Diabetes tipo 2: ¿Cuál es el tratamiento?

Kids > Para niños > Las enfermedades > Diabetes tipo 2: ¿Cuál es el tratamiento?
Diabetes tipo 2: ¿Cuál es el tratamiento?

Read this in English

(Type 2 Diabetes: How Is It Treated?)

Éstos son tres pasos importantes que los niños que padecen diabetes tipo 2 deben seguir para mantenerse sanos:

  • lograr un peso saludable (mediante una dieta sana y la práctica de ejercicio)
  • tomar medicamentos si el médico cree que es necesario
  • medir los niveles de azúcar en sangre con frecuencia

Qué pasa en la diabetes?

Quizá les resulte algo confuso seguir estos tres pasos porque hay varias cosas que deben recordar. ¿Qué recursos resultan útiles para retener toda esta información? Contar con un plan por escrito. Los niños (y los adultos) que padecen diabetes tienen su propio plan de tratamiento.

Este plan les servirá tanto a ti como a tus padres para saber qué debes hacer si quieres mantenerte sano y activo, crecer normalmente y sentirte bien. Trabajarás junto a tus padres y los miembros del equipo de profesionales que está tratando tu diabetes para diseñar un plan de tratamiento que se ajuste a tus necesidades. Si sigues el plan de tratamiento, te mantendrás sano y podrás evitar problemas de salud posteriores.

El objetivo primordial del plan es lograr que los niveles de azúcar en sangre (los niveles de glucosa en sangre) no aumenten ni disminuyan demasiado. El cuerpo obtiene glucosa -un azúcar- de los alimentos que consumimos. A través del torrente sanguíneo, la glucosa llega a todas las células del cuerpo. Al igual que las pilas en un teléfono celular, la glucosa aporta la energía que las células necesitan para funcionar. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa ingrese en las células.

En los niños que padecen diabetes tipo 2, la insulina no cumple su función como debería, por lo que la glucosa tiene menos posibilidades de ingresar en las células. Se queda rondando por ahí y se acumula en la sangre. De este modo, aumenta el nivel de glucosa en sangre. Y cuando los niveles de azúcar en sangre aumentan demasiado, una persona puede sentirse mal y tener problemas de salud. Nadie quiere que eso le suceda. Entonces, veamos cuáles son los tres pasos que ayudarán a que un niño que padece diabetes tipo 2 se sienta bien.

Lograr un peso saludable

Muchos niños que padecen diabetes tipo 2 pesan más de lo que deberían. ¿Cómo se puede lograr un peso saludable? El primer paso consiste en hablar con tu médico. El médico podrá recomendarte una dieta sana y un plan de ejercicios (o de juegos) para que incorpores en tu rutina diaria. Si sigues estos pasos, y mejoras tu peso, podrás lograr que tus niveles de azúcar en sangre se encuentren dentro de parámetros saludables. Si alcanzas este logro, quizá tu médico decida que no debes tomar medicamentos para la diabetes nunca más.

Tener una alimentación saludable

Para poder seguir una dieta saludable, tu médico tal vez te sugiera que tengas cuidado con las dos C: carbohidratos y calorías. No debes incorporar demasiado de ninguna de estas dos C. Los alimentos que contienen muchos carbohidratos, como las pastas y los dulces, aumentarán tus niveles de azúcar en sangre. Esto hará que te resulte más difícil mantener la diabetes bajo control. Como probablemente sepas, las calorías son unidades de energía contenidas en cada alimento. Si consumes demasiadas calorías y no quemas la energía extra, tu cuerpo las almacenará en forma de grasas. El exceso de grasa almacenada puede generar sobrepeso.

Un plan de comidas para la diabetes puede ayudarte a aprender cómo alimentarte de manera balanceada y saludable. Es un plan escrito y diseñado especialmente para ti. Un plan de comidas te ayudará a saber qué tipo de alimentos debes consumir en el desayuno, el almuerzo y la cena, y qué refrigerios puedes comer. El plan también te ayudará a comer las porciones adecuadas para que logres un peso saludable y puedas mantener bajo control los niveles de azúcar en sangre.

Mantenerse activo

Tal vez a algunos niños no les guste hacer ejercicio, pero no todos los ejercicios son iguales. ¿Sabías que el juego activo -como jugar a la mancha o en el patio del recreo- se considera una forma de ejercicio físico? Lo es. En realidad, cualquier tipo de juego que implique movimiento es una forma de ejercicio físico. Incluso, ayudar a tu mamá o tu papá con las tareas de la casa. ¿Sacar las bolsas del supermercado del auto para llevarlas a la cocina? Eso también es ejercicio.

El ejercicio no sólo ayuda a los niños a mantenerse en un peso saludable, sino que también puede disminuir los niveles de azúcar en sangre y hacer que te sientas mejor. Debido a que el ejercicio puede modificar los niveles de azúcar en sangre, tal vez te inquiete sentirte mal cuando estás en actividad. El equipo de profesionales que está tratando tu diabetes puede aconsejarte qué hacer si te sientes mal mientras estás practicando algún ejercicio. El hecho de saber qué hacer antes de que te ocurra puede ayudarte a manejar mejor la situación y a que empieces a sentirte bien casi enseguida.

No debes preocuparte si no entiendes todo lo referido a la dieta y al ejercicio. Habrá muchos adultos que podrán ayudarte: tu médico, los miembros del equipo que está tratando tu diabetes, y tu familia. Sólo debes preguntarles todo lo que quieras saber.

Tomar medicamentos

Existen varios tipos de medicamentos para los adultos que padecen diabetes tipo 2. Estos medicamentos ayudan a que el cuerpo produzca o utilice mejor la insulina. Sin embargo, en ocasiones, las pastillas no son suficientes para mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control.

Los niños que padecen diabetes tipo 2 quizá deban inyectarse insulina. A nadie le gustan las inyecciones, pero es bueno saber que los niños con diabetes tipo 2 que llevan una dieta saludable, se mantienen activos y logran un peso adecuado podrán conseguir que los niveles de azúcar en sangre vuelvan a los parámetros normales. Si logran estos objetivos, tal vez no necesiten tomar ninguna medicación.

Control de los niveles de azúcar en sangre

El chequeo de los niveles de azúcar en sangre es una especie de autoexamen. ¿Cómo está funcionando el plan de tratamiento? Tus niveles de azúcar en sangre pueden darte una pista. El chequeo de los niveles de azúcar en sangre es la única manera que tienes de saber cómo estás controlando la diabetes día a día. Tu médico también te indicará un análisis especial de sangre dos veces al año para saber si el plan de tratamiento logró controlar los niveles de azúcar en sangre a lo largo de los últimos meses.

El equipo de profesionales que está tratando tu diabetes les hará saber tanto a ti como a tus padres cuáles deben ser los niveles de azúcar en sangre y cuándo realizarte los chequeos. Los niños que padecen diabetes tipo 2 suelen chequear los niveles de azúcar en sangre con un medidor de glucosa en sangre por lo menos dos veces al día. Tal vez tengas que realizar los chequeos con mayor frecuencia si estás recibiendo insulina, si acaban de diagnosticarte que padeces diabetes tipo 2 o si te está resultando difícil mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control.

¿Te parece que es mucho lo que debes recordar? Lo es. Sin embargo, recuerda que tu plan de tratamiento te irá guiando y que muchos adultos te ayudarán a ponerlo en práctica.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: julio de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com