Cómo realizar un autoexamen de mamas

Teens > Para adolescentes > La salud sexual > Cómo realizar un autoexamen de mamas
Cómo realizar un autoexamen de mamas

(How to Perform a Breast Self-Examination)

El desarrollo de las mamas es generalmente en las niñas un signo del ingreso a la pubertad. En la mayoría de las niñas, las mamas comienzan a desarrollarse antes de su primer período. Durante la pubertad, las mamas de todas las niñas atraviesan cambios comunes. A medida que creces y te desarrollas, puedes notar pequeños bultos y otros cambios en las mamas y, durante el período, puedes percibir que las mamas están sensibles y blandas. La mayoría de estos desarrollos son totalmente normales.

Adoptar el hábito de examinarte las mamas cuando aún eres adolescente puede ayudarte a habituarte a la forma en que se ven y se sienten normalmente. Cuando te familiarices con las mamas, será más fácil reconocer algo fuera de lo común.

¿Por qué necesito exámenes mamarios?

Si vas a un control anual con un médico, probablemente te examinará las mamas para evaluar tu desarrollo y asegurarse de que todos los cambios son normales. Es posible que el médico te recomiende que comiences a practicar el examen de las mamas usted misma, llamado autoexamen de mamas, y puede mostrarte cómo hacerlo.

Un autoexamen de mamas puede ayudar a las mujeres a detectar quistes u otros problemas mamarios benignos (no cancerosos) entre los controles. También puede ayudar a algunas mujeres a detectar el cáncer de mama, una enfermedad que es extremadamente rara entre las adolescentes.

Realizar un autoexamen de mamas es fácil y sólo lleva unos pocos minutos. Aunque pueda parecer extraño o incómodo al principio, el autoexamen de mamas es una habilidad que puedes utilizar durante toda la vida para garantizar una buena salud mamaria.

¿Cómo me examino las mamas?

Es buena idea examinarte las mamas una vez al mes y parece lógico elegir el mismo momento cada mes porque las mamas habitualmente cambian con el ciclo menstrual. El mejor momento para realizar un autoexamen de mamas es aproximadamente una semana después del comienzo el período.

Verifica si hay cambios en la apariencia de tus senos, tales como hoyuelos en la piel.

El autoexamen de mamas tiene dos partes:

  • cómo se ven las mamas
  • cómo se sienten las mamas

La parte del aspecto es fácil. Antes de ponerte un sostén, párate o siéntate enfrente de un espejo con los brazos relajados a los lados. Asegúrate de estar en un lugar con buena iluminación. Observa detenidamente tus mamas. ¿Ves algo fuera de lo común, como un cambio en la apariencia de los pezones? ¿Algún hoyuelo o cambio en la piel?

Luego mírate desde distintos ángulos y posiciones de los brazos. Mantén las manos a los lados, levanta los brazos encima de la cabeza, coloca las manos firmemente en las caderas (para contraer los músculos de la pared torácica) e inclínate hacia adelante. Busca hoyuelos o cambios en la piel. Las mamas de todas las personas se ven diferentes. Comienza a conocer cómo se ven las tuyas.

No tienes que estar de pie para hacer el BSE; tambien lo puedes hacer mientras estas recostada.La siguiente parte es cómo se sienten las mamas. Al principio, tocarte las mamas puede parecer extraño. Algunas niñas se sienten avergonzadas por esto, pero no hay razón para sentirse culpable o incómoda. El autoexamen de mamas es una forma certera de mantenerse saludable.

Acuéstate boca arriba, con una almohada o toalla debajo de un hombro. Coloca ese brazo bajo la cabeza. Examínate las mamas una por vez. Si comienzas con la mama derecha, coloca una almohada debajo del hombro derecho, levanta el brazo derecho, coloca la mano derecha debajo de la cabeza y usa la mano izquierda para palpar la mama.

Utiliza esta parte de tus dedos para realizar el BSE.Usando las yemas de los tres dedos medios, mueve los dedos en forma de círculos superpuestos de aproximadamente el tamaño de una moneda de diez centavos. Mueve hacia arriba y abajo desde la parte externa de la mama (debajo de la axila) hacia la parte media del pecho, asegurándote de cubrir toda la superficie de la mama. Examina hacia arriba hasta la clavícula y hacia abajo hasta la parte inferior de la caja torácica. Nota lo que se siente normal y lo que puede sentirse diferente desde la última vez que te examinaste las mamas.

Emplea diferentes niveles de presión (leve, medio y firme) para sentir cada parte de la mama. Esto te permitirá sentir las diversas capas de tejido de la mama. Comienza con presión leve, aumenta a presión media y termina con presión firme para sentir el tejido más profundo. Cuando hayas cubierto toda la mama, usa un dedo y el pulgar para comprimir suavemente el pezón y observa si hay alguna secreción. Luego coloca la mano izquierda debajo de la cabeza y examina la mama izquierda de la misma manera.

Mientras realizas el examen, es buena idea no sacar la mano de la mama de modo que no omitas ningún punto. También debes comprobar la presencia de bultos en las axilas. Las niñas que tengan mamas grandes también deben palparse las mamas desde los lados, mientras están acostadas sobre un lado y luego sobre el otro.

Al palparte las mamas puedes notar bultos o protuberancias. Por lo general, esto es normal; al igual que tantas características entre las personas, las mamas son únicas. Las mamas de algunas niñas son grandes, las de otras son pequeñas; algunas mamas son simétricas, otras no lo son. Algunas mamas sanas se sienten muy irregulares, mientras que otras no. La mayoría de las adolescentes tienen mamas sanas, independientemente de cómo se ven o se sienten. Pero si estás preocupada por la forma en que se ven o se sienten tus mamas, infórmaselo a tu médico.

Señales de advertencia

Si sientes un bulto fuera de lo común en la mama, no tengas miedo; el cáncer de mama es extremadamente raro en adolescentes. De hecho, entre las adolescentes, el tipo más común de bulto en la mama habitualmente está relacionado con el crecimiento y desarrollo normal de las mamas. Otras afecciones comunes pueden causar un bulto en la mama; por ejemplo, un crecimiento no canceroso conocido como fibroadenoma, y pequeños quistes con contenido líquido que tienden a variar en tamaño con el ciclo menstrual de la niña y que se llaman cambios fibroquísticos de la mama.

Los cambios fibroquísticos de la mama son comunes. En efecto, más de la mitad de las mujeres los tienen. Están relacionados con el ciclo normal de las hormonas asociadas con la menstruación. Los cambios fibroquísticos de la mama son generalmente peores justo antes y al comienzo del período de una niña.

Si sientes un bulto en la mama, consulta a tu médico para saber si la causa es una de estas afecciones comunes. Si tienes cambios fibroquísticos u otros problemas en las mamas que pueden dificultar la realización de un buen autoexamen de mamas, el médico puede ayudarte.

Las infecciones también pueden causar bultos en las mamas, al igual que una lesión en la mama.

Si tienes alguno de estos problemas, debes consultar al médico:

  • dolor en la mama que parece no estar relacionado con el período
  • un nuevo bulto, protuberancia u otro cambio en la mama
  • una mama roja, caliente o hinchada
  • secreción líquida o sanguinolenta del pezón
  • un bulto en la axila o cerca de la clavícula
  • preguntas o inquietudes sobre las mamas

El objetivo del autoexamen de mamas es que te familiarices con la forma en que se sienten tus mamas. Cuanto mejor conozcas tu cuerpo, más sana podrás estar.

Actualizado y revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: mayo de 2010

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com