Neumonía

Neumonía

Read this in English

(Pneumonia)

Estás afuera bajo la lluvia, saltando en los charcos y alguien grita: "¡Ven adentro antes de que te pesques una neumonía!". ¿Pero qué es la neumonía? ¿Y es cierto que puedes contraerla por jugar bajo la lluvia?

¿Qué es la neumonía?

Nombres de la neumoniaLa neumonía es una infección de uno o ambos pulmones. Para saber lo que significa, debes conocer un poco los pulmones y saber qué es lo que hacen. Cuando inspiras, permites que el oxígeno ingrese en los pulmones. Ese oxígeno se desplaza por las vías respiratorias y finalmente penetra en la sangre a través de los alvéolos.

Los alvéolos son pequeños sacos de aire cubiertos de pequeños vasos sanguíneos denominados capilares. ¿Cómo puede algo tan pequeño llevar el oxígeno a la sangre? ¡Tienes cerca de 600 millones de ellos! Cuando el aire rico en oxígeno llega a los alvéolos, puede ser absorbido en la sangre. De este modo, los glóbulos rojos pueden transportar el oxígeno a todo el cuerpo. El cuerpo necesita oxígeno para continuar funcionando correctamente y para mantenerse vivo.

Sin embargo, cuando una persona tiene neumonía, los pulmones no pueden funcionar tan bien como lo hacen habitualmente. ¿Por qué? Porque este tipo de infección produce una secreción y mucosidad que bloquean los alvéolos. Esto hace que sea más difícil para el oxígeno llegar a los pulmones, donde puede pasar hacia la sangre. La persona aún puede respirar, pero probablemente tiene más dificultad para hacerlo, especialmente si la neumonía afecta ambos pulmones.

La neumonía puede afectar a personas de cualquier edad, desde bebés pequeños a personas muy ancianas. Mojarse no provoca neumonía, mientras que una infección causada por bacterias o un virus sí pueden provocarla. Un resfriado o una gripe que empeoran pueden convertirse en neumonía. Esto se debe a que el resfriado o la gripe irritan los pulmones y crean un entorno más propenso para que ingresen los gérmenes de la neumonía y comience una infección.

¿Qué se siente?

La mayoría de los niños con neumonía se sentirán enfermos. Los síntomas pueden variar según el estado de salud general y si fue provocada por un virus o una bacteria. Con la neumonía bacteriana, es posible que un niño se sienta enfermo repentinamente y que tenga fiebre alta con escalofríos. El tipo viral de la neumonía puede aparecer más lentamente y puede tardar más tiempo en desaparecer.

De cualquiera de las dos formas, puede parecer que el niño tiene gripe junto con otros síntomas como tos, fiebre, dolor de cabeza, y a veces, dolor de abdomen. La neumonía a menudo también puede provocarte dolor de pecho y la sensación de que te falta el aire. Es posible que debas respirar más rápido que de costumbre y que al toser elimines moco espeso. La neumonía incluso puede hacer que te sientas mal del estómago y que no tengas nada de apetito.

No es muy divertido, pero con el tratamiento adecuado, la mayoría de los niños con neumonía se recuperan por completo.

¿Qué deben hacer los médicos?

Para diagnosticar la neumonía, un médico primero te hará preguntas sobre cómo te sientes, incluso si estás respirando bien, y te examinará. El médico te escuchará el pecho con un estetoscopio. Generalmente, creemos que el estetoscopio es un instrumento para escuchar los latidos cardíacos, pero también sirve para que el médico pueda escuchar lo que sucede en los pulmones.

Los pulmones no laten, pero el médico puede escuchar los sonidos que hacen. Si hay líquido adentro, un signo de neumonía, escuchará sonidos burbujeantes o crujientes, conocidos como estertores.

Si tu médico cree que podrías tener neumonía, puede solicitar una radiografía de tórax o comenzar el tratamiento de inmediato. En una radiografía, el médico a menudo puede ver signos de la infección que produce la neumonía. Cualquier acumulación de líquido o infección puede verse como un área blanca borrosa e irregular en los espacios de los pulmones que habitualmente son translúcidos. En algunos casos, la radiografía puede ayudarle al médico a determinar si la infección fue causada por un virus o una bacteria.

Se acabó la neumonía

Si la neumonía fue provocada por una bacteria, el médico indicará antibióticos. Si el médico cree que no podrás tolerar el medicamento o si tienes problemas para respirar, es posible que te administren el tratamiento en el hospital a través de una vía intravenosa.

Los antibióticos no actuarán sobre los virus; por lo tanto, si un virus es la causa de la neumonía, únicamente te indicarán medicamentos para bajar la fiebre y, a veces, medicamentos para la tos. Independientemente del germen que causó la neumonía, siempre se recomienda descansar y beber mucho líquido.

Prevención de la neumonía

Existen varias maneras de evitar contraer la neumonía. Una manera es recibir todas las vacunas, ya que una de ellas puede ayudar a prevenir un tipo de neumonía llamada neumocócica.

Recibir la vacuna contra la gripe también puede ayudar a prevenir la neumonía, especialmente en los niños que tienen asma o determinados tipos de afecciones pulmonares. También es importante descansar mucho, ya que cuando uno no duerme bien al sistema inmunitario le resulta más difícil combatir las infecciones.

¿Qué más? Lávate las manos, por supuesto. Lavarte las manos frecuentemente con agua y jabón puede ayudarte a prevenir que contraigas resfriados, gripe y otros gérmenes que provocan la neumonía. Por lo tanto, ¡elimina esos gérmenes por el desagüe!

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com