Glomerulonefritis

Teens > Para adolescentes > Las enfermedades > Glomerulonefritis
Glomerulonefritis

Read this in English(Glomerulonephritis)

¿Qué es la glomerulonefritis?

La glomerulonefritis es un problema que afecta a las diminutas unidades renales encargadas del proceso de filtrado, conocidas como glomérulos. Cuando una persona tiene glomerulonefritis, sus glomérulos se inflaman (se hinchan y se irritan) y sus riñones dejan de funcionar adecuadamente. Esto puede ocasionar problemas como una acumulación excesiva de líquido en el organismo, lo que puede cursar con hinchazón en distintas partes del cuerpo, como la cara, los pies, los tobillos y/o las piernas. La glomerulonefritis también puede terminar ocasionando una nefropatía (enfermedad renal) y una insuficiencia renal, aunque se trata de algo muy poco frecuente.

La glomerulonefritis puede ser aguda (lo que significa que sucede de repente) o crónica (lo que significa que se desarrolla a lo largo de varios años). Su tratamiento difiere según el tipo de glomerulonefritis que se padezca. La buena noticia es que la mayoría de las veces la glomerulonefritis mejora por sí sola y, de no hacerlo, los médicos pueden hacer muchas cosas para que remita.

¿Cómo funcionan los riñones?

Los riñones, unos órganos que tienen el tamaño de un puño y la forma de un poroto, se encuentran en la espalda de la persona. Funcionan en cierto modo como un sistema de recogida y eliminación de residuos. Nuestros cuerpos no pueden utilizar todo lo que comemos y bebemos, de modo que parte de lo que ingerimos acaba en nuestra sangre a modo de residuo, junto con otros productos de desecho que fabrica nuestro organismo de forma natural. Nuestros riñones filtran la sangre y eliminan, a través de la orina (o pis), los productos de desecho y el exceso de líquido que se acumulan en el organismo.

El proceso de filtrado de la sangre ocurre en unas diminutas estructuras denominadas nefronas. Cada riñón tiene aproximadamente un millón de nefronas. Y cada nefrona tiene un glomérulo. Esta bola de diminutos vasos sanguíneos es donde se inicia el proceso de eliminación de los productos de desecho y del exceso de líquido que contiene la sangre. Si los glomérulos no hacen bien su trabajo, pueden ocasionar problemas de salud.

Causas

Entre los factores que pueden causar una glomerulonefritis aguda, figuran los siguientes:

  • una infección por estreptococos del grupo A (las bacterias que desencadenan la amigdalitis estreptocócica)
  • un problema en el sistema inmunitario o enfermedades como el lupus y la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que afectan al sistema inmunitario
  • una hepatitis

A pesar de que los médicos saben que estores factores pueden causar una glomerulonefritis aguda, en muchas ocasiones no saben por qué la gente desarrolla glomerulonefritis crónicas.

Signos y síntomas

Los signos iniciales de la glomerulonefritis abarcan los siguientes:

  • sangre en la orina (orina rojiza o de tonalidad marrón)
  • orina de aspecto espumoso
  • hinchazón de cara, ojos, tobillos, piernas y abdomen, sobre todo por la mañana
  • hipertensión (tensión arterial elevada)

En la glomerulonefritis aguda, estos síntomas suelen aparecer de repente, posiblemente tras una infección cutánea o una amigdalitis estreptocócica. La glomerulonefritis crónica puede tardar varios años en desarrollarse, de modo que la persona puede no percatarse de que la padece (a menos que un médico la evalúe con análisis).

Si la glomerulonefritis no se detecta pronto, existe la posibilidad que acabe evolucionando a daño renal e, incluso, a insuficiencia renal. Los síntomas de la insuficiencia renal son los siguientes:

  • orinar con más frecuencia de la habitual
  • orinar cantidades reducidas de pis
  • falta de apetito
  • náuseas y vómitos
  • pérdida de peso
  • calambres musculares por las noches
  • fatiga
  • palidez
  • hipertensión
  • dolores de cabeza
  • acumulación de líquido en los tejidos

Es posible que una persona, a pesar de presentar algunos de estos síntomas, no padezca insuficiencia renal porque estos síntomas también pueden obedecer a muchos otros procesos. De todos modos, si presentas cualquiera de los anteriores síntomas, ve al médico lo antes posible para averiguar qué es lo que te pasa.

Qué hacen los médicos

Si notas que se te hinchan algunas partes del cuerpo, tienes sangre en la orina o presentas cualquier otro síntomas de glomerulonefritis, habla con uno de tus padres y pide hora de vista con tu médico. Él te pedirá información sobre tus síntomas y lo más probable es que también te pida muestras de orina y de sangre para analizarlas.

A veces los médicos también solicitan estudios de diagnóstico por imágenes, como una ecografía, para acceder visualmente al riñón. En algunos casos, es posible que el médico necesite extraer una pequeña muestra de tejido renal (lo que recibe el nombre de biopsia) para analizarla en un laboratorio médico. Este tipo de pruebas ayudan a los médicos a saber qué es lo que le ocurre al riñón y a determinar si existe daño renal.

Tratamiento

Glomerulonefritis aguda

A veces la glomerulonefritis aguda remite por si sola. Cuando esta afección requiere tratamiento, lo mejor es empezar lo antes posible. Así, se reducirán las probabilidades de que la glomerulonefritis ocasione daño renal. Si los riñones no funcionan como es debido y no pueden limpiar la sangre de toxinas y líquidos residuales, es posible que la persona necesite recibir diálisis.

La forma en que un médico trata una glomerulonefritis aguda en un adolescente depende de cuál sea su causa, de qué muestren las pruebas (como una biopsia de riñón), de la gravedad de las lesiones renales detectadas y del estado de salud del paciente.

Entre las indicaciones que puede dar un médico, se incluyen las siguientes:

  • restricción de la ingesta de líquidos (reducir la cantidad de líquidos que se beben al día)
  • una dieta baja en proteínas, sal y potasio
  • diuréticos (medicamentos que favorecen la micción)
  • medicamentos que bajan la tensión arterial (si hay hipertensión)
  • antibióticos (se usan cuando la causa de la glomerulonefritis es una amigdalitis estreptocócica)
  • corticoides y otros medicamentos que deprimen la respuesta inmunitaria (cuando la causa de la glomerulonefritis es un problema en el sistema inmunitario)

En la mayoría de los casos de glomerulonefritis aguda, las lesiones que afectan a los glomérulos suelen acabar remitiendo. La duración del proceso de recuperación dependerá de cuál haya sido la causa de la glomerulonefritis, del tiempo durante el cual haya estado actuando esa causa y de cuándo se haya iniciado el tratamiento.

La mayoría de los adolescentes con glomerulonefritis pueden llevar vidas normales y participar en las mismas actividades que sus compañeros. Es muy raro que una persona con glomerulonefritis aguda no responda al tratamiento.

Cuando un paciente no responde al tratamiento, su glomerulonefritis se puede convertir en crónica.

Glomerulonefritis crónica

La glomerulonefritis crónica puede tener dos orígenes distintos:

  1. Una persona ha padecido glomerulonefritis durante muchos meses seguidos o incluso durante años sin presentar ningún signo de esta enfermedad hasta que su riñón estaba tan afectado que el daño ya era irreversible.
  2. Una glomerulonefritis aguda se ha convertido en crónica porque el paciente no ha respondido al tratamiento.

Puesto que no hay ninguna forma específica de tratar la glomerulonefritis crónica, el médico puede recomendar al paciente cambios en su estilo de vida para minimizar lesiones posteriores y/o enlentecer el avance de la nefropatía.

Si padeces una glomerulonefritis crónica, es posible que tu médico te recomiende:

  • limitar la cantidad de proteínas, sal y potasio que contiene tu dieta
  • reducir la cantidad de líquidos que ingieres
  • tomar suplementos de calcio
  • ingerir alimentos saludables y hacer abundante ejercicio físico

Si la glomerulonefritis sigue dañando los riñones, a la larga éstos podrían dejar de funcionar. Cuando ocurre ésto, la persona puede necesitar recibir diálisis o bien someterse a un trasplante de riñón. Pero la mayoría de los adolescentes con glomerulonefritis no necesitan someterse a éstos procedimientos y pueden seguir participando en actividades deportivas o de otro tipo y llevar vidas como las de sus compañeros.

Revisado por: Robert S. Mathias, MD
Fecha de revisión: mayo de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com