Enfermedad de Blount (tibia vara)

Teens > Para adolescentes > Su cuerpo > Enfermedad de Blount (tibia vara)
Enfermedad de Blount (tibia vara)

Read this article in English(Blount Disease)

Con 14 años, Jamie tenía un sobrepeso considerable. Aunque odiaba el término "obesa", ella sabía que probablemente se le podía aplicar. También sabía que su peso le dificultaba hacer algunas cosas, como correr un kilómetro y medio en educación física y llevar a su perro a dar largos paseos por el accidentado parque de su población.

Pero, hasta que fue al médico para ver por qué le dolía tanto la rodilla, no tenía ni idea de que el sobrepeso también le estaba provocando otro problema: la enfermedad de Blount.

¿Qué es la enfermedad de Blount?

La enfermedad de Blount es un trastorno del crecimiento que afecta a los huesos de la parte inferior de la pierna, provocando que estos se arqueen hacia fuera. Puede afectar a personas en cualquier momento del proceso de crecimiento, pero es más frecuente en niños menores de cuatro años y en adolescentes. En los niños pequeños suele afectar a ambas piernas, pero en los adolescentes generalmente solo afecta a una.

Para entender en que consiste la enfermedad de Blount, ayuda saber algunas cosas sobre la tibia y el peroné —los dos huesos paralelos que componen la parte inferior de la pierna. El peroné es el hueso más estrecho ubicado en el mismo lado que los meñiques de los pies. El hueso más grande, la tibia (o hueso de la espinilla), se localiza del lado que los pulgares de los pies. Cuando nos ponemos de pie, la tibia es el hueso que carga la mayor parte de nuestro peso.

Los niños y los adolescentes que todavía están en proceso de crecimiento tienen cartílago de crecimiento en la parte superior de la tibia. También denominado placa epifisaria o fisis, el cartílago es más débil que el hueso. La función de la fisis es permitir que el hueso se alargue y crezca.

De todos modos, a veces la fisis tiene que aguantar más presión de la que puede soportar cómodamente. Esto puede desencadenar una serie de sucesos en la parte superior de la tibia: la parte interna, justo por debajo de la rodilla, se comprime. Y hasta puede dejar de fabricar hueso nuevo. Pero la parte externa sigue creciendo con normalidad.

Este crecimiento desigual de los huesos —junto con un incremento de la presión de la parte superior de la pierna— provoca que la tibia se curve o arquee hacia fuera en vez de crecer recta. (¿Necesitas verlo? Coge un agitador de café y ponlo recto, luego aprieta suavemente desde arriba e imagina que es tu tibia.)

La enfermedad de Blount es muy diferente a las piernas arqueadas tan habituales en bebés y niños pequeños. Las piernas de los bebés están naturalmente arqueadas hacia fuera. Pero el arqueamiento casi siempre se endereza sin tratamiento alguno en cuanto el niño empieza a caminar entre el primer y el segundo año de vida. Sin embargo, la enfermedad de Blount —independientemente de que empiece en la primera infancia o en la adolescencia— no se corrige con el tiempo y, si se deja sin tratar, solo empeora. Por eso es tan importante detectarla pronto.

¿Cuáles son los síntomas?

El signo más evidente de que una persona podría tener una enfermedad de Blount es el arqueamiento de la pierna debajo de la rodilla. En los niños pequeños no suele ser doloroso, pero en los adolescentes lo puede ser (se puede experimentar como un dolor de crecimiento en la zona de la rodilla). El dolor puede ser intermitente. La mayoría de los adolescentes afectados por esta enfermedad ya han tomado analgésicos de venta sin receta cuando acuden al médico.

Una tibia mal alineada también puede provocar otros problemas, debido a la modificación de la forma en que la parte inferior de la pierna soporta el peso del cuerpo. Por ejemplo, la tibia puede empezar a rotar aparte de arquearse, provocando una afección denominada pie varo (cuando los pies apuntan hacia dentro en vez hacerlo de hacia delante).

A la larga, la enfermedad de Blount también puede provocar una artritis en la articulación de la rodilla y, en casos muy graves, problemas para andar. En casos excepcionales, una pierna también puede volverse ligeramente más corta que la otra.

¿Cuáles son sus causas?

Los médicos consideran que el desarrollo de la enfermedad de Blount está directamente relacionado con el peso.

No obstante, también hay otros factores subyacentes a la enfermedad de Blount. Por lo general, es más frecuente en las niñas, las personas de raza negra, los niños que han empezado a andar pronto y los que tienen algún pariente afectado por esta enfermedad. Los investigadores están examinando qué papel desempeñan todos estos factores en el desarrollo de la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica?

Si tus piernas se empiezan a arquear —sobre todo si también te duele la rodilla, el dolor va en aumento y no se puede asociar a ninguna lesión previa— es posible que tu médico considere la enfermedad de Blount como posibilidad. En tal caso, tu médico te referirá a un ortopedista (un médico especializado en el tratamiento de los huesos).

El ortopedista te realizará una exploración física completa y te hará radiografías de las piernas. Las radiografías ayudan a los médicos a detectar patrones de crecimiento anómalos en la parte superior de la tibia, que son un signo revelador de la enfermedad de Blount. También ayudan al médico a medir la gravedad del arqueamiento.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la enfermedad de Blount depende de la edad del paciente y de lo que haya avanzado la enfermedad. Los niños pequeños es posible que solo necesiten llevar soportes ortopédicos en las piernas. Pero la mayoría de niños mayores y adolescentes necesitarán operarse.

Hay muchos tipos de intervenciones que pueden corregir la enfermedad de Blount —algunas involucran cortar la tibia, realinearla y sujetarla en su sitio con una placa y tornillos; otras involucran extirpar el cartílago de crecimiento lesionado; y otras utilizan aparatos para sostener los huesos en su sitio desde el exterior. Si los dedos de la persona se han desviado hacia dentro, los cirujanos también deberán corregir ese giro.

Independientemente del método que recomiende tu cirujano, el procedimiento se realizará bajo anestesia general (estarás completamente dormido y no sentirás absolutamente nada). Después de la intervención, probablemente necesitarás llevar algún tipo de escayola y/o utilizar muletas durante un tiempo. Probablemente también necesitarás hacer sesiones de fisioterapia. La buena noticia es que la mayoría de adolescentes se recuperan completamente.

Pronóstico

La mayoría de los adolescentes que se someten a intervenciones para corregir enfermedad de Blount descubren que pronto pueden volver a practicar todas sus actividades normales, participando incluso en deportes competitivos. Una lección que extrae mucha gente que padece la enfermedad de Blount es la importancia de mantener el peso dentro de unos márgenes saludables. Mantener un peso saludable ayuda a proteger los huesos y las articulaciones de un desgaste excesivo y de posibles desgarros, lo que, a la larga, les provocaría lesiones.

Si te gustaría recibir ayuda para iniciar una dieta sana y un programa de ejercicios seguro, habla con tu médico.

Revisado por: Kerry L. Loveland, MD
Fecha de la revisión: junio de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.