La sarna

La sarna

Read this in English

(Scabies)

Jason se sentía afortunado. De todos los niños de su clase, era el único que no había "pillado" la gripe aquel año. Mientras sus amigos estaban recluidos en casa tosiendo y estornudando, Jason estaba al aire libre paseando con su bici.

Por eso no entendía por qué su madre se empeñaba en llevarlo al médico. La pequeña erupción que tenía en dedos y muñecas le picaba bastante, aunque él lo podía soportar. Pero el médico le dijo que, a pesar de que se había librado de la gripe, le habían picado los ácaros que provocan la sarna.

¿Qué es la sarna?

La sarna es una afección de la piel ocasionada por unos ácaros diminutos que excavan túneles por debajo de la superficie de la piel. Los ácaros pertenecen a la familia de los arácnidos, que también incluye a las arañas y las garrapatas. Los ácaros de la sarna tienen ocho patas y un cuerpo redondo y son bastante difíciles de ver. Cuando está completamente desarrollado, un ácaro de la sarna no es mayor que la punta de un alfiler.

Cuando contraes la sarna, un ácaro hembra excava un túnel bajo la capa superior de tu piel. Allí deposita sus huevos y muere al cabo de aproximadamente un mes. Los huevos eclosionan y nacen nuevos ácaros, que crecen y avanzan bajo la superficie de la piel. Las hembras se aparean con los machos, luego los machos mueren y las hembras vuelven a excavar túneles bajo la piel donde depositan sus huevos. Este ciclo vital dura solo de dos a tres semanas.

Cualquier persona puede contraer la sarna: los bebés, los adultos y los niños como tú. Los ácaros no son nada selectos. Les da igual que estés limpio o sucio y que seas rico o pobre. Lo único que quieren es vivir en o dentro de la piel de un ser humano y les sirve absolutamente cualquier persona.

La sarna abunda más en lugares donde hay mucha gente, como las guarderías y centros escolares, las residencias universitarias y los campamentos. En estos lugares, la gente tiende a mantener mucho contacto entre sí. Cuando la gente entra en contacto, los ácaros de la sarna se desplazan de piel a piel. Así es como te puedes contagiar: entrando en contacto con una persona infectada por la sarna.

A veces, los ácaros de la sarna invaden la piel de la gente desde una toalla, una prenda de vestir o una pieza de ropa de cama que ha sido utilizada por alguien que padecía sarna, aunque no se trata de algo habitual. (Los médicos creen que los ácaros de la sarna pueden vivir de dos a tres días mientras no están sobre un cuerpo humano.)

¿Cuáles son sus síntomas?

Los ácaros no son nada que haya que temer, pero esas diminutas criaturas pueden ser bastante irritantes. Después de que conviertan tu piel en su casa, es posible que tu cuerpo reaccione ante ellos desarrollando una erupción rojiza, que sobresale sobre la superficie de la piel, y da picor y resecamiento.

Es posible que veas líneas finas, que sobresalen levemente sobre la superficie de la piel, en los lugares donde los ácaros han excavado túneles. Estos signos de la sarna suelen aparecer en lugares donde hay pliegues de piel, como entre los dedos de manos y pies, las muñecas, detrás de las rodillas, debajo de los brazos o alrededor de la ingle o del ano. Si tienes sarna, es posible que te pique mucho por la noche y que te hagas heridas o úlceras al rascarte.

La sarna tarda de cuatro a seis semanas en manifestarse. Si la has padecido antes, tu cuerpo reconocerá a los ácaros más deprisa y lo más probable es que desarrolles la erupción característica al cabo de pocos días.

¿Qué hacen los médicos?

Si te detectas una erupción en la piel, díselo a tus padres. Es posible que te lleven al médico para saber de qué se trata.

Después de observarla atentamente y de determinar a qué partes del cuerpo afecta, es posible que el médico te diga que padeces sarna. Para estar seguros, muchos médicos intentan encontrar signos de la presencia de ácaros. A tal efecto, el médico te raspará con delicadeza una parte reducida de la piel donde los ácaros habrán estado excavando y examinará la muestra con un microscopio. Recuerda que los ácaros excavan bajo la capa más superficial de la piel, de modo que el raspado no te resultará doloroso.

No siempre es fácil que el médico encuentre ácaros en una piel afectada por la sarna, pero tú podrás ayudar a tu médico si evitas rascarte los bultitos de la piel que tanto te pican antes de la visita. Así, no te extraerás ácaros de la piel al rascarte.

También puedes ayudar en el tratamiento. Si padeces sarna, el médico probablemente te recetará una crema que mata los ácaros para que te la extiendas por todo el cuerpo (salvo en la cara). Muchas de estas cremas se ponen al anochecer y no se quitan hasta la mañana siguiente por medio de una ducha.

Después de aplicarte la crema, no te laves las manos. Los pliegues de piel que hay entre los dedos de las manos son uno de los lugares favoritos de los ácaros, de modo que te interesará tenerlos cubiertos de crema. Si te dejas algún espacio sin cubrir, los ácaros de dirigirán hacia allí y volverán a iniciar todo el proceso. Para aliviarte el dolor, es posible que el médico te proponga utilizar ciertos medicamentos, que tus padres podrán comprar en la farmacia o supermercado.

Después de concluir el tratamiento, el picor de la sarna puede durar varias semanas, incluso aunque ya no quede ningún ácaro de la sarna vivo. Esto es algo completamente normal y no significa que el tratamiento no surta efecto. Y recuerda que el médico puede recomendarte un medicamento para aliviarte el picor.

Ponerle freno a la sarna

Mientras te liberas de la sarna, también te interesará asegurarte de que no se la contagias a otras personas. Lo más probable es que tu médico trate a toda el mundo que convive contigo con el mismo medicamento, solo por si acaso. Para matar a todos los ácaros, tus padres utilizarán agua caliente y jabón para lavar todas las prendas de vestir, toallas y ropa de cama utilizadas por las personas que padecen sarna. Y también utilizarán un modo de secado con aire caliente.

Si quieren estar seguros de que han erradicado completamente la sarna, tus padres deberán introducir algunos artículos de uso personal (como los animales de peluche y las almohadas) en bolsas de plástico y cerrarlas herméticamente durante por lo menos tres días y pasar la aspiradora por toda la casa. Después deberán tirar a la basura la bolsa de la aspiradora o bien limpiar a fondo el recipiente de la aspiradora.

Siguiendo estos sencillos pasos, ¡podrás plantarle cara a la sarna!

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: mayo de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com