Condón

Condón

(Condom)

¿Qué es?

Los condones son un método anticonceptivo de barrera. Hay condones masculinos y femeninos:

  • El condón masculino es una funda fina (generalmente hecha de látex, un tipo de caucho) que recubre el pene.
  • El condón femenino es una funda de poliuretano con un anillo flexible en cada extremo. Un extremo es cerrado y se coloca dentro de la vagina; el otro extremo es abierto y el anillo queda fuera de la cavidad vaginal.

El condón masculino, también llamado "preservativo" o "profiláctico", se usa con mucha más frecuencia.

¿Cómo funciona?

Condon masculinoLos condones evitan que el semen (el líquido que contiene el esperma) ingrese a la vagina. El condón masculino se coloca en el pene del hombre cuando está erecto (y antes de todo contacto sexual). Se desenrolla hasta alcanzar la base del pene sosteniendo la punta del condón para que quede un espacio adicional al final. Esto crea un espacio para que quede el semen después de la eyaculación y disminuye las probabilidades de que se rompa el condón.

Después de la eyaculación, el hombre debe sujetar el condón de la base del pene a medida que lo saca de la vagina. Esto debe hacerse con el pene todavía erecto para evitar que el condón se salga cuando pasa la erección. Si esto sucede, el esperma podría ingresar a la vagina.

Condón femenino

Condon femenino El anillo del extremo cerrado del condón femenino se coloca dentro de la vagina. El otro anillo forma el extremo abierto del condón. La funda recubre las paredes de la vagina, lo que crea una barrera entre el esperma y el cuello del útero. El condón femenino puede colocarse hasta 8 horas antes de tener relaciones sexuales. Debe retirarse inmediatamente después del acto sexual.

Los condones masculino y femenino no deben usarse al mismo tiempo porque pueden adherirse entre sí y hacer que uno o el otro se salga durante el coito, lo que elimina su eficacia.

Precauciones sobre los condones

Una vez que se ha usado, un condón no puede volver a usarse. Cada vez que se tiene relaciones sexuales, se debe usar un condón nuevo; los condones deben usarse durante todo el acto sexual para prevenir el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Con los condones no se deben usar lubricantes a base de aceite (como aceite mineral, vaselina o aceite para bebé) porque estas sustancias pueden desgastar el caucho. Los condones usados deben tirarse a la basura, no por el inodoro.

Si un condón parece estar seco, pegajoso o duro al sacarlo del envoltorio, o si ya está vencido, deséchelo y use uno nuevo. Es conveniente tener varios condones disponibles por si uno presenta problemas. Se recomienda guardar los condones sin usar en un lugar fresco y seco.

¿Cuán eficaz es?

En el transcurso de un año, aproximadamente 18 de cada 100 parejas típicas que confían en los condones masculinos como único método anticonceptivo tendrán un embarazo no planeado. El uso de condones femeninos es un poco menos eficaz, por lo que 21 de cada 100 parejas tendrán un embarazo no deseado.

Por supuesto que se trata de una estadística aproximada y las probabilidades de embarazo dependen de si los condones se usaron correctamente en todas las relaciones sexuales.

El motivo más común por el que "fallan" los condones es que la pareja no los usa. También es posible que el condón se rompa o se salga durante el coito. Además, los condones pueden dañarse con distintas cosas como las uñas o los "piercings".

Usar un espermicida con los condones hará que los condones sean más efectivos en la prevención de los embarazos. Sin embargo, el espermicida, especialmente si se usa frecuentemente, puede causar irritación, lo que puede incrementar el riesgo de contraer VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

Por lo general, la eficacia de los métodos anticonceptivos depende de muchos factores. Uno de ellos es si el método elegido es el indicado y si la persona recuerda usarlo correctamente siempre.

Protección contra las ETS

Condon masculino La mayoría de los condones masculinos están hechos de látex. Los de piel de cordero pueden ofrecer una menor protección contra algunas ETS, como VIH/SIDA, por lo que se recomienda el uso de condones de látex. Para las personas que puedan tener una reacción cutánea alérgica al látex, existen condones de poliuretano para hombres y para mujeres.

Si se los usa correctamente, los condones de látex y los de poliuretano ofrecen una protección eficaz contra la mayoría de las ETS. Los condones no protegen contra infecciones transmitidas por heridas de la piel que no cubre el condón (como la base del pene o el escroto). Las personas sexualmente activas deben usar condones siempre para protegerse de las ETS, incluso si usan otro método anticonceptivo.

La abstinencia (no tener relaciones sexuales) es el único método que previene el embarazo y las ETS en todos los casos.

Posibles efectos secundarios

La mayoría de los hombres y las mujeres no tienen problemas con el uso de condones. Los efectos secundarios que pueden presentarse en ocasiones incluyen:

  • Alergia a los condones de látex
  • Irritación del pene o la vagina por espermicidas o lubricantes con los que se tratan algunos condones

¿Quiénes la usan?

Usan condones las parejas que son lo suficientemente responsables como para hacer una pausa y ponerse un condón siempre antes de tener relaciones sexuales y las personas que desean protegerse de las ETS. Como en la actualidad los condones son el único método anticonceptivo disponible para los hombres, les permiten hacerse cargo de la anticoncepción y la protección contra las ETS. Los condones también son una buena opción para las personas que no tienen mucho dinero para invertir en anticonceptivos.

¿Cómo se puede conseguir?

Los condones pueden comprarse sin receta y se venden en farmacias, supermercados e incluso en máquinas expendedoras (en algunas tiendas, se encuentran en la sección de "planificación familiar"). Los condones vienen en distintos tamaños, texturas y colores.

¿Cuánto cuesta?

Los condones son el método anticonceptivo menos costoso y más fácil de conseguir (a excepción de la abstinencia, por supuesto). Los condones masculinos cuestan entre $0,50 y $1 cada uno y son más baratos cuando se los compra en cajas que contienen varios condones.

Además, los distribuyen sin cargo muchos centros de salud y clínicas de planificación familiar (como Planned Parenthood) y algunas escuelas. Los condones femeninos son un poco más caros; cuestan entre $2 y $4 cada uno.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: agosto de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.