Laringitis

Laringitis

Read this article in English(Laryngitis)

¿Oíste alguna vez a alguien decir "Perdí la voz"? Y pensaste: "¿Qué hiciste con ella?" O quizá te despertaste una mañana y tu voz sonaba graciosa cuando tratabas de hablar. Tal vez se escuchaba ronca como una rana o, cuando intentabas hablar, solo te salían algunas palabras.

A continuación explicaremos cómo funciona la voz y por qué en ocasiones no lo hace.

Cómo funciona la voz

Abre la boca y di algo. Cualquier cosa. Responde la pregunta: "¿Cuál es tu sabor de helado favorito?"

En la parte superior de la tráquea está la laringe. Es la fuente de tu voz. Dentro de la laringe hay dos bandas de músculos llamadas cuerdas vocales. Cuando respiras, las cuerdas vocales se relajan y se abren para que el aire pueda entrar y salir de los pulmones.

Pero cuando decides decir algo, las cuerdas se juntan. Ahora el aire de los pulmones debe pasar por un espacio más pequeño. Esto hace que las cuerdas vocales vibren. El sonido de estas vibraciones sube por la garganta y sale de tu boca como "¡El mejor sabor es el chocolate!" (o cualquiera sea tu sabor de helado favorito).

Puedes hacer diferentes sonidos alargando o acortando las cuerdas vocales, o tensándolas o relajándolas. Si bien ni siquiera piensas en ello, cada vez que quieres hablar con voz más grave, alargas y relajas estos músculos vocales. Cuando hablas con una voz de un tono más agudo, tensas las cuerdas vocales y las haces más pequeñas. Puedes probarlo ahora mismo. Haz que tu voz pase de grave a aguda y viceversa. ¿Sientes las vibraciones que provienen de las cuerdas vocales a lo largo de la garganta?

¿Cuál es la causa de la laringitis?

Cuando las cuerdas se inflaman e hinchan, no pueden funcionar bien. Tu voz puede sonar ronca. Esto se denomina laringitis.

En los niños, la laringitis suele deberse a un exceso de gritos y chillidos. Puedes estar gritándole a tu hermanito o hermanita menor. O quizá estés alentando a tu equipo favorito, gritando con el público durante un gran partido: ¡gol! O tal vez estés en un grupo de niños ruidosos y debas hablar alto para que te escuchen. Incluso cantar mucho en voz muy alta puede irritar las cuerdas vocales y provocar laringitis.

Si bien parece raro, a veces el estómago puede provocar laringitis. Al igual que el tubo que tienes para que el aire entre y salga de los pulmones, tienes un tubo para que los alimentos ingresen al estómago llamado esófago. En ocasiones, el ácido del estómago que ayuda a descomponer los alimentos sube por el esófago. Este ácido puede irritar las cuerdas vocales.

Las alergias o el tabaquismo también pueden irritar las cuerdas vocales (otra buena razón para no meterse con los cigarrillos). ¿Alguna vez notaste que muchas de las personas que fuman tienen la voz ronca y rasposa?

Las infecciones por gérmenes constituyen una causa muy frecuente de laringitis, tanto en los niños como en los adultos. A veces las cuerdas vocales pueden infectarse por bacterias, pero en la mayoría de los casos, se trata de un virus, como los que producen secreción nasal o enfermedades similares a la gripe. Por este motivo, a veces cuando tienes un resfriado o mucha tos, tu voz también suena graciosa.

A los niños que gritan y hablan alto se les pueden irritar las cuerdas vocales. Con el tiempo, en las personas que gritan todo el tiempo pueden desarrollarse nódulos o pequeños bultos en las cuerdas vocales. Esto puede hacer que la voz sea ronca, rasposa y más grave de lo habitual.

¿Cómo sé mi tengo laringitis?

El principal síntoma o signo de laringitis es la voz ronca o rasposa. También es posible que directamente te quedes sin voz o que solo puedas emitir pequeños chillidos cuando trates de hablar. Quizá necesites toser para aclarar la voz, o puedes sentir una picazón en la profundidad de la garganta. Todos estos son signos de que puedes tener laringitis. Es posible que tengas esta voz extraña por unos días, pero si perdura por más tiempo, probablemente debas visitar al médico.

¿Cómo sabrá mi médico que tengo laringitis?

En la mayoría de los casos, los médicos pueden diagnosticar la laringitis a partir de los cambios en la voz, y al saber que has tenido un resfriado o que has estado gritando demasiado.

Sin embargo, en ocasiones el médico podría pensar que debes consultar a un otorrinolaringólogo, un médico que se especializa en las enfermedades de la garganta, la nariz y los oídos. Este médico puede observarte la garganta con un espejo especial. El espejo está orientado de manera tal que, cuando está en la boca, el médico puede observar la laringe.

A veces los médicos usan un pequeño tubo con una cámara incluso más pequeña que se introduce por la nariz o la boca. Esta cámara increíble que se introduce por la garganta es un poco incómoda. Por suerte, el médico solo demora un minuto en observar bien las cuerdas vocales.

¿Cómo tratará la laringitis mi médico?

El tratamiento que el médico indique depende de la causa de la laringitis. Si es producto de una infección viral, el médico te recomendará que bebas mucho líquido y que descanses la voz hablando lo menos posible. Estar callado puede ser difícil, pero también puede ser divertido, especialmente si les muestras a las personas lo que tratas de decir haciendo dibujos o haciendo una representación actuada.

Si la laringitis se produjo porque gritaste demasiado, tendrás que tener más cuidado con la voz. Trata de no gritarle a tu hermano, ¡aunque el te vuelva loco! Está bien alentar a tu equipo en un partido importante, pero recuerda no gritar demasiado alto durante mucho tiempo.

Si lo que causa la laringitis es el ácido del estómago, el médico te hablará de medicamentos. Es posible que debas modificar tu dieta y dejar de comer algunos alimentos que empeoran el problema.

¿Puedo prevenirla?

Para prevenir la laringitis, intenta no hablar o gritar de una manera que te lastime la voz. Un humidificador, que aumenta la cantidad de agua en el aire, también puede ayudar a impedir que se te seque la garganta. Además, no fumes nunca y trata de no estar cerca de personas que estén fumando.

Hoy a la noche, cuando abras la boca y digas "buenas noches", sabrás de dónde proviene el sonido de estas palabras. Y si ese "buenas noches" se oye como el "croac" de una rana, ¡sabrás que podría tratarse de una laringitis!

Revisado por: Rupal Christine Gupta, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2014

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com