Lesiones testiculares

Teens > Para adolescentes > La salud sexual > Lesiones testiculares
Lesiones testiculares

(Testicular Injuries)

Duele solo de pensar en ello. Un balón rebota de manera inesperada cuando estás agachado y esperando atrapar una pelota al ras del piso, el oponente no llega a patear el balón en el campo de fútbol y su pie se dirige a un solo lugar, o bien estás acelerando la intensidad del pedaleo cuando recibes un fuerte golpe debido a un desnivel en el terreno. Todas estas acciones terminan en un único y doloroso resultado: un golpe en los testículos, una de las áreas más sensibles del cuerpo de un varón.

Las lesiones testiculares son, relativamente, atípicas pero todos los varones saben que pueden ocurrirles. ¿Cómo se evita este tipo de lesión?

Por qué suceden y qué puedes hacer

Si eres varón y haces deportes, te agrada levantar pesas y te ejercitas mucho, o bien tienes una vida muy activa, probablemente, has comprobado que los testículos son vulnerables y pueden lesionarse de muchas maneras.

Debido a que penden de un saco en el exterior del cuerpo (el escroto), los testículos no están protegidos por huesos ni músculos como otras partes del sistema reproductor y la mayoría de los órganos. Además, la ubicación de los testículos los hace los principales objetivos de golpes accidentales en el campo de juego o de lesiones durante una actividad o ejercicio vigorosos.

La buena noticia es que, debido a que los testículos están adheridos en forma holgada al cuerpo y están hechos de un tejido “esponjoso”, estos pueden absorber la mayoría de los golpes sin sufrir daños permanentes. Si bien son sensibles, los testículos pueden rebotar rápidamente hacia atrás y las lesiones menores, rara vez, tienen efectos a largo plazo. Asimismo, la función sexual y la producción de esperma no se verán afectadas si tienes un golpe en los testículos.

Sin dudas, sentirás dolor si te golpeas o te patean los testículos y hasta es posible que te sientas nauseoso por un breve lapso. Si el golpe en los testículos es leve, el dolor mermará, gradualmente, en menos de una hora y los demás síntomas desaparecerán.

Mientras tanto, lo siguiente puede ayudarte a sentirte mejor: tomar antiinflamatorios, reposar, utilizar ropa interior que sostengo los testículos y aplicar hielo en el área. En todo caso, una buena idea es evitar la actividad fuerte por un tiempo y estar más quieto algunos días.

No obstante, si el dolor no desaparece o experimentas un dolor extremo que persiste más de una hora, si el escroto se hincha o manifiesta magulladuras, o percibes un dolor punzante en el escroto o testículo, si continúas con náuseas y vómitos, o bien si tienes fiebre, consulta a un médico de inmediato. Estos son síntomas de una lesión mucho más grave que necesita atención con la mayor brevedad posible.

Lesiones testiculares graves

Entre los ejemplos de estas lesiones, tenemos la torsión testicular y la ruptura testicular. En el caso de la torsión testicular, el testículo se retuerce de manera tal que anula el suministro de sangre. Esto puede ocurrir a causa de un serio traumatismo en los testículos, ejercicio extenuante o, incluso, sin razón aparente.

La torsión testicular no es común pero, cuando se produce, a menudo, ocurre en jóvenes de entre 12 y 18 años. Si esta ocurre, es crucial consultar a un médico lo antes posible: en un plazo de 6 horas desde que apareció el dolor. Lamentablemente, después de las 6 horas, existe una mayor probabilidad de que haya complicaciones, incluso la reducción en la producción de esperma o la pérdida del testículo. El problema puede solucionarse con una maniobra médico manual de reducción de la torsión del testículo. Si esto no funciona, será necesario realizar una cirugía.

La ruptura testicular es un traumatismo raro, aunque también puede producirse. Esta puede ocurrir cuando el testículo recibe un golpe potente directo o cuando el testículo colisiona contra el hueso púbico (el hueso que forma la parte frontal de la pelvis), lo que ocasiona un sangrado en el escroto. La ruptura testicular, al igual que la torsión testicular y otras lesiones graves en los testículos, causa un dolor extremo, hinchazón del escroto, náuseas y vómitos. Para solucionar el problema, es necesario realizar una cirugía que repare esta ruptura.

Consulta médica

Si debe consultar a un médico, este, primero, deberá saber cuánto hace que experimenta el dolor y qué tan severa es la molestia. A fin de descartar una hernia u otro problema como posible causa del dolor, el médico examinará el abdomen y la ingle.

Además, el médico te revisará el escroto para corroborar si hay hinchazón, coloración o daño en la piel y examinará el testículo en sí. Debido a que las infecciones del sistema reproductor o en el tracto urinario pueden, en ocasiones, causar un dolor similar, tu médico puede solicitarte un análisis de orina para descartar una infección urinaria o en los órganos reproductores.

Cómo prevenir lesiones testiculares

Toma precauciones para evitar lesiones testiculares, especialmente, si realizas deporte, mucho ejercicio o, simplemente, llevas una vida muy activa. Estos son algunos consejos para que mantengas los testículos seguros y protegidos:

  • Proteje tus testículos. Siempre utiliza protectores o suspensores deportivos cuando realices deportes o participes de una actividad extenuante. Los protectores deportivos están fabricados, por lo general, de plástico, se usan en la zona de la ingle y proveen un buen grado de protección y seguridad a los testículos. Estos se usan, mayoritariamente, cuando se practican deportes donde pueden patearse los testículos, por ejemplo: fútbol americano, hockey, fútbol o karate.

    Un suspensor deportivo es, básicamente, un bolsillo de tela que se usa para mantener los testículos cerca del cuerpo. Los suspensores se usan más al realizar una actividad muy vigorosa, como el ciclismo o levantamiento de pesas.
  • Controle el talle. Asegúrete de que el protector/suspensor deportivo sea del tamaño correcto. El equipo de seguridad demasiado pequeño o demasiado grande no te protegerá efectivamente.
  • Mantén informado a tu médico. Si practicas deporte, es probable que te hagas controles médicos con regularidad. Si tienes dolor testicular, aunque sea de vez en cuando, habla con tu médico sobre el tema.
  • Sé consciente de los riesgos que plantean su deporte o actividad. Si haces deporte o participas en una actividad que reviste un alto riesgo de lesiones, habla con tu entrenador o médico sobre cualquier otro accesorio adicional que puedas usar para protegerte.

Practicar un deporte o tener una vida activa son excelentes maneras de estar en forma y aliviar el estrés. Pero es importante asegurartee de que los testículos estén protegidos. Cuando hagas deporte o ejercicio en general, cerciórate de usar los accesorios de protección en forma rutinaria y así podrás jugar fuerte sin temor a una lesión testicular.

Revisado por: T. Ernesto Figueroa, MD
Fecha de revisión: octubre de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com