La historia de la autoestima

Kids > Para niños > Los sentimientos > La historia de la autoestima
La historia de la autoestima

(The Story on Self-Esteem)

No puedes tocarla, pero afecta cómo te sientes. No puedes verla, pero tal vez aparezca cuando te miras al espejo. No puedes oírla, pero está allí cuando hablas o piensas sobre ti mismo.

¿Qué es esta cosa importante pero misteriosa? Es tu autoestima.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima puede tener un papel importante en cómo te sientes respecto de ti mismo y, además, en qué tanto disfrutas de las cosas o te preocupas por ellas.

Para entender la autoestima, es útil separar el término en dos palabras. Analicemos primero la palabra estima, que significa que alguien o algo es importante, especial o valioso. Por ejemplo, si realmente admiras al papá de tu amigo porque es voluntario en el departamento de bomberos, eso significa que le tienes gran estima. Y el trofeo especial para el jugador más valioso de un equipo a menudo se llama trofeo estimado. Esto significa que el trofeo representa un logro importante.

Y auto significa tú mismo. Por lo tanto, une las dos palabras, y es más fácil darse cuenta de lo que es la autoestima. Es cuánto te valoras a ti mismo y qué tan importante piensas que eres. Es la forma en la que te ves y cómo te sientes respecto de las cosas que puedes hacer.

La autoestima no tiene que ver con jactarse, sino con llegar a saber qué cosas haces bien y cuáles no tanto. Muchos pensamos en cuánto nos agradan otras personas o cosas, pero realmente no pensamos demasiado en si nos agradamos a nosotros mismos.

No se trata de pensar que eres perfecto, porque nadie lo es. Incluso si crees que algunos otros niños hacen todo bien, puedes estar seguro de que hay cosas en las que son buenos y cosas que les resultan difíciles.

Lo más importante que hay que saber sobre la autoestima es que significa verte a ti mismo de un modo positivo que sea realista, lo que implica que es la verdad. De modo que si sabes que tocas muy bien el piano, pero no eres tan bueno dibujando, aún puedes tener una gran autoestima.

Por qué es importante la autoestima

La autoestima no es como un par de zapatillas deportivas de onda que realmente deseas y por las que puedes esperar hasta tu próximo cumpleaños. Todos los niños tienen autoestima, y tener una autoestima buena o positiva es de verdad importante. Puede ayudarte a mantener la cabeza en alto y a sentirte orgulloso de ti mismo y de lo que puedes hacer, incluso cuando parece que las cosas no van tan bien.

La autoestima te da el coraje para probar cosas nuevas y el poder para creer en ti mismo. Y te permite respetarte, aun cuando cometes errores. Y cuando te respetas a ti mismo, los adultos y otros niños suelen respetarte también.

La autoestima positiva, además, puede ayudarte a que aprendas a hacer elecciones sanas respecto de tu mente y tu cuerpo. Si crees que eres importante, será menos probable que te dejes llevar por la corriente si tus amigos hacen algo que está mal o es peligroso. Si tu autoestima es positiva, sabes que eres lo bastante inteligente como para tomar tus propias decisiones. Valoras tu seguridad, tus sentimientos, tu salud: te valoras a ti mismo. La autoestima positiva te ayuda a saber que vale la pena cuidar y proteger cada parte tuya.

Cómo desarrollan los niños la autoestima

Los bebés no se ven a sí mismos de un modo positivo o negativo. No piensan, "Soy genial" cuando eructan fuerte, ni se preocupan porque los pañales hacen que sus piernas se vean raras. En cambio, las personas que los rodean los ayudan a desarrollar la autoestima. ¿Cómo? Al alentar al bebé cuando aprende a gatear, caminar o hablar. A menudo les dicen, "Buen trabajo. Bien hecho". O pueden tan solo sonreír y verse orgullosas. Cuando las personas cuidan bien de un bebé, eso también lo ayuda a que se sienta amado y valioso.

A medida que los niños crecen, pueden tener un papel más importante en el desarrollo de su propia autoestima. Trabajar arduamente para terminar un proyecto o una tarea, obtener una calificación más alta en un examen de matemáticas o presentarse a una prueba para un nuevo deporte son todas cosas que pueden ser motivo de orgullo para los niños. Algunos niños no son muy atléticos, pero pueden leer bien, saber cómo hacer trucos de magia, ser realmente buenos amigos o brindar ayuda a otras personas, todos logros que los ayudan a sentirse bien con ellos mismos.

La familia de un niño y otras personas en su vida, como entrenadores, maestros y compañeros de clase también pueden reforzar la autoestima. Pueden ayudar a que un niño descubra cómo hacer las cosas o advierta sus buenas cualidades. Pueden creer en el niño y ayudarlo a que lo intente nuevamente cuando algo no resulta bien la primera vez. Parte del aprendizaje de los niños es verse a sí mismos de un modo positivo, sentirse orgullosos de lo que han hecho y estar seguros de que hay mucho más que pueden hacer.

Algo de información sobre la baja autoestima

Tal vez conozcas a niños con baja autoestima que no tienen un buen concepto de sí mismos o que parecen criticarse mucho. Esto también puede llamarse autoestima negativa, y es lo opuesto a la autoestima positiva. Es posible que, a veces, tengas baja la autoestima y no siempre te sientas bien respecto de ti mismo o pienses que no eres importante.

En ocasiones, un niño tendrá baja autoestima si su mamá o su papá no lo alientan lo suficiente o si en casa hay muchos gritos. Otras veces, se puede dañar la autoestima de un niño en el salón de clase. Un maestro u otros niños pueden hacer que un niño sienta que no es inteligente, o tal vez haya niños malos que le dicen cosas hirientes sobre su aspecto o su modo de actuar.

Para algunos niños, las clases en la escuela pueden parecer tan difíciles que no logran mantener u obtener las calificaciones que esperaban. Esto puede hacer que se sientan mal sobre sí mismos y dañar su autoestima. Cuando algunos niños tienen un buen desempeño y ganan premios y becas, es posible que otros sientan que no son tan buenos y que tienen algún problema.

Algunos niños tienen una autoestima positiva, pero luego algo ocurre en sus vidas y eso cambia. Por ejemplo:

  • Si un niño se muda y no hace amigos de inmediato en la nueva escuela, puede comenzar a sentirse mal y pensar que no es un buen amigo.
  • Los niños cuyos padres se divorcian tal vez descubran que esto puede afectar su autoestima. Es posible que se sientan mal cuando uno de los padres no puede brindarles atención ni asistir a sus juegos, o quizás sientan que de haberse comportado mejor o de haber mantenido ordenada su habitación, sus padres no se hubiesen separado.
  • Los niños cuyo aspecto es diferente del de otros niños pueden sentirse mal respecto de sí mismos porque se sienten "diferentes" o alguien se burla de ellos.
  • Un niño que está lidiando con una enfermedad, como cáncer, diabetes o asma, puede sentirse diferente y menos seguro que antes.
  • Los niños con diferencias de aprendizaje o aquellos que saben que tienen dificultades para leer la reseña de un libro en voz alta pueden perder la confianza y concentrarse demasiado en las cosas que no hacen bien.
  • Incluso atravesar los cambios corporales de la pubertad, algo que a todos les ocurre, puede afectar la autoestima de un niño.

Reforzar tu autoestima

Por supuesto que está bien tener altibajos en tus emociones, pero no está bien tener baja la autoestima. Sentir que no eres importante puede entristecerte e impedirte que intentes probar cosas nuevas. Puede impedirte que hagas amigos o disminuir los esfuerzos que haces en la escuela.

Tener una fuerte autoestima también es una parte importante del proceso de crecimiento. A medida que creces y te enfrentas a decisiones difíciles, especialmente bajo la presión de tus pares, cuanto más autoestima tengas, mejor. Es importante que te gustes a ti mismo.

Si crees que tienes baja autoestima, habla al respecto con un adulto en quien confíes. Es posible que esta persona te aporte buenas ideas para construirla.

La autoestima puede mejorar cuando intentes hacer cosas que pensabas que eran muy difíciles y las hagas bien, o cuando uno de tus padres, un familiar u otro adulto te alienten, sean pacientes y te ayuden a retomar el camino. Cuando comiences a hacer bien las cosas, la autoestima se disparará.

Estas son algunas otras cosas que puedes intentar para aumentar tu autoestima:

  • Haz una lista de las cosas que haces bien. Puede ser cualquiera, desde dibujar o cantar hasta practicar un deporte o contar un chiste bueno. Si tienes problemas con la lista, pide ayuda a tu mamá o a tu papá. Luego agrega algunas cosas a la lista que te gustaría hacer muy bien. Tu mamá o tu papá pueden ayudarte a planificar un modo de desarrollar esas habilidades o esos talentos.
  • Hazte tres elogios todos los días. No digas solamente, "Soy tan fabuloso". Sé específico respecto de algo bueno sobre ti, como, "Hoy fui un buen amigo de Jill" o "Me fue mejor en ese examen de lo que había pensado". Mientras lo haces, antes de irte a la cama cada noche, enumera tres cosas de tu día que realmente te dieron alegría o por las cuales te sientes agradecido.
  • Recuerda que tu cuerpo te pertenece, sin importar su forma, talle o color. Si te preocupa tu peso o tu talle, puedes consultar a tu médico para asegurarte de estar sano. Respecto de tu cuerpo, piensa en las cosas buenas, por ejemplo, "Tengo piernas fuertes y puedo patinar realmente bien".
  • Recuerda que hay cosas tuyas que no puedes cambiar. Debes aceptarlas y quererlas, como el color de la piel y el número que calzas, porque son parte tuya.
  • Cuando escuches comentarios negativos en tu cabeza, dite a ti mismo que debes detenerte. Piensa en las cosas que haces bien y, si nada se te ocurre, pregúntale a alguien más. Además, puedes aprender una nueva destreza (por ejemplo, practicar karate, bailar, tocar un instrumento musical) y sentirte bien al respecto.

Al concentrarte en las cosas buenas que haces y todas tus grandes cualidades, aprendes a quererte y aceptarte: los ingredientes principales de una fuerte autoestima. Incluso si puedes mejorar (¿y quién no puede?), saber cuáles son las cosas que haces bien, y que eres valioso y especial para las personas que se preocupan por ti puede ayudarte mientras estás creciendo.

En parte, crecer es aprender a concentrarse en las fortalezas y aceptar las debilidades, y trabajar en ellas. Y eso, en pocas palabras, es la autoestima.

Actualizado y revisado por: Michelle New, PhD
Fecha de revisión: abril de 2012

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com