La osteomielitis

Teens > Para adolescentes > Las enfermedades > La osteomielitis
La osteomielitis

Read this in English

(Osteomyelitis)

Si eres como la mayoría de los adolescentes, probablemente eres bastante activo(a) y no siempre cuidadoso, por ello terminas teniendo morados y cortaduras. Algunas veces una mala cortadura puede infectarse y puede conllevar a algo peor como una infección en el hueso. El termino médico para una infección en el hueso es la osteomielitis.

¿Qué es la osteomielitis?

La osteomielitis es una infección del hueso causada por la bacteria Staphylococcus aureus. Dependiendo de la forma en la que el hueso se infecta y la edad de la persona, otros tipos de bacteria pueden causarla también. En los niños(as) y en los adolescentes, la osteomielitis generalmente afecta a los huesos largos de los brazos y de las piernas.

Las bacterias pueden infectar a los huesos de varias maneras. Las bacterias pueden llegar al hueso a través del torrente sanguíneo proveniente de otras áreas infectadas en el cuerpo. A este proceso se le conoce como osteomielitis hematógena (hema proviene de sangre) y es la forma más común de contraer infecciones en los huesos.

Otra forma de contraer la osteomielitis es por una infección directa, cuando la bacteria entra en los tejidos del cuerpo a través de una herida y viaja hasta el hueso (después de una lesión). Las fracturas abiertas— cuando el hueso se fractura y la piel también se abre— son el tipo de lesiones que generalmente ocasionan la osteomielitis.

Un hueso también puede infectarse cuando el riego sanguíneo al área del hueso se interrumpe. Esto puede ocurrir en las personas mayores que sufren de arteriosclerosis, lo cual es un estrechamiento de los vasos sanguíneos o si hay una asociación con la diabetes. La mayor parte de las infecciones de este tipo ocurren en los dedos o en los pies.

¿Cuales son los signos y los síntomas?

Las personas con osteomielitis generalmente sienten un dolor severo en el área del hueso infectado. Puede que tengan fiebre y escalofríos, puede que se sientan cansados(as) o con nauseas, o que tengan un malestar general. La piel que recubre al hueso infectado puede estar dolorida, roja e hinchada. A veces es difícil diagnosticar la osteomielitis en los infantes y en los niños(as) jóvenes porque no siempre demuestran sentir dolor o síntomas específicos en el área de la infección. También, las personas mayores que padecen diabetes o que tienen otro problema relacionado con los vasos sanguíneos no siempre demuestran señales de fiebre o dolor. Para los adolescentes, frecuentemente un accidente o una lesión suelen anteceder a la infección.

Si la osteomielitis ocurre después de padecer una lesione, el área lesionada comenzará a doler después de que parece estar mejorando.

¿Qué hacen los doctores?

Si tienes síntomas como fiebre y dolor en los huesos, debes de ver a tu doctor. Es una buena idea ir tan pronto como puedas porque la osteomielitis puede empeorar rápidamente y ser mucho más difícil de curar.

El doctor probablemente realizará un examen físico y te hará preguntas sobre lesiones o heridas recientes en el área donde sientes dolor. También es posible que el doctor realice exámenes de sangre para confirmar si el número de tus glóbulos blancos es elevado (un síntoma de infección) y buscará signos de inflamación o infección en el cuerpo. El doctor tomará nota de tu historial médico preguntándote sobre tus preocupaciones o síntomas, tu salud en el pasado, la salud de tu familia, las medicinas que estás tomando, alergias que puedas tener y otros temas.

Generalmente, el doctor ordenará una toma de rayos X del hueso, el cual puede reflejar si existe una infección. Sin embargo, los rayos X puede que no indiquen signos de infección en el hueso si la persona ha tenido osteomielitis durante poco tiempo. Si el doctor tiene sospechas de que el paciente padece de osteomielitis, él o ella recomendará una prueba llamada centellograma del hueso que proporciona una observación más detallada. El doctor también puede recomendar un MRI (imagen por resonancia magnética) el cual produce una imagen más detallada que los rayos X. Los MRIs pueden diagnosticar la osteomielitis y establecer durante cuánto tiempo el hueso ha permanecido infectado.

El tratamiento de la osteomielitis depende de la severidad de la infección y de si es aguda (reciente) o crónica (presente durante un largo periodo de tiempo). El doctor puede utilizar una aguja para remover una muestra de la bacteria del hueso para ayudar a identificar la bacteria responsable de la infección. A este procedimiento se le llama biopsia por aspiración con aguja. El doctor podrá escoger al antibiótico para tratar la infección en particular.

En algunos casos, la osteomielitis puede ser severa y una cavidad u orificio puede desarrollarse en el hueso. El pus— una colonia de bacterias y glóbulos blancos — puede desarrollarse dentro de esta cavidad. Cuando esto ocurre, el doctor puede realizar un procedimiento quirúrgico para drenar el pus fuera del hueso para que este pueda sanar adecuadamente.

La osteomielitis puede ser difícil de tratar. Después de recibir el diagnóstico de osteomielitis, puede que te admitan en el hospital durante poco tiempo para administrarte suero y combatir la infección. Una vez que la condición mejore, podrás volver a casa pero puede que sigas necesitando suero o antibióticos orales (tomados por la boca) en casa durante varias semanas.

La mayoría de los adolescentes se recuperan completamente de la osteomielitis.

¿Puedo prevenir el contraer la osteomielitis?

La manera más fácil de prevenir la osteomielitis es practicar la buena higiene. Si te cortas o si tienes una herida — especialmente una herida profunda — asegúrate de que la limpias cuidadosamente. Lávala con agua y jabón, manteniéndola debajo del agua corriente durante al menos cinco minutos para enjuagarla bien.

Para mantener la herida limpia después de lavarla, debes cubrirla con una gasa esterilizada o un paño limpio. Puedes aplicar una crema antibiótico sin receta, pero lo más importante es mantener la herida limpia. Asegúrate de consultar con tu doctor, especialmente si tienes una herida que no se cura y si continúas sintiendo dolor.

Revisado por: Catherine L. Lamprecht, MD
Fecha de revisión: octubre de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com