La enfermedad de Lyme

Kids > Para niños > Las enfermedades > La enfermedad de Lyme
La enfermedad de Lyme

Read this in English(Lyme Disease)

En primavera y verano, es posible que oigas hablar sobre algo conocido como la enfermedad de Lyme. No tiene nada que ver con las limas, pero tiene bastante que ver con las garrapatas, esos bichitos, pequeños y asquerosos, a quienes les encanta beber sangre humana. ¡Qué asco!, ¿verdad?

Cuna natal de la enfermedad de Lyme

Los culpables de la enfermedad de Lyme son algunos de esos pequeños vampiros que son portadores de una bacteria denominada espiroqueta. Si esta bacteria se introduce en el cuerpo de una persona, puede provocarle una infección por la enfermedad de Lyme.

La mejor forma de prevenir la enfermedad de Lyme consiste en prevenir las picaduras de garrapata. Averigüemos más cosas sobre esta enfermedad y sobre cómo mantenernos alejados de las garrapatas que la pueden desencadenar.

Las garrapatas te quieren chupar la sangre

Las garrapatas se alimentan de ratones, perros, ciervos, caballos y a veces de seres humanos. Tienen ocho patas pero son tan diminutas que abultan como una mota de polvo o la cabeza de un alfiler. Lo más probable es que te hayas topado con ellas en áreas cubiertas de hierba y/o boscosas. En primavera y verano, es mucho más probable que lleves una mayor cantidad de piel expuesta al aire libre (como cuando vas con pantalón corto y camiseta de manga corta), por eso resulta mucho más fácil que las garrapatas se te adhieran a la piel.

Cuando a una persona le pica una garrapata, no siente nada en absoluto y tampoco se enterará de que esa garrapata se alimentará de su sangre mientras siga adherida a su piel. Si te pica una garrapata infectada, te podría trasmitir espiroquetas. De todos modos, si la garrapata permanece adherida a tu piel durante cierto tiempo (más de uno o dos días), habrá escasas probabilidades de que contraigas la enfermedad de Lyme.

Sintiendo los síntomas de la enfermedad

Tu médico es la persona que podrá saber con seguridad si padeces o no la enfermedad de Lyme; de todos modos, esta enfermedad se caracteriza por dos síntomas habituales:

  1. tener molestias por todo el cuerpo y cansancio general, como si tuvieras la gripe
  2. desarrollar una erupción roja y circular (que suele tener el aspecto de un ojo de buey)

La erupción puede ser de gran tamaño, midiendo entre medio centímetro y treinta centímetros (de un cuarto de pulgada a diez pulgadas). Se trata de una erupción que se extiende con el paso del tiempo y que recibe el nombre de eritema migrans. Más adelante, la erupción puede aparecer en otra parte del cuerpo alejada de la picadura inicial.

Si alguno de tus padres cree que podrías padecer una enfermedad de Lyme, es muy importante que vayas al médico lo antes posible. Si una persona espera demasiado o no se da cuenta de que le ha picado una garrapata, se puede sentir incluso peor. En algunos casos, los músculos de la cara de la persona afectada dejan de funcionar correctamente, lo que significa que puede no ser capaz de sonreír o de cerrar el ojo en un lado de la cara. Esto recibe el nombre de parálisis de Bell, o parálisis del nervio facial. Hay personas que desarrollan hinchazón (inflamación) o dolor en las rodillas o en otras articulaciones pocos meses después de recibir la picadura.

Hay personas que no presentan ningún síntoma a pesar de padecer la enfermedad de Lyme.

Médico, médico, ¿qué me pasa?

Es posible que el mero hecho de que presentes una erupción con aspecto de ojo de buey baste para que tu médico sepa que padeces la enfermedad de Lyme. O tal vez tu médico necesite hacerte un análisis de sangre para saberlo.

Si padeces la enfermedad de Lyme, el médico te recetará un antibiótico, un medicamento que mata las espiroquetas. Probablemente ya habrás tomado antibióticos en otra ocasión, como cuando tuviste una infección de oído. Tendrás que tomar el antibiótico cada día, exactamente cómo te lo indique tu médico. Si no lo tomas o interrumpes el tratamiento, no podrás aniquilar todas las bacterias que te habrá trasmitido la garrapata.

Dónde abundan las garrapatas

Hay gente que vive en áreas donde abunda la enfermedad de Lyme. ¿Por qué? Porque en esas zonas también abundan las garrapatas que la trasmiten. En EE.UU., la mayoría de las garrapatas infectadas viven en la costa nororiental (desde Maine hasta Washington, D.C.), en el Pacífico noroccidental (estados que incluyen Washington, Idaho y Oregón), y en la zona septentrional de la región central superior (estados como Minnesota y Wisconsin).

Para impresionar a tu familia y amigos, coméntales que éstas son áreas endémicas, donde viven muchas de las garrapatas infectadas.

Prevenir las picaduras de garrapata

No tienes pensado cambiar de residencia. Por lo tanto, ¿qué puedes hacer si vives entre garrapatas que pueden trasmitir la enfermedad de Lyme? Puedes seguir los pasos necesarios para impedir que te piquen las garrapatas. He aquí cómo hacerlo.

Las garrapatas abundan en las áreas verdes y boscosas, de modo que cúbrete el cuerpo cuando juegues en este tipo de áreas. Si vas a caminar por el monte, lleva camisa de manga larga y pantalones largos, calcetines que te lleguen hasta la rodilla y un gorro que te cubra la cabeza. Si hace mucho calor, es probable que no quierras llevar tanta ropa. Pide a tus padres que te ayuden a elegir una ropa ligera y fresca que te permita cubrirte bien el cuerpo.

Los meses de junio y julio son los peores para las garrapatas. Pero deberás tener presente que también te puede picar una entre abril y octubre (e incluso durante otros meses si vives o te desplazas a la costa occidental de EE.UU).

A pesar de que sigas todas las reglas anteriores, te puede picar una garrapata. En tal caso, ¡habrá llegado el momento de inspeccionar tu cuerpo en busca de garrapatas! Esa inspección consistirá en que tu padre o tu madre te observarán detenidamente el cuerpo en busca de picaduras de garrapata. Si has estado jugando en el campo o el bosque, este es un buen paso a seguir antes de bañarte o ducharte.

También puedes inspeccionar tú mismo tu propio cuerpo pero, en tal caso, no te podrás observar todas las partes. Por ejemplo, ¡prueba a observarte la parte posterior del mulso! Tu madre o tu padre deberán asegurarse de inspeccionarte las axilas, los brazos, el ombligo y detrás de las orejas y de las rodillas. Asimismo, ¡pide a uno de tus padres que te inspeccione también la cabeza!

Si llevas una garrapata adherida a la piel, tu madre o tu padre te la pueden arrancar utilizando unas pinzas. Las pinzas son unos utensilios metálicos provistos de dos extremos que se suelen usar para arrancarse cejas o extraerse pinchos de la piel. La mejor forma de hacerlo es agarrar la cabeza de la garrapata entre ambos extremos y tirar de ella con un movimiento firme y lento. Intenta tener paciencia mientras tu madre o tu padre te arrancan la garrapata. ¡Mejor que salga de tu cuerpo y que no siga pegada a él!

Es recomendable manipular la garrapata utilizando un pañuelo de papel para impedir que se diseminen las bacterias. Tus padres la pueden introducir en un frasco lleno de alcohol para matarla y conservarla a fin de analizarla para saber si puede o no trasmitir la enfermedad de Lyme. ¡Una garrapata menos para picar a la gente! ¡Adiós, garrapata!

Revisado por: Stephen C. Eppes, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com