Directorio de exámenes médicos

Parents > Para padres > La salud general > Directorio de exámenes médicos
Directorio de exámenes médicos

Read this in English

(A Directory of Medical Tests)

Anotar el historial médico y realizar un examen médico generalmente proporcionan la información que un doctor necesita para evaluar la salud de un niño(a) y entender lo que está causando una enfermedad. Pero algunas veces, el doctor necesita realizar algunos exámenes para saber más sobre lo que está causando una enfermedad. Algunas veces, los médicos necesitan realizar exámenes médicos para saber más sobre la salud de sus pacientes.

Exámenes médicos más comunes y lo que incluyen:

Exámenes de sangre

Los exámenes de sangre generalmente pueden ser realizados en la consulta del doctor o en un laboratorio donde los técnicos están entrenados para sacar la sangre de los pacientes. Cuando sólo se necesita una muestra de sangre pequeña, la muestra puede obtenerse del talón de un bebé o del dedo de un niño pinchándolo levemente con una pequeña aguja.

Cuando se necesita una muestra de sangre más grande, el técnico extrae la sangre limpiando la piel de la persona e introduciendo una aguja en la vena (generalmente en el brazo o en la mano) y sacando la sangre. En los niños(as), a veces hay que intentarlo más de una vez. Una tirita y un trocito de algodón ayudarán a secar cualquier rastro de sangre al sacar la aguja.

Los exámenes de sangre pueden atemorizar a algunos niños, así que trate de ayudar a su niño(a) calmándolo durante el procedimiento. Darle la mano, un juguete de peluche u otro objeto que le guste, puede ayudar. Dígale a su hijo(a) que puede que sienta un pequeño pinchazo, pero que durará muy poco. Con los niños más jóvenes, intente cantarles una canción, recitar el alfabeto o contar juntos mientras le están sacando la sangre.

Los exámenes de sangre más comunes incluyen:

  • Recuento de células en sangre (complete blood count o CBC en inglés). El examen de CBC mide el nivel de distintos tipos de células en la sangre. Al determinar si hay demasiadas insuficientes células de cada tipo, un CBC puede ayudar a detectar una variedad de enfermedades o infecciones.

  • Panel de química sanguínea. La química básica de la sangre mide los niveles de ciertos electrolitos, como el sodio y el potasio, en la sangre. Los doctores solicitan este tipo de prueba para ver si hay algún tipo de problema en los riñones, diabetes, trastornos del metabolismo o daño en los tejidos.

  • Cultivo de sangre. Un cultivo de la sangre puede necesitarse cuando un niño(a) tiene los síntomas de una infección— como por ejemplo, fiebre alta y escalofríos — y el doctor sospecha que la bacteria se ha propagado en la sangre. Un cultivo de sangre enseña qué tipo de germen está causando la infección, lo cual determinará cómo debe ser tratada.

  • Prueba de plomo. La Academia Americana de Pediatría (The American Academy of Pediatrics o AAP) recomienda que todos los niños(as) pequeños se hagan un examen para detectar el nivel de plomo en la sangre cuando tienen uno o dos años de edad debido a que los niños(as) pequeños tienen un mayor riesgo de poder intoxicarse con plomo si comen o inhalan partículas de pinturas que contienen plomo. Los niveles altos de plomo también pueden causar problemas en el estómago y dolores de cabeza, y también han estado relacionados con problemas del desarrollo.

  • Examen del funcionamiento del hígado. Los exámenes para confirmar el funcionamiento del hígado chequean cómo está funcionando el hígado y detectan cualquier tipo de daño o inflamación que puedan haber en el hígado. Los doctores típicamente solicitan uno de estos exámenes cuando quieren ver signos de una infección viral como la monocleosis o daño en el hígado por otro tipo de problemas.

Pruebas de embarazo y para los recién nacidos

Los requisitos para los exámenes de embarazo y de recién nacidos varían en cada estado y las recomendaciones de los expertos médicos se actualizan con frecuencia. Hable con su doctor si tiene preguntas sobre los exámenes que son correctos para usted.

  • Pruebas prenatales. Del ultrasonido a la amniocentesis, existen una variedad de pruebas prenatales que pueden ayudar a mantener a las mujeres embarazadas informadas. Estas pruebas pueden ayudar a identificar— y a tratar — problemas de salud en la madre y el bebé. Algunos exámenes se hacen de forma rutinaria en todos los embarazos. Otros se realizan si el embarazo es considerado de alto riesgo (e.g., por ejemplo cuando una mujer tiene 35 o más años de edad, cuando es más joven de 15 años, cuando está baja de peso o alta de peso, o cuando ha tenido un historial de complicaciones con el embarazo.

  • "Multiple marker" test. A la mayoría de más mujeres se les ofrece el examen para detectar ciertos datos en su sangre entre la semana 15 y 20 el embarazo. También conocida como el "triple marcador" o pantalla cuádruple, este examen de sangre puede reveler condiciones como la espina bífida o el Síndrome de Down midiendo ciertas hormonas y niveles de proteínas en la sangre de la madre. Tenga en mente que estos son exámenes de diagnostico y sólo enseñan la posibilidad de que pueda haber algún problema, pero no aportan un diagnóstico definitivo. Sin embargo, si los resultados apuntan a un problema potencial, el doctor recomendará otros exámenes de diagnóstico.

  • Exámenes de evaluación para recién nacidos. Estos exámenes se llevan a cabo después del nacimiento del niño para detectar afecciones, como la anemia falciforme o la fibrosis quística, que no se pueden identificar de manera fácil y segura antes del parto. Las afecciones incluidas en el perfil de exámenes son las que también tienen que ser diagnosticadas y tratadas cuanto antes para poder ayudar al niño. Se extrae sangre (por lo general con una aguja que se introduce en el talón) y se colocan gotas en un papel especial que se envía a un laboratorio para ser analizado. Cada estado administra de manera diferente el número y el tipo de enfermedades que se pueden incluir en el perfil de exámenes.

  • Nivel de bilirrubina. La bilirrubina es una sustancia de la sangre cuya cantidad puede incrementar en los bebés y causar que su piel se torne amarillenta (ictericia). Usualmente la ictericia es una condición que no es peligrosa, pero si su nivel se incrementa demasiado puede conllevar al daño cerebral. Un bebé con una tez amarillenta puede someterse a una prueba del nivel de bilirrubina, el cual se hace colocando un instrumento en la piel o mediante exámenes de sangre.

  • Examen de audición. La Academia Americana de Pediatría (The American Academy of Pediatrics o AAP) recomienda que todos los bebés tengan un examen de audición hecho antes de irse del hospital y la mayoría de los estados tienen programas universales de audición. Es importante diagnosticar deficits en los niveles de audición a una edad temprana para que puedan ser tratados tan pronto como sea posible. Los exámenes de audición toman aproximadamente de 5 a 10 minutos y no son dolorosos. Algunas veces, esto requiere poner unos pequeños instrumentos en los oídos, y otras veces, están hechos con electrodos.

Exámenes de radiología

  • Rayos X. Los rayos X pueden ayudar a los doctores a encontrar una variedad de condiciones, incluyendo huesos rotos e infecciones en los pulmones. Los rayos X no son dolorosos, pero típicamente requieren que el niño esté de pie, sentado o acostado sobre una camilla mientras que la máquina de rayos X toma una foto o placa del área que el doctor quiere examinar en detalle. A veces el niño(a) tiene que vestirse con una bata especial para proteger otras áreas de su cuerpo de la radiación.

  • Ultrasonido. Aunque esta prueba generalmente se asocia con el embarazo, los doctores solicitan ultrasonidos en una amplia variedad de casos. Por ejemplo, el ultrasonido puede detectar áreas de acumulación de líquido en el cuerpo, problemas en los riñones, o ver el cerebro de un bebé. El ultrasonido no es doloroso y usa ondas de sonido de alta frecuencia para poder tomas fotos de los órganos. Un tipo de loción gelatinosa se aplica sobre la piel seguida por un instrumento que se coloca sobre la piel y se mueve en su superficie. Las ondas de sonido que provienen del abdomen producen una imagen sobe la pantalla. Las imágenes que se ven sobre la mayoría de de los ultrasonidos son difíciles de descifrar para el ojo que no está entrenado, así que un doctor verá la imagen y la interpretará.

  • Tomografía computarizada (CAT scan or CT-scan). El escáner CAT es otro tipo de rayos X y típicamente se solicita para diagnosticar condiciones como la apendicitis, el sagrado interno o crecimientos anormales. Una prueba por escáner no duele, pero algunas veces puede atemorizar a los niños pequeños. El niño(a) deberá sentarse en una cama estrecha, la cual se desliza hasta el escáner. Este examen puede requerir el uso de un material de contraste (un tinte u otra sustancia) para aumentar la visibilidad de ciertos tejidos o vasos sanguíneos. El material de contraste puede ser administrado vía oral o por vía intravenosa.

  • Imagen por resonancia magnética (magnética resonance imaging o MRI). Los MRI utilizan ondas de radio y campos magnéticos para produce imágenes. Los MRIs generalmente toman un una imagen de los huesos, las articulaciones y del cerebro. Al niño(a) le piden que se siente en una pequeña camilla que se desliza al centro de la máquina de MRI. Mientras que los exámenes de MRIs no son dolorosos, pueden tener sonidos y ser duraderos, y pueden darle miedo a los niños. Muchas veces, los niños necesitan ser sedados para tomar un MRI. Los materiales de contraste se administran al cuerpo de forma intravenosa para tener una mejor imagen de ciertas estructuras.

  • Imagen del tracto intestinal superior (upper GI). Una imagen del tracto intestinal superior es un examen para el que se necesita tragar un material de contraste mientras que se toman rayos X de la parte superior del sistema digestivo. Esto permite al doctor ver si el niño(a) traga de forma adecuada. Los estudios del tracto intestinal superior GI permiten evaluar condiciones como dificultar al tragar o reflujo gastroesofágico (gastroesophageal reflux (GERD)). Este tipo de examen no es doloroso pero a algunos niños no les gusta tragar el material de contraste, y este algunas veces puede tener sabores para hacerlo más apetecible.

  • Cistouretrografía miccional—voiding cystourethrogram (VCUG). Una prueba CUGE incluye introducir un tinte en la vejiga de la persona y luego observar mediante continuos rayos X hacia donde se dirige la sustancia con tinte. Los doctores típicamente solicitan una prueba VCUG cuando se preocupan sobre el reflujo urinario, lo cual puede conllevar a problemas con los riñones. Un catéter es insertado a través de la uretra y luego en la vejiga lo cual puede ser incómodo y atemorizar a un niño(a), pero generalmente no es doloroso. La vejiga luego se llena de un material de contraste que es introducido con el catéter. Las imágenes pueden verse mientras la vejiga se llena y luego mientras el niño(a) esta orinando para observar hacia donde se dirigen el tinte y la orina.

Otras pruebas

  • El cultivo de la garganta (pantalla de estreptococo). Los doctores generalmente ordenan cultivos de garganta para hacer exámenes sobre los gérmenes que causan estreptococo o strep throat en inglés, los cuales son conocidos como Estreptococo del Grupo A. Los cultivos se realizan en la oficina del doctor y no son dolorosos, pero pueden ser incómodos durante algunos segundos. El doctor o el asistente médico frota con un bastoncito de algodón la parte de atrás de la garganta lo cual causa cosquillas en esta parte de la garganta y puede que ocasione arcadas, pero se termina en pocos segundos, sobre todo si su niño(a) se mantiene sentado y quieto.

  • Examen de heces. Las heces (o tus excrementos o pupu) pueden facilitar a los doctores información valiosa sobre lo que ocurre cuando un niño(a) tiene problemas en el intestino u otra parte del sistema gastrointestinal. El doctor puede que ordene exámenes de heces si tiene sospechas sobre condiciones como alergias, una infección, o problemas digestivos. Algunas veces estas muestras se recogen en la casa por los padres en un contenedor especial que el doctor facilita. El doctor también facilita instrucciones sobre cómo obtener las muestras más útiles para el análisis.

  • Análisis de orina. Los doctores generalmente ordenan análisis de orina, para asegurarse de que los riñones están funcionando apropiadamente o cuando ellos sospechan que una infección puede ocurrir en los riñones o en la vejiga. Esta prueba puede ser realizada en la consulta del doctor o en la casa y es fácil para los niños que han sido entrenados para ir al baño ya que pueden dar la muestra en un vasito de papel. En otros casos, la enfermera puede insertar un catéter (un tubo suave y estrecho) a través del canal urinario para obtener una muestra de orina. Mientras esto puede ser incomodo y temeroso para los niños, típicamente no es doloroso.

  • Punción lumbar o spinal tap. Durante una punción lumbar, una pequeña parte del fluido que rodea al cerebro y la espina dorsal, el fluido cerebroespinal, es extraído y examinado. En los niños(as), una punción lumbar generalmente se realiza para el diagnóstico de meningitis, una infección en las meninges (las membranas que recubren el cerebro y la espina dorsal). Otra de las razones para por las cuales se realiza la punción lumbar es para reducir la presión de ciertos tipos de dolores de cabeza, para diagnosticar otras enfermedades en el sistema nervioso central o para introducir medicamentos de quimioterapia en el flujo espinal. Esta prueba, la cual puede ser hecha como paciente interno o externo del hospital, puede ser incómoda pero no tiene por qué ser dolorosa. Dependiendo de la edad del paciente, su madurez y su tamaño, la prueba puede realizarse mientras el niño(a) está sedado.

  • Electroencefalograma (EEG). Los EEG generalmente son utlilizados para diagnosticar condiciones que afectan el funcionamiento del cerebro, como la epilepsia, las condiciones donde existen convulsiones, y daños en el cerebro. Las células del cerebro se comunican mediante impulsos nerviosos y un EEG mide y graba estos impulsos para detectar cualquier anomalía. El procedimiento no es doloroso pero a los niños generalmente no les gusta que les coloquen electrodos en la cabeza. Un técnico colocara varios electrolitos en lugares específicos de la cabeza, poniéndolos en su lugar con una goma pegajosa. El paciente debe permanecer inmóvil y recostado mientras se realice el EEG.

  • Electrocardiografía (EKG). Los EKGs miden la actividad eléctrica del corazón para ayudar a evaluar su función e identificar ciertos problemas, El EKG puede ayudar a determinar las pulsaciones y el ritmo cardiaco, el tamaño y la posición del corazón y ver si hay algún daño presente. Esta prueba también puede detectar ritmo cardiaco anormal, defectos congénitos del corazón y tejido del corazón que no esté recibiendo suficiente oxígeno. Esto no es un procedimiento doloroso, el niño(a) debe permanecer recostado y varios electrodos son ubicados en la piel con papeles pegajosos en el pecho, muñecas y talones. El paciente debe permanecer quieto y puede que deba contener su aliento brevemente mientras los ritmos cardiacos son medidos.

  • Electromiografia (EMG). Una electromiografia mide la respuesta de los músculos y los nervios a la actividad eléctrica. Generalmente es utilizado para determinar las condiciones de los músculos que pueden causar debilitamiento muscular, incluyendo la distrofia muscular y trastornos nerviosos. Una aguja con electrodos es insertada dentro del músculo (la inserción puede sentirse como una pinchadita) y la señal del músculo es transmitida a través de un electrodo y un cable a un receptor-amplificador, el cual a veces es conectado a un dispositivo que confirma una lectura. Los EMGs pueden ser incómodos y atemorizantes para los niños(as), pero generalmente no son dolorosos. Ocasionalmente los niños(as) son sedados durante esta prueba.

  • Biopsias. Las biopsias son muestras de tejidos del cuerpo que se toman para comprobar si hay enfermedades como el cáncer, inflamación, enfermedad celiaca o la presencia o ausencia de cierto tipo de células. Las biopsias pueden ser tomadas en casi todas las partes del cuerpo, incluyendo los nódulos linfáticos, la medula ósea o los riñones. Los doctores examinan el tejido que ha sido removido debajo de un microscopio y realizan un diagnostico. Los niños(as) generalmente son sedados durante una biopsia.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: enero de 2014

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.