Tratamiento de la diabetes tipo 2

Parents > Diabetes Center > En español > Tratamiento de la diabetes tipo 2
Tratamiento de la diabetes tipo 2

Read this in English

(Treating Type 2 Diabetes)

Una vez que a los niños o a los adolescentes se los diagnostica con diabetes tipo 2, el paso siguiente es crear un plan de control de la diabetes para que los niños sepan controlarla y puedan mantenerse activos y sanos.

Los planes de tratamiento para la diabetes tipo 2 se basan en las necesidades especiales de cada niño y en las sugerencias del equipo de atención de la diabetes.

Lo básico sobre el tratamiento de la diabetes tipo 2

Qué pasa en la diabetes?

El nivel de glucosa en sangre es la cantidad de glucosa que una persona tiene en la sangre. La glucosa es la fuente de energía principal de las células del cuerpo que llega a cada célula a través del torrente sanguíneo. La hormona insulina le permite a la glucosa entrar en las células. En la diabetes de tipo 2, el cuerpo no responde de manera normal a la insulina; por lo tanto, a la glucosa le resulta difícil entrar en las células. Esto hace que aumente el nivel de glucosa en la sangre.

La meta del tratamiento para los niños con diabetes es controlar la afección de una manera que minimice los síntomas, evite problemas de salud a corto y largo plazo y ayude a los niños a desarrollarse física, mental, social y emocionalmente de una manera normal. Para hacer esto, los padres y los niños deben tener como meta mantener el nivel de azúcar en sangre lo más cercano posible a lo normal.

También es importante tratar las afecciones relacionadas con la diabetes tipo 2, como la obesidad, la presión arterial elevada y los niveles anormales de lípidos en la sangre.

En general, los niños con diabetes tipo 2 necesitan hacer lo siguiente:

  • tener una alimentación saludable y equilibrada, y seguir un plan de comidas
  • hacer ejercicio regularmente
  • tomar los medicamentos en las dosis indicadas
  • controlar los niveles de azúcar en sangre regularmente

Una parte fundamental del tratamiento es ayudar a los niños con diabetes tipo 2 a adoptar hábitos saludables. Dado que la mayoría de los niños tienen sobrepeso al momento de ser diagnosticados, es importante inculcarles una alimentación sana y alentarlos a hacer actividad física para evitar el aumento de peso, o promover la pérdida de peso mientras nos aseguramos de que crecen y se desarrollan correctamente.

Comer sano y seguir un plan alimenticio

El aumento de peso ocurre cuando una persona come más calorías, o energía, de las que se gastan en la actividad física. El cuerpo almacena ese exceso de calorías como grasa. Con el correr del tiempo, el aumento de peso excesivo puede generar obesidad y enfermedades relacionadas con la obesidad, como por ejemplo la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas.

Los niños con diabetes tipo 2 que están tratando de bajar de peso, de todas maneras necesitan la energía necesaria para desarrollarse normalmente. Para obtener esta energía, necesitarán suficientes calorías para crecer sin acumular mucha grasa. La mejor manera de lograr esto es comer alimentos nutritivos y hacer ejercicio.

A muchos padres les preocupa la alimentación de los niños con diabetes tipo 2. La clave está en tener una dieta sana y equilibrada. Los niños con diabetes se benefician del mismo tipo de dieta que aquellos que no sufren diabetes: una dieta que incluya una variedad de alimentos nutritivos que ayuden al cuerpo a crecer y funcionar normalmente.

Los tres tipos principales de nutrientes que se encuentran en los alimentos son: los carbohidratos, las proteínas y las grasas que proporcionan energía en forma de calorías. Los alimentos que contienen carbohidratos provocan el mayor aumento en los niveles de azúcar en sangre. Los alimentos que contienen mayormente proteínas y/o grasas no afectan tanto los niveles de azúcar en sangre.

Nuestro cuerpo necesita una variedad de nutrientes, en distintas cantidades, para funcionar correctamente. Por lo tanto, cuando usted y el equipo de atención de la diabetes crean un plan alimenticio para mantener el nivel de azúcar en sangre de su hijo dentro de un nivel normal, éste contendrá una variedad de nutrientes.

Los planes de comidas suelen componerse de desayuno, almuerzo y cena, además de los refrigerios programados entre comidas. El plan no le negará a su hijo consumir ciertas comidas, pero lo guiará para que elija de un grupo de alimentos básicos que le permitirá lograr un equilibrio saludable.

Los planes alimenticios se basan en la edad del niño, el nivel de actividad, los horarios y sus gustos. Este plan debe ser lo suficientemente flexible para acomodar situaciones especiales como fiestas y vacaciones. El plan alimenticio debería hacer más fácil mantener el azúcar en sangre del niño dentro de niveles normales.

El plan alimenticio también puede recomendar limitar el consumo adicional de grasas y de calorías que no aportan ningún valor nutricional (comidas que contienen muchas calorías pero pocos nutrientes). Todas las personas deberían limitar el consumo de estos alimentos, ya que producen un aumento de peso y problemas de salud a largo plazo, como enfermedades cardíacas. Pero las personas que padecen diabetes ya corren el riesgo de sufrir estos problemas.

Controlar las porciones

El control de las porciones -inclusive de los alimentos sanos- es importante para los niños con diabetes tipo 2 dado que, por lo general, estos niños aumentan más de peso que los niños que no sufren de esta enfermedad. Al seguir el plan alimenticio de su hijo sea cauteloso con respecto a los alimentos que se venden especialmente para la gente con diabetes. Los alimentos sin azúcar o sin grasa no siempre son alimentos sin calorías o bajos en calorías.

Un dietólogo registrado puede ayudarlo a elegir comidas sanas y a cocinar alimentos sanos, a leer las etiquetas y a saber cuánta comida su hijo debe comer cada día. El dietólogo también puede ajustar los planes alimenticios dependiendo de cómo esté cumpliendo su hijo con las metas de control del peso. Si su equipo de cuidado de la diabetes no cuenta con un dietólogo, pídale a su médico que le recomiende uno.

Hacer ejercicio en forma regular

Hacer ejercicio es bueno para todas las personas; los adultos y los niños con o sin diabetes. Hacer ejercicio físico en forma regular es también una parte importante del tratamiento de la diabetes. Los niños y los adolescentes con sobrepeso y diabetes tipo 2 tienden a ser menos activos, de manera que el ejercicio es una parte muy importante del plan de tratamiento.

El ejercicio ayuda al cuerpo a mejorar su respuesta a la insulina, la cual ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre. También ayuda a que el cuerpo pueda quemar más calorías, lo cual suele reducir el exceso de grasa corporal. Y es más saludable para los niños en crecimiento, y que tienen sobrepeso, quemar calorías a través del ejercicio en vez de restringir mucho la cantidad de comida que ingieren.

La actividad física regular también puede reducir el riesgo a contraer otras enfermedades crónicas como el cáncer. Además de todos estos beneficios, el ejercicio físico puede ayudar a los niños con diabetes:

  • a mantener los lípidos en la sangre y la presión arterial bajo control
  • a mantener el corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos en buen estado
  • a sentirse más normal al hacer cosas que los niños sin diabetes pueden hacer

Los niños no tienen que ser verdaderos atletas para beneficiarse de la actividad física. Ciertas actividades como pasear al perro, ayudar en las tareas domésticas y jugar afuera con los amigos son excelentes; cualquier cosa que los haga mover con regularidad puede hacer mucho para ayudar a controlar la diabetes.

Evitar problemas durante el ejercicio físico

Para evitar problemas durante el ejercicio físico, los niños con diabetes tipo 2 deben hacer lo siguiente:

  • comer un bocadillo adicional antes de la actividad física
  • llevar consigo un bocadillo, agua y suministros cuando hacen ejercicio
  • controlar el nivel de azúcar en sangre antes, durante y después del ejercicio
  • asegurarse de que los entrenadores sepan que tienen diabetes y qué hacer si ocurre un problema

Asegúrese de que su hijo lleve una pulsera de identificación médica (que siempre deberá llevarse puesta, pero es más importante durante el ejercicio, los deportes y las clases de gimnasia).

El equipo de atención de la diabetes hará sugerencias con el fin de ayudar a su hijo a prepararse para hacer ejercicio o un deporte. También proporcionan indicaciones para ayudarlos a usted y a su hijo con cualquier problema relacionado con la diabetes que surja durante el ejercicio, como por ejemplo la hipoglicemia (poca azúcar en la sangre) o la hiperglicemia (mucha azúcar en la sangre).

Tomar los medicamentos en las dosis indicadas

A veces la combinación de una dieta y ejercicio es suficiente para controlar los niveles de azúcar en sangre de los niños con diabetes tipo 2. Otras veces, es necesario tomar píldoras para que la insulina funcione mejor. Estas píldoras no son un tipo de insulina.

A veces, las píldoras para la diabetes, aun cuando se las combine con una dieta y con ejercicio, no son suficientes para mantener el nivel de azúcar en sangre bajo control. Por lo tanto, el niño con diabetes tipo 2 debe recibir insulina. Los ácidos y los jugos gástricos del estómago y los intestinos descompondrían y destruirían la insulina, si ésta se administrara de forma oral. Por lo tanto no puede administrarse en una píldora. La única manera de introducir insulina en el cuerpo es mediante una inyección o una bomba de insulina.

La dosis y los horarios de administración de insulina son diferentes en cada persona. El tipo de insulina utilizada y el número de inyecciones diarias que un niño necesita dependerán del plan de control de la diabetes. Por lo general, los niños se inyectan una combinación de tipos de insulina para controlar el azúcar que circula en el torrente sanguíneo después de comer y entre las comidas. Además, no se puede cancelar el efecto de la insulina una vez que ha sido inyectada. De manera que la dosis de insulina debe ajustarse para controlar el aumento del azúcar en sangre que ocurre con las comidas y proporcionar las cantidades de insulina que el cuerpo necesita entre las comidas y durante la noche.

Comer a horarios regulares por lo general facilita esto. Si bien comer en un horario regular puede ser posible para los niños más pequeños, es probable que los niños mayores no puedan mantener horarios tan regulares como consecuencia de los horarios escolares, su vida social y los patrones de sueño. El equipo de cuidado de la diabetes lo puede ayudar a enfrentar los problemas que su hijo tenga con los horarios de las comidas y las inyecciones de insulina.

La buena noticia es que la diabetes tipo 2 mejora de manera significativa si se sigue una dieta equilibrada, si se hace ejercicio físico de manera regular y si se logran las metas de un peso saludable y un nivel de azúcar en sangre normal. En algunos niños, hasta se puede eliminar la necesidad de medicación, si se sigue el plan de tratamiento para la diabetes tipo 2.

Control de los niveles de azúcar en sangre

El tratamiento de la diabetes tipo 2 también significa controlar los niveles de azúcar en sangre con regularidad y responder a los resultados. El control de los niveles de azúcar en sangre ayuda a los niños con diabetes a sentirse mejor, a crecer y desarrollarse normalmente y a reducir las complicaciones relacionadas con la diabetes en el futuro.

El plan de tratamiento de la diabetes recomendará cuántas veces al día tendrá que controlar los niveles de azúcar en sangre. Esta es la única manera de monitorear la efectividad del control diario del azúcar en la sangre.

El equipo de atención de la diabetes también le dirá qué nivel de azúcar en sangre su hijo debe tener. En general, los niños con diabetes tipo 2 deben controlar su nivel de azúcar en sangre con un medidor de glucosa en sangre por lo menos dos veces al día, pero es posible que tenga que hacer más controles si el niño está inyectándose insulina, si acaba de ser diagnosticado, o tiene problemas controlando el nivel de azúcar en sangre.

Un medidor de glucosa en sangre mide el nivel de azúcar que hay en la sangre en el momento que se hace el análisis. Existe otra prueba de control de azúcar en sangre, la prueba hemoglobina glucosilada (hemoglobina A1c o HbA1c), la cual indica qué niveles de azúcar en sangre se ha tenido en los últimos meses.

Conclusión

En ocasiones, el tratamiento y el manejo de la diabetes puede parecer una tarea abrumadora. Pero el equipo que está tratando tu diabetes está para ayudar. Para que pueda consultar el plan de manejo de la diabetes de su hijo cada vez que lo necesite, éste debe ser fácil de entender, detallado y estar escrito. Además usted debe tener los nombres y los números de teléfono de los miembros del equipo de cuidado de la diabetes de su hijo en caso de emergencia o en el caso que tenga preguntas sobre cómo cuidar de la diabetes de su hijo.

Además de los tratamientos de diabetes estándar, también habrá escuchado hablar de tratamientos alternativos y complementarios, como los medicamentos en base a hierbas, y los suplementos de vitaminas y minerales. Si bien los estudios de investigación continúan para determinar cuáles son los beneficios, todavía no se ha podido probar su efectividad. Además de poder no ser efectivos, pueden ser hasta peligrosos para los niños y los adolescentes con diabetes tipo 2, especialmente si se utilizan para reemplazar los tratamientos recomendados clínicamente. Hable con el equipo de atención de la diabetes de su hijo si tiene preguntas.

Todos los días, los investigadores en todo el mundo llevan a cabo estudios de investigación para lograr encontrar una cura para la diabetes. Se han logrado avances en el tratamiento que hace que éste sea más fácil y más efectivo. Es posible que la insulina esté disponible en píldoras, parches o spray pronto, y los científicos continúan mejorando los resultados de los trasplantes de páncreas o islotes pancreáticos También se están probando versiones de páncreas artificiales -un dispositivo que detecta el nivel de azúcar en la sangre y genera insulina.

Estos nuevos descubrimientos son extraordinarios, pero todavía necesitan probarse de manera extensa -especialmente para el uso en niños- antes de que estén disponibles.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revision: julio de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.