Guía de nutrición para sus hijos pequeños

Parents > Para padres > La salud general > Guía de nutrición para sus hijos pequeños
Guía de nutrición para sus hijos pequeños

Read this in English

(Nutrition Guide for Toddlers)

Nutrición mediante la variedad

Aunque el crecimiento se desacelera de cierta forma, la nutrición sigue siendo una prioridad principal. También es un momento para que los padres cambien de velocidad, dejando atrás los biberones y avanzando a una nueva etapa en que los niños comerán y beberán de manera más independiente.

Los años en que los niños son pequeños son un momento de transición, especialmente entre los 12 y los 24 meses de edad, cuando están comenzando a comer alimentos sólidos y a aceptar nuevos sabores y texturas. La leche materna y las fórmulas proporcionan una nutrición adecuada para su hijo como lactante, pero ahora es el momento en que los niños pequeños comienzan a obtener lo que necesitan mediante diversos alimentos.

¿Cuánta comida necesitan?

Dependiendo de la edad, tamaño y nivel de actividad, los niños pequeños requieren aproximadamente de 1.000 a 1.400 calorías diarias. Consulte la siguiente tabla para darse una idea de cuánto debe comer su hijo y qué tipos de alimentos satisfacerán sus necesidades.

Utilice la tabla como guía, pero confíe en su propio juicio y en las indicaciones del niño para saber si está satisfecho y recibiendo una nutrición adecuada. La nutrición se trata totalmente de promedios, por lo que no debe preocuparse si no alcanza todas las metas todos los días; simplemente esfuércese por incluir una amplia variedad de nutrientes en la dieta de su hijo.

Las cantidades indicadas se basan en la guía de alimentos MyPlate para los niños promedio de 2 y 3 años de edad. Para los niños de entre 12 y 24 meses de edad, las recomendaciones para los niños de 2 años pueden servir como una guía, pero durante ese año la dieta de los niños pequeños está aún en transición.

Hable con su médico acerca de las necesidades específicas de su hijo. Puede ser que los niños más pequeños no estén comiendo tanto como se indica, al menos al principio. Cuando se proporciona un rango de cantidades, la cantidad más alta es aplicable a los niños que son mayores, más grandes o más activos, y que necesitan más calorías.

Grupo de alimentos Cantidad diaria para niños de 2 años de edad Cantidad diaria para niños de 3 años de edad Ayuda con las porciones
Granos 85 g (1 onza), la mitad de alimentos con granos enteros 113-142 g (4-5 onzas), la mitad de alimentos con granos enteros Una onza es equivalente a: 1 rebanada de pan, 1 taza de cereal precocido o ½ taza de arroz cocido, pasta cocida o cereal cocido.
Vegatales 1 taza 1½ tazas Utilice una taza medidora para verificar las cantidades. Sirva vegetales suaves, cortados en trozos pequeños y bien cocinados para evitar el atragantamiento.
Frutas 1 taza 1-1½ taza Utilice una taza medidora para verificar las cantidades.
Lácteos 2 tazas 2 tazas Una taza equivale a: 1 taza de leche o yogur, 43 g de queso natural o 57 g de queso procesado.
Carnes y legumbres 57 g (2 onzas) 85-113 g (3-4 onzas) Una onza es equivalente a: 28 g de carnes, aves o pescados, ¼ taza de leguminosas secas cocinadas o 1 huevo.

La leche importa

La leche es una parte importante en la dieta de un niño pequeño, ya que proporciona calcio y vitamina D para ayudar a desarrollar huesos fuertes. Los niños pequeños requieren 700 miligramos de calcio y 600 unidades internacionales (UI) de vitamina D (que ayuda en la absorción del calcio) al día.

La necesidad de calcio está satisfecha si su hijo recibe las dos porciones diarias recomendadas de alimentos lácteos todos los días, pero esta cantidad proporciona menos de la mitad de la vitamina D necesaria. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) recomienda un suplemento de vitamina D de 400 UI al día si un niño bebe (Aericana) menos de un litro (alrededor de 4 tazas) de leche al día.

En general, los niños de 12 a 24 meses de edad deben beber un litro completo de leche al día para recibir las grasas de lácteos que requieren para un crecimiento y un desarrollo cerebral normales. Si el sobrepeso o la obesidad son una preocupación, o si existen antecedentes familiares de obesidad, colesterol alto o enfermedad cardíaca, hable con su médico para ver si la leche reducida en grasas (2%) es adecuada. Después de los 2 años de edad, la mayoría de los niños pueden cambiar a leche baja en grasas (1%) o sin grasa. Su médico le ayudará a decidir qué tipo de leche debe darle a su niño pequeño.

Algunos niños pueden rechazar inicialmente la leche de vaca porque no tiene el sabor familiar de la leche materna o la fórmula. Si su hijo tiene al menos 12 meses de edad y tiene esta dificultad, mezcle leche entera con algo de fórmula o de leche materna. Ajuste la mezcla gradualmente a lo largo del tiempo, hasta que sea 100% leche de vaca.

A algunos niños no les gusta la leche o no pueden beber o comer productos lácteos. Explore otras fuentes de calcio, como bebidas de soja fortificadas con calcio, jugos fortificados con calcio, panes y cereales fortificados, legumbres secas cocinadas y vegetales de color verde oscuro, como brócoli, col china y col rizada.

Cómo satisfacer las necesidades de hierro

Los niños pequeños deben recibir 7 miligramos de hierro diarios. Después de los 12 meses de edad, tienen el riesgo de tener una deficiencia de hierro, porque ya no beben fórmula fortificada con hierro y es posible que no estén comiendo cereal para lactantes fortificado con hierro o suficientes alimentos que contengan hierro para compensar la diferencia.

La leche de vaca es baja en hierro. Beber mucha leche de vaca puede poner a un niño en riesgo de desarrollar una deficiencia de hierro. Los niños pequeños que beben mucha leche de vaca pueden tener menos hambre y probablemente coman menos alimentos ricos en hierro. La leche disminuye la absorción del hierro y también puede irritar el recubrimiento del intestino, ocasionando pequeños sangrados y la pérdida gradual de hierro en las heces.

La deficiencia de hierro puede afectar el crecimiento y puede ocasionar problemas de aprendizaje y de comportamiento. Y puede evolucionar a anemia (un número reducido de glóbulos rojos en el cuerpo). El hierro es necesario para fabricar glóbulos rojos, que transportan el oxígeno a lo largo del cuerpo. Sin suficiente hierro y glóbulos rojos, los tejidos y órganos del cuerpo reciben menos oxígeno y no funcionan bien.

Para ayudar a evitar la deficiencia de hierro:

  • Limite la ingesta de leche de su hijo a aproximadamente 0,45-0,68 de litro al día.
  • Sirva más alimentos ricos en hierro (carnes, aves, pescados, granos enriquecidos, legumbres, tofu).
  • Cuando sirva alimentos ricos en hierro, incluya alimentos que contengan vitamina C (tomates, brócoli, naranjas y fresas), que mejoran la absorción de hierro en el cuerpo.
  • Continúe sirviendo cereal fortificado con hierro hasta que su hijo tenga de 18 a 24 meses de edad.

Hable con su médico si le preocupa que su hijo no esté comiendo una dieta balanceada. Muchos niños pequeños (pueden ser chequeados para ver) si tienen anemia por deficiencia de hierro, pero nunca le dé a su hijo un suplemento de vitaminas o minerales sin consultarlo antes con su médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2014

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com