Vivir con padrastros

Kids > Para niños > Los sentimientos > Vivir con padrastros
Vivir con padrastros

Read this article in English(Living With Stepparents)

Cuando dos personas se unen en matrimonio, esperan poder mantener esta unión para siempre. Pero a veces los sentimientos de las personas cambian a través del tiempo, aun cuando tengan hijos que aman profundamente. Es posible que una pareja se dé cuenta que puede ser más feliz si cada integrante vive por separado. Por lo tanto, deciden divorciarse. Esta no es una decisión fácil.

El divorcio suele ser doloroso para los padres, pero al final, cada persona comienza a recuperarse. Es posible que uno de los padres divorciados, conozca a alguien y quiera vivir con esta persona o casarse nuevamente.

A veces, los cónyuges mueren y los esposos se ven obligados a comenzar nuevamente con sus vidas. A pesar de todo el dolor que significa perder a la persona que se ama, con el tiempo, encontrarán a otra persona con la que querrán vivir el resto de sus vidas.

Si la madre o el padre del niño nunca se vuelve a casar, el padre o la madre será el único padre en la vida del niño. Algún día, ese padre o madre, puede decidir volver a casarse.

Cuando esto sucede, se crea una nueva familia. Un nuevo esposo o esposa para tu padre o madre significa que tendrás un nuevo padrastro o madrastra. Es normal estar triste y tener miedo por el cambio en tu familia, y es posible que te tome un tiempo adaptarte a la nueva situación familiar.

Acostumbrarse a los padrastros

Es posible que te resulte difícil que aparezca en tu vida y en tu casa un nuevo adulto. Probablemente tengas muchas preguntas, como por ejemplo cómo debes llamar a tu padrastro o madrastra. (Muchas familias usan el nombre de la persona).

También puedes estar preocupado por las nuevas reglas y si realmente tendrás que obedecer a tu padrastro o madrastra aunque no sea tu padreo o madre real. Un padrastro o madrastra es otro adulto que te cuida y, por lo tanto, debes respetarlo tanto como a tus propios padres, entrenadores o maestros de la escuela.

Quizás te preocupe lo que pasará durante las fiestas — con quién estarás y con quién intercambiarás obsequios. Estas son buenas preguntas de las que debes hablan con tu familia. Es posible que quieras hablar de este asunto con tu madre o tu padre a solas, que establezcas una reunión familiar, o que le pidas a uno de tus padres que establezca un calendario.

¿Qué sucede si no me puedo acostumbrar?

Bueno, has intentado durante un tiempo. Has tratado de llevarte bien con tu madrastra — pero no lo puedes lograr. No puedes dejar de pensar que desearías que las cosas fueran como antes. Pero, debes preguntarte, ¿el problema es realmente ella?

Es posible que la razón sea que sientas que esta persona está robándote la atención de tu padre. Está mirando la TV en la sala cuando hay un programa que, tú, querías ver. O tomando duchas prolongadas en el baño. Si hay algo que te molesta, debes identificar lo que te está molestando y hablar sobre el problema.

No es fácil tener que compartir a tu padre o a tu madre con un padrastro o madrastra. (Y puede ser más difícil si tu padrastro tiene hijos, porque ahora, ¡además tienes hermanastros!) No tengas miedo de decirle a tu madre o a tu padre que añoras pasar tiempo con ellos a solas.

Es una buena idea hacer una reunión familiar para resolver estos problemas. Quizás tu madrastra pueda esperar a que te vayas a dormir para tomar esas duchas largas y tú puedes establecer un calendario para compartir la TV. Y aún mejor, quizás la familia puede hacer otra cosa en vez de mirar TV, como por ejemplo jugar a algo.

Pero si de ninguna manera puedes llevarte bien con tu padrastro o tu madrastra, llegó el momento de hablar abiertamente con tu madre o tu padre, y quizás, con tu padrastro o madrastra también. Cuando estés enojado, será muy fácil tentarse y gritar "No la aguanto", "Me está arruinando mi vida". Pero lo único que lograrás es lastimar a tu padre y nada mejorará. Por el contrario, explica por qué estás enojado con tu padrastro o madrastra. Da ejemplos específicos de los problemas y por qué te sientes con tanto enojo.

Hasta podrías ir a un consejero familiar o un terapeuta. A veces alguien que no vive contigo pero sabe la manera en la que las familias funcionan, puede ayudarte a solucionar este problema.

Una familia feliz

Mientras estás en el proceso de acostumbrarte a un padrastro, te parecerá que las cosas nunca mejorarán. Lleva tiempo sentirse cómoda con alguien, y además se necesita paciencia y hablar mucho.

Pero te sorprenderás cuando un día te des cuenta que no podrías imaginarte tu vida sin tu padrastro. Esta persona es la única que considera muy divertido la broma que todos piensan que no es graciosa, y que hace la mejor torta de chocolate.

También es importante entender que llevarte bien con tu padrastro no significa que te importen menos tus padres, especialmente el padre con el que no vives la mayor parte del tiempo. Una madrastra que se preocupa por tu bienestar, entiende que sigues amando a tu madre y que disfrutas de pasar tiempo con ella. También entenderá que sigues amando a tu madre, aunque haya muerto. Las familias son instituciones de amor y comprensión, nunca debe haber competencia por el amor entre los miembros.

Cuanto más cosas buenas encuentres en tu padrastro y en tu situación, mejor te llevarás con esta persona. Y toda la familia estará mucho más feliz — especialmente tú.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: septiembre de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.