El bronceado

El bronceado

Read this in English

(Tanning)

¿Quieres eliminar el color pálido de tu piel a favor de un broceado salvaje? Únete al grupo. Especialmente cuando se acerca el verano, las personas comienzan a considerar la mejor manera para obtener el brillo que da un bronceado en el sol— escogiendo lociones de autobronceador, cabinas de bronceado, unos momentos ante el sol o una combinación de todos estos.

Para muchas personas, el verano significa pasar un rato en la piscina o en la playa, absorbiendo los rayos y tostándose al sol para obtener el perfecto bronceado dorado. De hecho, la mayoría de los americanos, incluyendo un 80 por ciento de las personas menores de 25 años piensan que se ven mejor bronceadas.

Pero antes de que cojas tu traje de baño y vayas directo a la piscina — o a una cabina de bronceado— permanece unos minutos viendo algunos datos sobre la piel y la exposición al sol. Estos datos pueden ayudarte a obtener la imagen que deseas sin perjudicar tu piel.

Cómo ocurre el bronceado

Los rayos del sol están divididos en dos tipos de radiación ultravioleta: UVA y UVB. La radiación UVB quema la capa superior de la piel (la epidermis), causando las quemaduras de sol.

La radiación UVA es lo que hace que las personas se bronceen. Los rayos UVA penetran las capas inferiores de la piel, donde estimulan a células llamadas melanocitos para que produzcan melanina. La melanina es la pigmentación marrón que ocasiona el bronceado y es la forma mediante la cual el cuerpo protege a la piel de quemaduras. Las personas con una tez oscura se broncean más intensamente que las personas con la piel más clara ya que sus melanocitos producen más melanina. Pero solamente porque una persona no se queme con el sol, esto no significa que él o ella estén protegidos del cáncer de piel y otros problemas.

El lado negativo del bronceado

Los rayos UVA hacen que te broncees, pero también pueden causar graves daños. Esto se debe que los rayos UVA penetran en la piel más profundamente que los rayos UVB. Los rayos UVA pueden atravesar la capa protectora, epidermis, y llegar a la dermis, donde se encuentran los vasos sanguíneos y los nervios. Debido a esto, los rayos UVA pueden dañar al sistema inmunológico de una persona, dificultando que puedan luchar contra las enfermedades y ocasionando enfermedades como el melanoma, el tipo de cáncer de piel más severo (y mortal).

El melanoma puede causar la muerte. Si no se diagnostica y se trata, puede esparcirse de la piel del cuerpo a otros órganos.

El cáncer de piel es epidémico en los Estados Unidos, con más de un millón de nuevos casos diagnosticados anualmente. Aunque el número de nuevos casos de otro tipo de cáncer de piel está disminuyendo o igualándose, el número de nuevos casos de melanoma está creciendo. En el pasado, el melanoma afectaba en su mayoría a las personas de alrededor de cincuenta años o mayores, pero hoy en día los dermatólogos tienen pacientes de veinte anos e incluso adolescentes mayores con este tipo de cáncer. Los expertos creen que esto se debe en parte a un incremento del uso de las camas de bronceado o lámparas solares, los cuales tienen un alto contenido de rayos UVA.

Los doctores también opinan que los rayos UVB juegan un rol en el desarrollo del melanoma. Esto es debido a que una quemadura de sol o una exposición al sol intensa pueden incrementar los chances de que una persona desarrolle este cáncer mortal.

La exposición a los rayos UVB también incrementa la probabilidad de padecer otros dos tipos de cáncer de piel: el carcinoma basocelular y el cáncer de piel de células escamosas.

El tratamiento principal contra el cáncer de piel es la escisión — extirpar los tumores. Debido a que muchos cánceres de células escamosas se encuentran en la rostro y en el cuello, la cirugía para extirparlos puede ocasionar cicatrices. Las cicatrices causadas tras extirpar melanomas pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo y generalmente suelen ser grandes.

El cáncer no es el único problema asociado con la exposición a los rayos UV. El daño que causa a la dermis el exponerse a los rayos UVA es el factor principal en el envejecimiento prematuro de la piel. Para tener una idea de cómo los rayos solares afectan a la piel, observa la piel de tus padres y compárala con la tuya. ¡Gran parte de la diferencia se deberá a la exposición al sol y no a la edad! Los rayos UV también pueden causar un problema de la vista que asociamos con las personas mayores: cataratas.

Manejo inteligente del sol

Mantenerse alejado de la exposición al sol es la única respuesta lógica ¿Pero quién quiere vivir como un ermitaño? La clave es disfrutar del sol con sentido común, encontrando un balance entre la protección solar y las actividades veraniegas como el volleyball en la playa y la natación.

Los protectores o bloqueadores solares que crean una barrera o cambia el efecto contra los rayos dañinos del sol, son una de tus mejores defensas para combatir los daños ocasionados por el sol debido a que te protegen sin interferir con tu comodidad y tu nivel de actividades.

El índice de protección solar SPF en una loción indica el nivel de la protección de UVB que otorga. Los protectores solares con un índice superior de SPF confieren una mayor defensa en contra de los dañinos rayos UV.
A continuación compartimos algunos consejos para disfrutar las actividades al aire libre protegiendo a tu piel y a tus ojos del daño solar.

  • Aplica sobre tu piel protección solar con un índice de SPF 15 cada día, incluso en los días nublados o cuando no planees permanecer mucho tiempo al aire libre. Utilizar protección solar diariamente es esencial porque un 80 por ciento de la exposición al sol es incidental — cuando caminas a tu mascota o cuando vas a al almorzar al aire libre. Si no quieres aplicar una loción solar directamente, intenta una crema hidratante con protección solar incluida y asegúrate de aplicar la cantidad suficiente.

  • Utiliza una loción de protección solar de amplio espectro que bloquee ambos, los rayos UVA y UVB. Idealmente debería ser hipoalergénica y no generar comedones para que no ocasione alergias u obstruya tus poros ocasionando acné.

  • Aplica tu loción solar frecuentemente y en una capa gruesa. Si no estás seguro(a) sobre si has puesto la cantidad suficiente, cambia a otra con un índice superior de SPF. Independientemente del SPF, recuerda siempre aplicarla de nuevo después de un par de horas. La mayor parte de los protectores solares de amplio espectro son más efectivos al bloquear los rayos UVB que los rayos UVA. Esto significa que aunque no te quemas con el sol, los rayos UVA podrían continuar ejerciendo un daño sobre tu piel.

  • Vuelve a aplicar tu loción solar cada 1.5 a 2 horas y ademas cada vez después de nadar o sudar. Cuando estés expuesto(a) directamente al sol, utiliza una protección solar con un índice superior como SPF 30. Cuando practiques deporte, utiliza una loción solar que sea a prueba de agua y de sudor, pero vuelve a aplicar tu loción solar cada 1.5 a 2 horas.

  • Toma descansos con frecuencia. Los rayos solares tienen su mayor fuerza de 10:00 a.m. a 4:00 p.m. Durante estas horas, tómate pequeños descansos para estar adentro y refrescarte o permanece en la sombra antes de volver a salir de nuevo.

  • Utiliza un sombrero con ala y gafas de sol que proporcionen lo mas aproximado al 100 por ciento de protección contra los rayos ultravioleta posible.

  • Probablemente sepas que el agua es un reflector de radiación UV— pero también lo es la nieve. Esquiar en nieve y otras actividades deportivas de invierno tienen un riesgo significativo de producir quemaduras de sol. Por ello, utiliza protección solar antes de dirigirte a las montanas.

  • Ciertos medicamentos, como los antibióticos utilizados para tratar el acné y las píldoras anticonceptivas, pueden incrementar tu sensibilidad al sol. Pregunta a tu doctor si tu medicamento puede tener este efecto y lo que debes hacer.

  • Evita aceleradores del bronceado o píldoras para broncear que dicen acelerar la producción de melanina del cuerpo y oscurecer la piel. No existe prueba de que estos productos funcionen y su indicación como bronceadores no están aprobados por los organismos oficiales de los Estados Unidos.

Bronceados sin problemas

Incluso cuando decides proteger tu piel, puede que algunas veces quieras lucir un bronceado. Afortunadamente, muchos productos en el mercado — sin referirnos a las lámparas bronceadoras o camas de bronceado— permitirán broncearte con seguridad y sin sol.

Una manera segura de broncearse es con las lociones autobronceadoras sin sol. Estos “bronceados en botella" contienen hydroxyacetone (DHA), la cual gradualmente tiñe las células muertas de la capas externas de la piel. Este "bronceado" solamente dura hasta que las células muertas de la piel desaparecen, así que exfoliarse o frotarse el cuerpo al bañarse con vigor hará que el color desaparezca más rápido. Típicamente, estos "falsos bronceados" duran de varios días a una semana.

Puede que quieras probar varias marcas de auto bronceadores para encontrar la que combine mejor con el tono de tu piel. Las opciones incluyen atomizadores, lociones y toallitas, y son fáciles de usar. Para obtener un bronceado delicado a toda prueba, utiliza uno de los hidratantes nuevos que contienen una modesta cantidad de un bronceador artificial, los cuales te permiten gradualmente llegar a tener algo de color sin dejar marcas o manchas— o el olor que algunas personas rechazan. Todas estas opciones también son económicas, generalmente alrededor de $10.

Pide a un(a) amigo(a) que te ayude a aplicar la loción auto bronceadora en áreas donde no puedes alcanzar, como tu espalda, para tener un resultado uniforme. Y asegúrate que lavas las áreas del cuerpo que normalmente no se broncean— como la palma de tus manos y pies - de otro modo, solo parecerá que están sucios.

Puede que también quieras consultar con los salones que ofrecen bronceado son el sistema aerógrafo o “airbrush” en inglés. Este tipo de bronceado puede que luzca más natural con resultados más uniformes. Con los bronceados de este tipo, el técnico(a) de un salón de belleza conecta una solución de DHA a un compresor con atomizador y rocía el bronceado en tu piel. Tus ojos, labios y nariz estarán cubiertos para protegerlos durante este proceso, el cual dura de cinco segundos a un minuto. Pocas horas después de la aplicación, comenzarás a darte cuenta de tu nuevo y seguro bronceado.

Con ambos métodos, los autobronceadores y el método aerógrafo, obtendrás mejores resultados si exfolias la piel de tu cuerpo con un cepillo especial para exfoliar o una esponja loofah antes de aplicar el bronceado. Estos metodos combinados emparejarán el tono de tu piel y eliminarán las células muertas.

Con ambos tipos de bronceado sin sol, todavía deberás utilizar protección solar cuando salgas al exterior para protegerte de los rayos solares. Los bronceados falsos no generan producción de melanina, así que no te protegerán de las quemaduras del sol. Pero lo bueno de todo esto noticia es que tendrás el tono cálido de un bronceado mientras mantienes tu piel bella para los años venideros.

Revisado por: Patrice Hyde, MD
Fecha de revisión: junio de 2009

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com