Nebraska, Nevada, North Dakota, Rhode Island, South Dakota, Utah, Wyoming y todos los territorios, excepto en Puerto Rico.

Para poder recibir servicios gratuitos en un hospital de ayuda, por lo general tiene que tener un ingreso anual de menos de $22.350, para una familia de cuatro personas. Si sus ingresos anuales superan esta cantidad, es posible que de todas maneras sea elegible para recibir descuentos, siempre y cuando sus ingresos no superen el doble de estos 22.350 dólares.

Puede obtener más información y encontrar un hospital de ayuda cerca suyo en la página de hospitales de ayuda de DHHS.

Pregunte en su hospital local

Otra posibilidad, en vez de buscar un hospital de ayuda, es ponerse en contacto con el hospital o centros médicos de su localidad y preguntar si proporcionan servicios de bajo costo o gratuitos al público. Muchos hospitales y centros médicos de docencia proporcionan servicios de bajo costo o gratuitos a las familias que no tienen seguro de salud.

Si encuentra un hospital que ofrece este servicio, se reunirá con los asistentes financieros para acordar un precio. También es posible que lo pongan en contacto con otros recursos en su comunidad para recibir descuentos.

Pague menos por los medicamentos recetados

Los medicamentos por receta pueden vaciar su billetera, especialmente si su hijo no está inscrito en un programa público como Medicaid o CHIP. A continuación le damos algunos consejos sobre cómo administrar mejor el dinero para medicamentos:

  • Averigüe si su hijo puede tomar medicamentos genéricos (que no sean de marca). Estos por lo general tienen los mismos ingredientes que los medicamentos de marca, pero cuestan mucho menos.
  • Sepa si existe una alternativa de venta libre. Pregúntele al médico o al farmaceuta si existen versiones de venta libre del medicamento que su hijo toma.
  • Compare los precios en las farmacias locales. Llame a cada farmacia y pregúnteles cuánto cobran por el medicamento recetado de su hijo. Muchas farmacias pequeñas privadas suelen negociar los precios de los medicamentos.
  • Póngase en contacto con la compañía farmacéutica que fabrica el medicamento. Todas las grandes compañías farmacéuticas tienen números de teléfono de asistencia, a los que usted puede llamar, para tratar temas relacionados con los medicamentos por receta.
  • Tenga cuidado con las muestras gratis de medicamentos con receta (o cupones y reembolsos). Parecen atractivos, pero por lo general son para medicamentos de marca costosos. Mientras tenga muestras suficientes, está bien. Pero como a muchos médicos no les gusta cambiar el medicamento si está actuando bien en el paciente, usted se verá obligado a pagar un precio total muy elevado una vez que las muestras se acaben. Antes de aceptar la muestra, hable con el médico para saber el costo a largo plazo. Si su hijo no necesita más medicamento proporcionado como muestra gratis, aproveche la oferta.
  • Si usted no puede pagar el medicamento recetado, llame al médico que recetó el medicamento. Dígale que le está resultando muy difícil pagar los medicamentos de su hijo y que necesita consejo al respecto. En la actualidad es común que la gente pida este tipo de ayuda, y los consultorios médicos por lo general saben cómo ayudar o lo pondrán en contacto con la persona adecuada.

¿Tiene necesidades especiales? Póngase en contacto con Family Voices

Si su hijo requiere un cuidado especial, es posible que Family Voices, una organización creada para asistir a familias como la suya, lo pueda ayudar. El Centro de información de salud para la familia ofrece los nombres de las personas que debe contactar, apoyo e información para cada estado sobre temas de pediatría.

También puede ayudarlo a manejar los problemas relacionados con el seguro, como por ejemplo saber cómo apelar si se rechazan los reclamos hechos a su seguro. La oficina de cada estado está administrada por padres que tienen niños con necesidades especiales de salud.

Entienda bien su plan de salud

Si usted tiene seguro de salud, entienda bien su cobertura antes de comenzar el tratamiento de su hijo, de manera que no se quede endeudado con facturas médicas que no puede pagar. Usted estará en una mejor posición transitando el sistema y negociando las tarifas, si sabe que el médico pertenece a la red, si sabe lo que está cubierto y qué porcentaje del costo usted debe cubrir.

Vaya al sitio Web del proveedor de seguros de salud y conéctese en el portal del seguro con el número de tarjeta del seguro. Allí encontrará el plan de beneficios, incluyendo la lista de los proveedores pertenecientes a la red, sus deducibles, el coseguro y los copagos. Estas herramientas lo ayudarán a estimar el costo del tratamiento. Si no está seguro de algo, llame al seguro de salud y pregúnte. Obtenga el nombre de la persona con la que habló y la fecha de su conversación, en caso de que surja un problema más adelante.

Desde el 23 de septiembre de 2010, y como resultado de la ley Affordable Care, las compañías de seguros de salud ya no pueden rechazar la cobertura o limitar los beneficios de los niños menores de 19 años a causa de una afección médica preexistente. Tampoco pueden poner un límite en los beneficios a cubrir.

Manténgase optimista, mantenga el control

Tratar de conseguir un seguro de salud que sea asequible puede llegar a ser abrumador. Pero usted se sentirá mejor al saber que las necesidades de salud de su hijo se están cumpliendo. La mayoría de los niños cumplen con los requisitos para recibir servicios gratuitos o de bajo costo, inclusive si los padres trabajan.

Si no sabe por dónde comenzar, póngase en contacto con el centro comunitario de salud para explicarles su situación. O póngase en contacto con los departamentos de salud de su estado, condado o ciudad para que le recomienden dónde ir para recibir un cuidado asequible. Si ellos no lo pueden ayudar, lo pondrán en contacto con una organización que pueda hacerlo.

Revisado por: Cory Ellen Nourie, MSS, MLSP
Fecha de revisión: diciembre de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com