El primer día de vida

El primer día de vida

(The First Day of Life)

Usted ha estado esperando este día durante meses: finalmente va a conocer a su bebé. Pero como muchos padres primerizos, es posible que no tenga una idea clara de cómo será ese encuentro.

¿Se pregunta qué aspecto tendrá su bebé y qué hará él o ella después de llegar? Continúe leyendo.

Cómo se ve su recién nacido

Aunque usted haya visualizado un bebé robusto y sano, la realidad podría no corresponder con esa imagen. Muchos recién nacidos son criaturas diminutas y mojadas cuando acaban de nacer. A menudo sus cabezas son ligeramente puntiagudas como resultado del paso a través del canal de parto. Esto es sólo temporal: la cabeza tomará un aspecto redondeado en los siguientes días. Podría sorprenderle que la cabeza de un recién nacido sea tan grande en comparación con el resto del cuerpo.

También es posible que su bebé se vea comprimido, ya que sus piernas y brazos se han mantenido doblados a la altura de las rodillas y de los codos mientras estaba en el útero. Después de meses de crecer en un espacio tan estrecho, esto es perfectamente normal. Las extremidades se enderezarán conforme su bebé crezca.

Observe los diminutos dedos de las manos y de los pies de su bebé. Observará las uñas delgadas como el papel; y a veces largas.

La piel de su bebé puede tener uno de varios aspectos posibles; al principio se ve un tanto roja, rosa o púrpura. Algunos bebés nacen con una capa blanca denominada vérnix caseosa, que protege a su piel de la exposición constante al líquido amniótico en el útero. Esta capa se elimina con el primer baño del bebé. Otros bebés nacen muy arrugados. Y algunos, especialmente los bebés prematuros, tienen un aspecto suave y con pelo debido al lanugo, un pelo fino que se desarrolla mientras están en el útero. El lanugo generalmente se cae después de una o dos semanas.

Los sarpullidos y las manchas blancas diminutas son también comunes en los recién nacidos. Éstos generalmente desaparecen en los primeros días o semanas después del nacimiento del bebé. El médico examinará a su bebé en las primeras 12 a 24 horas después de su nacimiento, y se asegurará de que los sarpullidos o manchas, si los hay, sean normales.

Recuerde, el aspecto de su bebé cambiará dramáticamente en las siguientes semanas conforme él o ella crezca. Las extremidades se extenderán, el tono de piel probablemente cambie y las manchas desaparecerán.

Pruebas para los recién nacidos

Inmediatamente después de nacer, se evaluará a su bebé mediante una calificación de Apgar para determinar su estado de salud. En esta prueba rutinaria se miden la capacidad de respuesta del bebé y sus signos vitales. Se verifican cinco factores: ritmo cardíaco, respiración, color, actividad y tono muscular, y respuesta refleja con muecas.

Se asigna al bebé una calificación de 0 a 2 en cada categoría, y los cinco resultados numéricos se suman. Este total se denomina calificación de Apgar. La evaluación se realiza a 1 minuto de vida y 5 minutos después. Esta prueba fácil y rápida se aplica principalmente para ver si el bebé necesita ayuda para respirar. Una calificación de 7 a 10 generalmente se considera normal, y si su bebé recibe esta calificación, normalmente no es necesario realizar acciones especiales en ese momento. Una calificación menor significa que es posible que inicialmente sea necesario tomar algunas medidas adicionales, como proporcionar oxígeno al bebé.

Su recién nacido se someterá a algunos otros procedimientos rápidos, que pueden incluir:

  • limpiar los conductos nasales con un aspirador nasal
  • medición del peso, la circunferencia de la cabeza y la longitud
  • aplicación de ungüento o gotas en los ojos para prevenir infecciones

El personal médico secará a su bebé y lo envolverá con una manta. Todo esto sucede muy rápidamente, y antes de que usted se dé cuenta, su bebé estará en sus brazos para un tiempo de vinculación muy especial. Después de un primer intento de amamantarlo, es momento de unos cuantos procedimientos más, generalmente después de 10 a 30 minutos.

Mientras la madre descansa en la sala de parto o de recuperación, el bebé es llevado a la sala de recién nacidos para recibir un baño minucioso. Generalmente, se permite al padre acompañarlo. Se le aplicará a su bebé una inyección de vitamina K, para ayudar a la sangre a coagular adecuadamente. También es posible que su bebé reciba una dosis de vacuna contra la hepatitis B, con su consentimiento.

Otras pruebas variarán entre un hospital y otro. Es posible que se realice un análisis de sangre a su recién nacido para verificar los niveles de azúcar en la sangre. Si el nivel es demasiado bajo o se descubre algún otro problema, el bebé podría requerir atención médica inmediata.

Además, se realizará un análisis sanguíneo de rastreo a su bebé antes de que salga del hospital, para detectar fenilcetonuria (PKU), hipotiroidismo congénito y otras enfermedades que se deben diagnosticar pronto en la infancia para asegurar un tratamiento exitoso. Se recomienda realizar una prueba de audición a todos los bebés antes de que salgan del hospital, para poder detectar posibles problemas lo antes posible.

Con un parto vaginal, la estancia promedio del recién nacido es de alrededor de 48 horas. Con un parto por cesárea, es de aproximadamente 96 horas.

Lo que hace su bebé el primer día

Muchos padres se sorprenden al ver lo alerta que está un recién nacido. Inmediatamente después de nacer, los ojos de un recién nacido están bastante abiertos, y los bebés pasan mucho tiempo estudiando caras, especialmente las de sus padres. Es posible que su bebé se dé vuelta o reaccione al sonido de sus voces. Su bebé está utilizando todos los sentidos, incluídos el olfato y el tacto, para identificarla aún más y unirse a usted.

Su recién nacido llorará, dormirá y a veces la mirará directamente a los ojos. Aunque su visión es borrosa, su bebé ve mejor las cosas (como su cara) que están a una distancia de alrededor de 20 a 38 cm. Su bebé sujetará su dedo si lo coloca en la palma de su mano. Y por supuesto, su bebé deseará comer.

Después de estar muy despiertos inicialmente, la mayoría de los recién nacidos están somnolientos durante aproximadamente las siguientes 24 horas. Es importante despertarlos para alimentarlos cada 2 a 3 horas para que se acostumbren al proceso y comiencen a recibir alimento. Si una madre está amamantando, ésta es también la mejor manera de provocar que suba la leche.

Amamantar o alimentar con biberón

Si una madre ha decidido amamantar, puede comenzar tan pronto como su recién nacido es colocado en sus brazos. Aunque probablemente su leche no suba completamente durante otro día o dos, especialmente en el caso de las madres primerizas, el bebé recibe nutrición de su calostro, un precursor de la verdadera leche materna. En el caso de algunas mujeres, del calostro es poco espeso y aguado; para otras, es espeso y amarillento. Mientras su bebé succiona su pecho, esta acción desencadena hormonas que le indican a su cuerpo que es el momento de producir leche. Estas primeras comidas son excelentes ensayos tanto para la madre como para el bebé.

A algunos bebés (especialmente los bebés prematuros y los más pequeños) les cuesta trabajo agarrarse o lograr la succión suficiente para alimentarse de su pecho. Una enfermera, una asesora de amamantamiento o una consultora de lactancia pueden ayudarle a usted y a su bebé a superar cualquier obstáculo. Incluso si el amamantamiento va bien desde el principio, es útil aprender lo más posible de una especialista en lactancia.

Inicialmente, probablemente amamantará a su bebé alrededor de cada 2 a 3 horas durante las 24 horas. Si va a alimentar a su bebé con biberón, generalmente puede comenzar en las primeras horas de vida.

Sus sentimientos

Tener un bebé es una experiencia de enorme importancia, que cambia la vida. No se sorprenda si descubre que está sintiendo una amplia gama de sentimientos. Es posible que experimente todo, desde euforia a preocupación a ansiedad a dicha incontenible. Y sus sentimientos pueden cambiar de manera repentina e impredecible. Además, la madre acaba de pasar por mucho esfuerzo físico. Muy probablemente esté exhausta, y ambos padres podrían comenzar a sentir los efectos de la falta de sueño.

Cada padre y madre reaccionan de manera diferente. Algunas madres "olvidan" las dificultades del parto en cuanto ven por primera vez a sus recién nacidos. Algunas sienten niveles altos de energía impulsadas por la emoción de finalmente tener al bebé. Y otras se sienten tristes y pueden experimentar melancolía o una depresión posparto más seria.

Un médico, enfermero o asesor puede ayudar a los padres a comprender sus emociones después de la llegada del bebé.

Amigos y familiares

Aunque usted desea compartir sus buenas noticias con el mundo, una buena regla básica es mantener el primer día simple. Haga llamadas a sus amigos cercanos y familiares, y pídales que les comuniquen las noticias a otros amigos y parientes. Tener una red de personas que llaman le dará libertad para pasar más tiempo con su recién nacido.

Está bien que sus seres queridos conozcan al bebé el primer día. Los abuelos y los hermanos pueden conocer al miembro más nuevo de la familia y comenzar a crear un vínculo de inmediato. Pero evite un desfile de visitantes entrando y saliendo del cuarto, para que el primer día del bebé sea tranquilo y sencillo. Los padres y el bebé necesitan mucho descanso y tiempo tranquilo para crear lazos.

También es recomendable limitar a los visitantes en las primeras semanas, debido a la posibilidad de exponer al bebé a alguna infección. Siempre que tenga visitas, asegúrese de que no estén enfermos y pida a todos que se laven las manos antes de tocar al bebé.

Si hay algún problema

Si su bebé nace con algún problema o prematuramente, éste puede ser un momento difícil. El equipo médico del hospital está capacitado para ofrecerle recomendaciones profesionales y hablar sobre sus opciones. Si no siente deseos de hablar con un médico todavía, no tema pedirle a su pareja o a otro familiar cercano que lo hagan. El personal médico será sensible a sus necesidades.

Para muchos padres, hablar con un consejero o clérigo proporciona cierto consuelo. Hay muchos grupos de apoyo disponibles para brindarle el respaldo emocional que necesitará. No dude en pedir ayuda.

Cuando su bebé nazca, usted entrará en una fase completamente nueva de su vida. Tómese el tiempo durante los primeros días de la vida de su bebé para disfrutar este nuevo comienzo.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com