Nostalgia de casa

Kids > Para niños > Los sentimientos > Nostalgia de casa
Nostalgia de casa

Read this in English

(Homesickness)

Cuando duermes fuera de casa -como en un campamento de verano o en la casa de un amigo- sabes que estás allí para pasártelo bien. Puede ser emocionante romper con la rutina diaria de dormir en la misma vieja cama de la misma vieja habitación de la misma vieja casa. ¡Y demás estás con tus amigos!

Pero, por divertido que pueda parecer, a algunos niños el hecho de estar fuera de casa les asusta y entristece. Les apetece ir y pasárselo bien con sus amigos, pero, una vez allí, empiezan a echar de menos su vieja y querida cama, sus viejos y queridos padres y todo lo que tienen cada día en casa. Es decir, extrañan su casa.

Tal vez estabas pasando varios días fuera de casa con varios amigos y alguien acabó llamando a sus padres para que lo fueran a recoger y volvió a casa antes de hora. O tal vez fuiste tú el protagonista de esa escena. En tal caso, está bien. Pero tal vez te interese saber cómo puedes extrañar menos tu casa para que la próxima vez puedas quedarte más tiempo y no pederte la diversión. Veamos cómo.

No hay ningún sitio como la propia casa

Cuando uno extraña su casa, puede estar inquieto, triste y hasta asustado. Un niño que extraña su casa puede llorar. También puede tener dolor de cabeza o de estómago porque, cuando uno está inquieto o alterado, el malestar puede acabar repercutiendo sobre su cuerpo.

Extrañar tu casa es duro porque te coloca entre dos cosas que deseas -pasártelo bien con tus amigos y volver a casa, donde te sientes seguro. También es duro porque te puede dar apuro o puedes sentirte raro al tener que abandonar una fiesta o que llamar a tus padres para que te vayan a recoger al campamento de verano. Pero no eres ningún bicho raro. Mucha gente tiene nostalgia de casa, incluso los adultos.

Cuando uno se habitúa a tener a su alrededor a determinadas personas y cosas, puede imponer un poco romper con esa rutina. ¿Cómo dormirás en la casa de tu amigo sin tu lamparita de noche y el murmullo de tu madre viendo la televisión en la habitación de al lado? ¿No te resultará raro dormirte en el campamento de verano sin que tu padre te haya dado un beso de buenas noches?

Extrañar la propia casa puede ser incluso más duro si ese sentimiento se mezcla con otros problemas. Un niño puede extrañar su casa más que de costumbre si sus padres se están divorciando o si acaba de morir alguien a quien quería mucho. Este tipo de experiencias tristes y dolorosas pueden hacer que uno se apegue todavía más a las personas y las cosas que le rodean, incluyendo las aparentes nimiedades en las que ni siquiera pensamos hasta que nos faltan.

Cómo curar la nostalgia de casa

¿Estás preparado para recibir una buena noticia? Puedes hacer muchas cosas para extrañar menos tu casa. Por ejemplo:

Llévate un trocito de tu casa

Si vas a tener que dormir fuera de casa, llévate tu almohada o tu pijama preferido. O tal vez tengas un tentempié favorito para tomártelo antes de acostarte. Si te vas de campamentos, pídele a tu madre o a tu padre que te lo incluya en el equipaje. También puedes llevarte fotos de las personas de quienes estarás lejos para poder mirarlas siempre que quieras.

Mantente ocupado

Cuantas más cosas hagas, menos tiempo tendrás para extrañar tu casa. Intenta participar en las actividades que se organicen. Si vas de colonias, apúntate a la carrera de kayaks y no faltes al baile del viernes por la noche. Si vas a pasar la noche con un grupo de amigos, ¡participa en todos los juegos que se propongan y en todos los bailes alocados que se bailen! Aunque al principio te encuentres un poco fuera de lugar, es posible que acabes pasándotelo bomba.

Mantén el contacto

Esto es un tanto complicado porque, si te pasas todo el tiempo colgado al teléfono hablando con tus padres, no tendrás tiempo para pasártelo bien con tus amigos. Pero puedes planificar cuándo vas a llamar a tus padres. Si vas a pasar solamente una noche fuera de casa, tal vez puedas llamar a tus padres por la noche antes de acostarte y de nuevo por la mañana cuando estés listo para que vayan a recogerte. En un campamento de verano, puedes fijar un día y hora a la semana para llamar a casa. También puedes enviar a tu familia y amigos mensajes de correo electrónico o de móvil para mantener el contacto. Y, si vas a estar fuera un tiempo, ¡tal vez hasta te apetezca ir un poco de retro y utilizar el correo ordinario, aunque vaya a velocidad de caracol! Cuando contactes con alguien, ¡asegúrate de explicarle lo bien que te lo estás pasando y las cosas tan divertidas que haces!

Explícaselo a alguien

A veces, el mero hecho de explicarle a alguien que extrañas tu casa te ayudará a encontrarte mejor. Puedes explicarle a un amigo que añoras tu casa y los dos podéis hacer algo divertido -como una competición de eructos o contaros chistes mutuamente. Si estás en un campamento de verano, puedes hablar con uno de los monitores o tutores del campamento, que te podrán dar ideas para ayudarte a encontrarte mejor.

¿Sigues extrañando tu casa?

Algunos niños tienen tanta nostalgia de casa que no consiguen vencerla por mucho que intenten luchar contra ella. Necesitan realmente hablar sobre el problema con sus padres. Si te ocurre a ti, dile a tu madre o a tu padre que el hecho de estar fuera te altera tanto que no puedes conciliar el sueño, comer o hacer las cosas que sueles hacer. A algunos niños les aterra estar lejos de sus padres. Es algo que deberían trabajar para superarlo, pero tal vez necesiten la ayuda de un psicólogo o terapeuta.

Una estrategia para superar la nostalgia de casa es practicar antes. Es como cuando estabas aprendiendo a montar en bici y empezaste utilizando las ruedecillas auxiliares. Prueba a pasar una tarde en casa de un amigo antes de quedarte a pasar una noche entera. O ves a visitar un campamento de día antes de decidir pasar varias noches en uno.

Estas salidas breves pueden ayudarte a sentirte más seguro y cómodo cuando estés fuera de casa. También te pueden ayudar a averiguar qué es lo que echas más de menos. Entonces podrás idear un plan -como decidir llamar a tu madre a determinada hora o llevarte tu peluche favorito para dormir con él por las noches.

Puedes aprender a extrañar menos tu casa. Esperamos que lo consigas. ¿Por qué? Para que no te pierdas todas las aventuras que te aguardan.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de la revisión: abril 2012

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.