Hemorragia uterina disfuncional

Teens > Para adolescentes > Su cuerpo > Hemorragia uterina disfuncional
Hemorragia uterina disfuncional

Read this in English

(Dysfunctional Uterine Bleeding (DUB))

Cuando a una chica le ha venido el período menstrual hace poco, puede costarle un tiempo que su ciclo menstrual alcance cierta regularidad. La mayoría de las veces los períodos menstruales irregulares se deben a que el cuerpo de la joven todavía se encuentra en proceso de desarrollo. Estas irregularidades pueden desorientar o resultar molestas, pero se trata de algo completamente normal.

No obstante, a veces, los cambios en el flujo sanguíneo vaginal pueden ser un signo de que está ocurriendo algo más grave.

¿Qué se entiende por hemorragia uterina disfuncional?

Principales cosas a saber sobre la hemorragia uterina disfuncionalCuando los períodos menstruales de una chica son irregulares, los médicos la pueden diagnosticar con la expresión "hemorragia uterina disfuncional". Esta afección puede cursar con períodos menstruales más duraderos o más abundantes de lo normal.

La hemorragia uterina disfuncional no suele ser un problema en sí mismo. De hecho, los médicos no suelen hacer nada para tratar los casos leves. Pero esta afección puede repercutir negativamente sobre la salud de algunas chicas. La principal preocupación es que la joven acabe desarrollando una anemia por sangrar más de lo que debería.

¿Cuál es su causa?

La mayoría de las veces esta afección ocurre a consecuencia de los cambios en las concentraciones hormonales del organismo. En las adolescentes, una de las causas más frecuentes de éstos cambios hormonales consiste en que el cuerpo no libera óvulos en uno de los ovarios. Los médicos lo denominan anovulación.

La anovulación es más probable que se desarrolle poco después de que una chica empiece a menstruar, momento en que sus ovarios todavía no están completamente desarrollados. Las chicas afectadas por este problema pueden tardar varios años en menstruar con regularidad.

Sangrado uterino normal

En un ciclo menstrual normal, la hormona estrógeno indica al útero que se recubra por dentro de una capa de sangre y tejido. Este recubrimiento es la forma que tiene el organismo de prepararse para el embarazo: si el esperma fecunda el óvulo liberado durante la ovulación, este se desplaza hasta el útero y anida en la almohadillada pared que lo recubre. Allí es donde se desarrollará el bebé. Si el óvulo no anida, el tejido que recubre el interior del útero abandona este órgano en forma de menstruación.

Para impedir que el recubrimiento del útero sea excesivo, la hormona progesterona indica al organismo que detenga el proceso.

Hemorragia uterina excesiva

Si el organismo no libera un óvulo, tampoco fabrica la progesterona necesaria para impedir que la sangre y el tejido se acumulen de forma excesiva en el interior del útero. Por lo tanto, cuando se desprende este recubrimiento (o cuando se acumula hasta el punto de empezar a desprenderse), una chica puede perder una cantidad de sangre más abundante de lo normal. Estas hemorragias uterinas pueden ocurrir tanto durante el período menstrual como entre períodos.

Aparte del proceso de adaptación a un ciclo menstrual normal, hay otros factores que pueden llevar a una chica a desarrollar una hemorragia uterina disfuncional. Algunas enfermedades (como la enfermedad tiroidea o el síndrome de ovario poliquístico) pueden conllevar alteraciones hormonales. Y problemas como el ejercicio compulsivo, una alimentación inadecuada o el estrés pueden generar cambios hormonales que pueden impedir la ovulación. Algunos casos graves de hemorragia uterina disfuncional se deben a trastornos hemorrágicos, como la enfermedad de von Willebrand.

¿Cuáles son sus signos?

Todas las mujeres tienen periodos abundantes de tanto en tanto. ¿Cómo puedes saber si lo que te ocurre se debe a que padeces una hemorragia uterina disfuncional? Solo te lo puede decir con seguridad un médico, pero hay algunos indicadores de que tus hemorragias uterinas pueden no ser normales.

Lleva un registro de tus periodos menstrualesAlgo que te puede alertar es la prueba 1-10-20:

  • Utilizas más de una compresa o tampón por hora.
  • El período menstrual te dura más de 10 días.
  • Transcurren menos de 20 días entre períodos menstruales consecutivos.

Si cumples cualquiera de los anteriores criterios, llama a tu médico.

Por otro lado, si no tienes el período menstrual durante más de tres meses seguidos, habla también con tu médico. Aunque lleves tiempo sin sangrar por la vagina, el recubrimiento interior del útero te puede seguir creciendo y, a la larga, deberá desprenderse y salir al exterior.

¿Cómo se diagnostica?

Las hormonas no son la única causa de las hemorragias uterinas anómalas. Por este motivo, el médico deberá descartar otros problemas de salud antes de diagnosticar una hemorragia uterina disfuncional. A veces, lo que en principio puede parecer una hemorragia uterina disfuncional puede ser una pista de que una paciente padece otra afección médica. Por ejemplo, a veces los médicos averiguan que una chica que tiene menstruaciones abundantes padece un trastorno hemorrágico, como la enfermedad de von Willebrand.

Para diagnosticar una hemorragia uterina disfuncional, los médicos formulan preguntas sobre los períodos menstruales y otros problemas hemorrágicos. Las pacientes deben esperar que sus médicos les pregunten por la fecha de su último período menstrual.

El médico también puede formular preguntas que no parecen estar relacionadas con las hemorragias uterinas, por ejemplo, sobre cambios recientes en el peso corporal de la paciente o sobre si ha mantenido alguna vez relaciones sexuales. Esto obedece a que algunas afecciones, como el síndrome de ovario poliquístico y algunas enfermedades de trasmisión sexual (ETS) pueden cursar con hemorragias uterinas anómalas. Y, si no se tratan, pueden conllevar el desarrollo de graves problemas de salud, como la infertilidad.

Las chicas a quienes, tras mantener relaciones sexuales, no les viene el período menstrual necesitan acudir al médico. El hecho se saltarse un período puede ser tanto un signo de embarazo como de hemorragia uterina disfuncional. Si una chica tiene hemorragias menstruales abundantes o sangra por vía vaginal entre períodos, podría tratarse de una hemorragia uterina disfuncional, pero también de una ETS o de un problema relacionado con el embarazo. Por ejemplo, un embarazo ectópico (cuando el óvulo fecundado se implanta en un lugar distinto al útero) puede cursar con hemorragias uterinas y poner en peligro la vida de la paciente.

Si un médico sospecha que una paciente suya podría padecer una hemorragia uterina disfuncional, lo más probable es que le haga una exploración física y tal vez ginecológica. A veces los médicos solicitan análisis de sangre o ecografías para poder identificar la causa de los síntomas. Los análisis de sangre también indican si una chica padece anemia (cantidad insuficiente de glóbulos rojos en sangre).

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la gravedad de la hemorragia uterina disfuncional, que viene determinada por la concentración de hemoglobina en sangre (un dato que utilizan los médicos para diagnosticar la anemia):

  • Casos leves = concentración de hemoglobina de 12 o superior. Una chica con un tipo leve de hemorragia uterina disfuncional no se considera anémica y lo más probable es que el médico solo le pida que lleve un registro de sus períodos menstruales durante un par de meses. Es posible que el médico le recomiende tomar ibuprofeno u otro antiinflamatorio no esteroideo (AINE) para reducir la pérdida de sangre y aliviar los dolores menstruales. Es posible que el médico también le sugiera tomar un complemento multivitamínico que contenga hierro.
  • Casos moderados = concentración de hemoglobina entre 10 y 12. Las chicas que presentan esta concentración de hemoglobina están anémicas, por lo que los médicos les suelen recomendar un tratamiento hormonal, generalmente en forma de anticonceptivos orales. Los médicos suelen recomendar tomar varios comprimidos al día al principio del tratamiento y luego ir reduciendo la dosis para regularizar el ciclo menstrual. A las pacientes también se les debe administrar comprimidos de hierro.
  • Casos graves = concentración de hemoglobina inferior a 10. Las personas con casos graves de anemia tiene hemorragias uterinas abundantes y pueden marearse, perder la conciencia, estar pálidas, presentar hipotensión y una frecuencia cardíaca elevada. En los casos más graves, es preciso hospitalizar a la paciente y administrarle trasfusiones de sangre. La mayoría de casos de hemorragia uterina disfuncional no son graves. Un porcentaje elevado de estos casos se asocia a un trastorno hemorrágico subyacente.

La mayoría de las chicas sólo necesitan tiempo para que sus cuerpos se adapten a sus hormonas durante la adolescencia y, con el paso del tiempo, sus ciclos menstruales se acaban regularizando de forma natural. Si te preocupa que tu período menstrual pueda no ser normal, habla con tu médico.

Revisado por: Nadia Dowshen-Atanda, MD
Fecha de revisión: junio de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.