Orzuelos

Orzuelos

Read this in English(Styes)

Por lo general, no pasamos mucho tiempo pensando en los ojos. Sin embargo, un pequeño bulto en el párpado puede cambiarlo todo.

¡Vaya! De repente, no puedes dejar de pensar en los ojos. ¿Por qué están tan enrojecidos e inflamados? ¿Dejarán de dolerme alguna vez? Además, ¿hay otras personas que advierten que son un desastre? ¡Qué fastidio!

Si tienes un orzuelo, hay buenas noticias. Habitualmente, es fácil deshacerse de los orzuelos.

¿Qué es un orzuelo?

Un orzuelo es una glándula sebácea que se obstruye en el párpado. Puede aparecer en el párpado superior o el inferior, así como en la cara interna o externa de los párpados, cerca del borde donde se encuentran las pestañas.

En las pestañas hay gran cantidad de glándulas sebáceas que actúan como los aspersores de un jardín. No puedes verlas sin un microscopio, pero estas glándulas producen la sustancia de consistencia parecida a un líquido que ayuda a lubricar la parte frontal de los ojos junto con las lágrimas.

A veces, estas glándulas se obstruyen con sebo viejo, células cutáneas muertas y viejas bacterias de la piel (en nuestra piel hay bacterias todo el tiempo, solo que no hay suficientes para provocar infecciones). Cuando esto sucede, las glándulas ya no pueden funcionar como aspersores. En cambio, repentinamente se parecen más a globos de agua: se agrandan y se llenan de un líquido que no puede salir.

stye illustration

¿El resultado? Te miras al espejo y ves un pequeño bulto en el párpado superior o el inferior (puede parecer un grano). Los orzuelos no son infecciones. Sin embargo, se pueden infectar y agrandarse mucho, ponerse rojos e inflamarse.

¿Qué puedes hacer?

Lo primero que tienes que hacer es ayudar a que el sebo acumulado salga del orzuelo. La aplicación de calor puede hacer que el sebo se vuelva más líquido. La mejor forma de aplicar calor en las glándulas sebáceas es con una toalla que haya estado remojada en agua tibia. Asegúrate de que el agua no esté tan caliente como para que la toalla te provoque una quemadura. Colócate la toalla sobre el ojo por algunos minutos. Puedes repetir esta operación varias veces al día.

Además, puedes tratar de limpiarte el párpado con un jabón especial para la limpieza de los ojos (disponible en farmacias) o con un champú diluido para bebés (no con un jabón ni con un champú comunes), diseñado para no dañar los ojos. Remoja una torunda de algodón en la solución y úsala para limpiarte los párpados.

Si usas lentes de contacto, cámbialas por gafas hasta que el orzuelo desaparezca. Limpia muy bien las lentes de contacto antes de volver a usarlas para eliminar los gérmenes.

Si te duele el globo ocular o no puedes ver bien, llama al médico. Además, tendrás que consultar al médico si hay inflamación o enrojecimiento más allá del párpado, por ejemplo, en el ojo u otras partes de tu rostro.

¿Qué sucede si un orzuelo no mejora?

El orzuelo (o los orzuelos) debe comenzar a mejorar en unos pocos días. Si no mejora o si empeora, consulta al médico.

Si el médico decide que tienes un orzuelo, tal vez te dé una crema antibiótica para que te apliques en el párpado o te recete comprimidos de antibióticos. En contadas ocasiones, es posible que el médico deba realizar un corte diminuto en el párpado para que drene el material acumulado. Además, el médico podrá determinar si tienes otra cosa que no sea un orzuelo y tratarlo.

Algunas personas tienen más probabilidades que otras de tener orzuelos. Si tienes muchos orzuelos, infórmale al médico.

¿Se pueden prevenir los orzuelos?

Las personas que tienen un orzuelo, tienen más probabilidades de tener otro. Puedes reducir el riesgo de tener orzuelos en el futuro si haces algunas cosas simples:

  • Límpiate los párpados todos los días o cada dos días con el champú diluido para bebés o el jabón especial para la limpieza de los ojos.
  • Desinfecta las lentes de contacto de acuerdo con las indicaciones.
  • Retira por completo todo el maquillaje de los ojos antes de acostarte.
  • Desecha el rímel, el delineador líquido y la sombra para ojos tres meses después de usar estos productos por primera vez.
  • Nunca compartas las toallas con ninguna persona que tenga un orzuelo.
  • Lávate las manos y hazlo con frecuencia. Tus ojos (y el resto de tu cuerpo) te lo agradecerán.

Revisado por: Jonathan H. Salvin
Fecha de la revisión: abril de 2012

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.