Un familiar de mi amigo murió. ¿Qué debo hacer?

Kids > Para niños > Los sentimientos > Un familiar de mi amigo murió. ¿Qué debo hacer?
Un familiar de mi amigo murió. ¿Qué debo hacer?

(Somebody in My Friend's Family Died. What Should I Do?)

“Hoy va a ser un gran día”, pensó Kate. Su mejor amiga, Sarah, había faltado a clase la semana anterior. Sin ella, había sido aburrido colgarse al revés de las barras trepadoras del patio. El camino de la escuela a casa había sido solitario. También había extrañado a Sarah durante el almuerzo.

Pero hoy Sarah regresaría al colegio y las cosas volverían a la normalidad. Sarah había faltado tanto tiempo a la escuela porque su abuela había muerto. Kate creía que eso era muy triste. Esperaba que Sarah se sintiera mejor ahora.

Pero cuando Sarah subió al autobús, parecía diferente. Intentó sonreír, pero no se la veía contenta. Kate tenía mucho que contarle pero no parecía que su amiga la escuchara de verdad. Sarah apenas hablaba. ¿Qué le ocurrirá?

Cómo lloramos la muerte de alguien

Cuando alguien muere, puede que las personas que amaban a esa persona parezcan diferentes por un tiempo. Puede que lloren mucho o que estén enojadas o confusas. O quizá, como Sarah, estén más calladas de lo habitual.

Son maneras diferentes de enfrentarse a la situación, de expresar su duelo. Ambas frases describen cómo la gente se adapta o afronta un cambio difícil en sus vidas. La muerte de un ser querido es un cambio importante, y la gente lo afronta y demuestra su duelo de diversas maneras. Está bien. No hay una forma correcta de llorar la muerte de alguien.

Es difícil saber cómo vas a sobrellevar una situación o expresar tu duelo hasta que te enfrentas a un cambio difícil. Puede que quieras estar solo y en tu cuarto. O quizás quieras hablar con tu mamá, papá, u otro adulto sobre la persona que echas de menos. Pueda que también quieras gritar con toda la fuerza de tus pulmones, aunque normalmente seas una niña tranquila.

Y puede que algunos niños solo quieran volver a la normalidad: ir a la escuela, jugar, hacer las cosas que suelen hacer. Todas estas emociones son normales y una persona podría sentir muchas cosas mientras pasa por este difícil momento.

Cómo puedes ayudar

Cuando es un amigo quien se enfrenta a la muerte de un ser querido, talvez puedas ayudarle. El solo hecho de ser su amigo ya es importante. ¡Qué bonito es ver a un buen amigo cuando se está desanimado! Puede que te dé vergüenza, pero sería buena idea sacar el tema a colación. Por ejemplo, Kate podría decir: "Sarah, lamento mucho lo de tu abuela".

Es una manera de que Kate le haga saber a Sarah que se siente triste por ella. Puede servir para que Sarah comience a hablar sobre sus emociones. Pero tampoco pasa nada si Sarah no quiere hablar mucho de ello. Kate también podría decir simplemente: "Si quieres hablar, te escucharé." Eso es algo realmente bonito para decir.

No te sorprendas si tu amiga no desea hablar. Pero si quiere hacerlo, puede ayudarle recordar y hablar de los buenos tiempos, cuando la persona estaba viva. Tampoco pasa nada si a veces lloras con tu amiga cuando se siente tan triste.

Kate quería que Sarah fuera la misma de antes, pero eso no siempre sucede enseguida. A veces las personas siguen tristes por mucho tiempo. Al principio, puede que no le apetezca jugar o divertirse como antes. Después de un tiempo, la mayoría de la gente se vuelve a sentir feliz aunque sigan extrañando a la persona que murió. Quizás quieras hablar con algún adulto sobre cómo se sintió él cuando murió un ser querido y cuando comenzó a sentirse mejor.

Si, después de un tiempo, sigues preocupada porque parece que tu amiga no vuelve a ser la antes, díselo a algún padre, orientador escolar o maestro. Así podrán ayudar a tu amiga a superar su tristeza u otras emociones.

Actualizado y revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: enero de 2014
Revisado inicialmente por: Dale Perkel, LCSW

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.