Comida saludable: la historia de Mikayla

Teens > Para adolescentes > La nutrición y la salud > Comida saludable: la historia de Mikayla
Comida saludable: la historia de Mikayla

Read this in English(Healthy Eating: Mikayla's Story)

Cómo comenzó todo

Primero probé no ingerir lácteos y comer más alimentos integrales en un intento por deshacerme de mi acné. Ya lo había probado todo: desde lociones y tónicos hasta limpiadores para la piel; pero nada parecía funcionar y yo seguía con acné. Este fue mi primer paso hacia una alimentación saludable.

Estaba acostumbrada a la comida rápida y comía buenas cantidades de nuggets de pollo, refrescos con azúcar, alimentos congelados y muchísimos dulces. Para llegar a mi dieta actual, fueron necesarios muchos pequeños pasos. En el último año, aprendí sobre mi dieta y la fui modificando. Hoy, me encuentro en un punto en el que soy principalmente vegetariana. Obviamente, no cambié mi dieta de un día para el otro; esto ocurrió lentamente pero sin pausa.

Lo que descubrí

Aprendí mucho sobre la industria láctea y de la carne, y me apenó saber de qué manera se trata a muchos de los animales que se crían para la alimentación. Si bien no se ha demostrado que los alimentos como la leche proveniente de vacas tratadas con hormonas provoquen daños, no estaba segura de querer ingerirlos.

Aprendí que, hace mucho tiempo, la gente comía únicamente alimentos integrales sin ingredientes agregados ni nutrientes eliminados. Ahora, tenemos tiendas con infinidad de pasillos en los que se ofrecen imitaciones de "alimentos" pre-envasados. Analicé las etiquetas de esos alimentos procesados y quedé perpleja por la cantidad de ingredientes desconocidos que tenían los alimentos que estaba consumiendo. ¿Qué diablos estaba comiendo y qué le estaba haciendo a mi cuerpo?

Irónicamente, estos ingredientes no se encuentran en la naturaleza. Se los puede encontrar en los laboratorios químicos. Los alimentos procesados provienen de fábricas y, en general, se les colocan aditivos artificiales. Se los modifica a partir de su forma natural y se les agrega sal, grasa, azúcar y/o ingredientes artificiales. Lo peor de todo es que, con frecuencia, se elimina aquello que hace que los alimentos sean sanos, como las fibras, las vitaminas y los minerales.

Alimentos más sanos, cuerpo más sano

Me preguntaba si lo que estaba comiendo podía ser la causa de mi acné. Lo más interesante fue que, al modificar mi alimentación y reducir lo alimentos procesados, mi piel fue mejorando día a día. También limité la carne y los lácteos a una o dos veces al mes. Al principio, no resultó sencillo, pero lo sorprendente es que no me costó tanto como lo había imaginado.

Cuando comencé a comer más granos enteros, frutas, hortalizas, legumbres y frutos secos, mi paladar y mis antojos comenzaron a ajustarse. Comencé a tener deseos de comer brócoli hervido, granos enteros y manzanas. Mi objetivo nunca había sido perder peso, pero mi cuerpo se ajustó a mi nueva dieta y comencé a verme y sentime más saludable.

El apoyo de la familia

Mi familia comenzó a comer más sano que hasta ese momento, pero estaban muy lejos de convertirse en vegetarianos. Comencé a ir a la tienda con mis padres para poder escoger los alimentos vegetarianos e integrales que deseaba. Compro leche de soja para reemplazar a la leche, pan integral para reemplazar al pan blanco, muchas frutas y hortalizas, algunas legumbres envasadas, frutos secos y tofu.

En algunos casos, los alimentos eran más caros, entonces tuve que llegar a acuerdos con mis padres. Siempre tomaba lo que estaba de oferta y estaba atenta a los cupones con descuentos. Mi desayuno favorito es el cereal integral con 10 gramos de fibra y 13 gramos de proteína.

Lograr la nutrición adecuada

No como carne; por lo tanto, debo asegurarme de ingerir suficientes proteínas y otros nutrientes. A veces, es difícil encontrar alimentos saludables en las reuniones sociales, pero simplemente busco las opciones más sanas y me apego a ellas. En algunos casos, simplemente como antes de ir o llevo mis propios alimentos.

No me ha resultado difícil llevar una dieta principalmente vegetariana o con alimentos integrales. Al principio, pensé que sería complicado, pero una vez que comencé a cambiar mis hábitos alimenticios fue cada vez más sencillo. No es necesario cambiar totalmente de un día para el otro.

Probablemente, como estoy comiendo más frutas y hortalizas, noté que mi apetito aumentó; por lo tanto, comencé a comer durante el día para quedar satisfecha. Siento que estoy ingiriendo más fibras, vitaminas y minerales, y menos elementos nocivos, como colesterol y aditivos artificiales. Y me siento bien al saber que al comer alimentos a base de plantas estoy ayudando al planeta y no estoy haciéndoles daño a los animales.

Sentirse sano desde el interior

Creo que es sumamente importante darles a nuestros cuerpos la nutrición que necesitan. Me siento mucho mejor al saber que estoy cuidando mi cuerpo desde el interior. Me siento con mucha más energía y preparada para enfrentar el día. Me gusta imaginar que es como una rueda. Cuando le doy a mi cuerpo alimentos sanos y mucha agua, la rueda gira fácilmente y con rapidez. Sin embargo, cuando le doy a mi organismo comidas poco saludables y cantidades insuficientes de nutrientes, la rueda debe esforzarse para girar.

Las personas están dispuestas a hacer muchas cosas por su salud y, con frecuencia, gastan dinero en las últimas tendencias para la salud. Pero, en muchos casos, se olvidan de cuidar la salud a través de la nutrición. En mi caso, la adquisición de hábitos alimentarios saludables fue un proceso y cada día aprendo más.

He encontrado el nivel de dedicación que quiero darle a mi salud. Algunas personas cuentan y respetan estrictamente las calorías, pero yo no quería hacer lo mismo. Como principalmente alimentos integrales que me mantienen con energía durante todo el día, sin necesidad de contar calorías. Fueron necesarios algunas pruebas y errores para aprender a llevar un estilo de vida saludable, pero ya sea que tenga éxito o que me equivoque, todo es un aprendizaje.

Jamás planee realizar estos cambios en mi dieta; todo comenzó porque quería deshacerme del acné. ¡Y antes pensaba que los vegetarianos estaban locos! Ahora, cuando miro hacia atrás, siento que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida (o tal vez la mejor de todas). Existen muchas dietas saludables, pero ésta es la que mejor funcionó para mí.

Deseo vivir una vida larga, saludable y feliz, y sé que la buena nutrición es un elemento vital para lograrlo. Cuando sea abuela, no deseo perder años de mi vida por enfermedades relacionadas con la dieta; algo que lamentablemente veo que ocurre a quienes me rodean.

Tal vez parezca imposible llevar una dieta más sana, pero yo solía pensar lo mismo. Todo comenzó con pequeños pasos y los avances fueron lentos, pero creo que, en mi caso, no habría podido lograrlo de otra manera.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: febrero de 2012

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com