Cateterismo cardíaco

Parents > Para padres > Los problemas médicos > Cateterismo cardíaco
Cateterismo cardíaco

Read this in English(Cardiac Catheterization)

Es normal estar nervioso antes un procedimiento que involucra el corazón de su hijo. Pero los cateterismos no suelen ser una causa de alarma. Estos procedimientos se realizan frecuentemente con éxito en niños y adolescentes, y el riesgo de complicaciones es muy bajo.

La mayoría de los cateterismos cardíacos llevan aproximadamente 30 minutos. Los niños suelen ser dados de alta del hospital el mismo día y pueden reanudar la mayoría de sus actividades habituales en el transcurso de una semana.

Acerca de los cateterismos cardíacos

Los cateterismos cardíacos ayudan a los médicos a realizar análisis de diagnóstico del corazón y los vasos sanguíneos, e incluso tratar algunas afecciones del corazón. Durante el procedimiento, los médicos colocan un tubo largo y delgado (catéter) en el interior de un vaso sanguíneo y lo llevan hasta el corazón a través de los vasos sanguíneos. Una vez que el catéter está colocado en su lugar, los médicos pueden utilizar instrumentos para ver el interior del corazón y sus cámaras (por medio de rayos X) y realizar ciertos procedimientos.

Con frecuencia, el cateterismo cardíaco evita la necesidad de una cirugía a corazón abierto. Sin embargo, en el caso de problemas cardíacos más graves, es común realizar un cateterismo cardíaco además de los procedimientos quirúrgicos a corazón abierto.

El cateterismo cardíaco es un procedimiento invasivo. Esto significa que es necesario entrar en el organismo a través de la piel. Sin embargo, se trata de un procedimiento mínimamente invasivo y no se lo considera una cirugía "abierta" porque se realiza sin hacer grandes incisiones. En general, la única señal de que una persona ha sido sometida a este procedimiento es un pequeño tajo en el lugar en el cual se insertó el catéter (casi siempre en la ingle, pero en algunos casos, puede ser en el brazo o el cuello).

Estudios de diagnóstico y tratamientos

Al realizar un cateterismo cardíaco con fines diagnósticos, el médico puede hacer lo siguiente:

  • tomar una muestra del tejido del corazón (biopsia)
  • evaluar malformaciones congénitas del corazón (las que están presentes desde el nacimiento)
  • medir la presión de la sangre dentro del corazón
  • medir la cantidad de oxígeno en el corazón
  • comprobar si existen problemas con las válvulas del corazón
  • ubicar los vasos sanguíneos estrechados o bloqueados
  • determinar la necesidad de realizar más tratamientos o una cirugía

Algunos de los tratamientos de afecciones cardíacas se pueden realizar durante un cateterismo cardíaco. Éstos incluyen los siguientes:

  • cerrar orificios del corazón que se deben a malformaciones congénitas
  • • reparar válvulas del corazón estrechas o con filtraciones
  • tratar el ritmo cardíaco irregular (arritmia) por medio de la ablación del tejido anormal del corazón que hace que éste lata de manera irregular
  • eliminar coágulos de sangre
  • inflar pequeños globos en las válvulas del corazón o los vasos sanguíneos obstruidos para incrementar el flujo de sangre (angioplastías o valvuloplastías)
  • colocar dispositivos de alambre (stents) en los vasos sanguíneos estrechados para ayudar a que se ensanchen

Riesgos

Los cateterismos cardíacos suelen ser procedimientos seguros; en especial si se los compara con una cirugía a corazón abierto. Si bien las complicaciones son poco frecuentes, cualquier procedimiento que involucre vasos sanguíneos o el corazón implica riesgos, como los siguientes:

  • moretones o sangrado en el lugar en el cual se inserta el catéter
  • una reacción alérgica a los medicamentos o al material de contraste que se utiliza durante el procedimiento. El material de contraste es una tintura especial que se coloca en los vasos sanguíneos y ayuda a los médicos a ver los vasos, las válvulas y las cámaras del corazón con mayor claridad.
  • reacciones cutaneas (similares a una quemadura de sol) por la exposición a los rayos X
  • infecciones
  • dolor de pecho
  • coágulos
  • ataques al corazón, derrames cerebrales o daños renales

El médico conversará acerca de estos riesgos con usted y su hijo antes de realizar el procedimiento.

Preparación para la intervención

Antes del procedimiento, el médico realizará una serie de estudios diagnósticos, los cuales incluyen un ecocardiograma. En este estudio, se utilizan ondas sonoras para crear una imagen del corazón. Tal vez, el médico también realice un electrocardiograma (ECG) para registrar la actividad eléctrica del corazón. En casos excepcionales, los médicos también pueden solicitar una resonancia magnética o una tomografía computada del corazón.

Antes del procedimiento, asegúrese de conversar con el médico acerca de cualquier alergia que su hijo tenga; en especial si involucra el material de contraste, el iodo, iodina, los mariscos, el látex o los productos de caucho. Converse también acerca de cualquier medicamento que tome su hijo. Tal vez, el médico desee que su hijo deje de tomar medicamentos o que ajuste las dosis por unos días antes del procedimiento. Traiga al hospital una lista de los medicamentos de su hijo y las dosis que toma.

Se le indicará a su hijo que no beba ni coma aproximadamente entre 8 y 12 horas antes del procedimiento. Tener algo en el estómago puede incrementar el riesgo de complicaciones por la anestesia. Después del procedimiento, su hijo podrá beber y comer.

Cuando llegue el momento de ir al hospital, asegúrese de que su hijo lleve ropa cómoda y que se quite cualquier alhaja, en especial los collares que pueden interferir con las imágenes que se tomarán del corazón. Al ingresar, se registrará la presión sanguínea y el pulso de su hijo. En este momento, es importante que su hijo permanezca relajado y distraído para que el corazón lata al ritmo habitual.

Si es probable que su hijo tenga que quedarse en el hospital después del procedimiento, traiga artículos de tocador y cualquier otro elemento que pueda hacerlo sentir más cómodo.

El procedimiento

El cateterismo cardíaco será realizado por un cardiólogo pediátrico en un laboratorio de cateterismo. El laboratorio cuenta con equipos de diagnóstico por imágenes y rayos X especiales, que no se instalan en las salas de operación normales.

El equipo de médicos y enfermeros estará a disposición y se asegurará de que su hijo esté cómodo y de que el procedimiento se desarrolle sin inconvenientes. En el laboratorio, su hijo se recostará en una pequeña camilla, rodeado de monitores para el corazón y otros equipos. La sala se mantiene refrigerada para proteger los equipos sensibles; por lo tanto, es posible que le ofrezcan mantas a su hijo para que no tenga frío.

Primero, se colocará una vía intravenosa en el brazo de su hijo para poder administrarle medicamentos y líquidos durante el procedimiento. A continuación, se le dará un sedante para ayudarlo a relajarse y dormir. Se le colocarán pequeños parches adhesivos, denominados "electrodos", en el pecho. Los electrodos se conectan a un electrocardiógrafo que monitorea los latidos del corazón durante el procedimiento.

Un enfermero limpiará y tal vez afeite la zona en la cual se insertará el catéter. Además, su hijo recibirá una inyección de un anestésico local (un fármaco que adormece únicamente una parte pequeña y específica del cuerpo, como una mano o una parte de la piel). Una vez que la zona esté adormecida, se insertará una funda plástica (un tubo hueco y corto que sirve para guiar el catéter hacia el interior del vaso sanguíneo) en la ingle o un brazo. A continuación, se insertará el catéter.

El cardiólogo utilizará rayos X para ayudar a guiar el catéter a medida que se mueve por los vasos sanguíneos en dirección al corazón de su hijo. Una vez que el catéter se encuentra en su lugar, se inyecta una pequeña cantidad de material de contraste en los vasos sanguíneos y el corazón.

Se tomarán radiografías del corazón y, si su hijo requiere tratamiento (como una angioplastía o la reparación de una válvula), se realizará en este momento.

Recuperación

Una vez finalizado el cateterismo cardíaco, se retira el catéter y se venda el lugar en el cual se insertó. Su hijo se recuperará durante algunas horas mientras el personal de enfermería controla su estado. Si el catéter se insertó en la ingle, su hijo tendrá que mantener la pierna estirada durante unas horas para reducir los riesgos de sangrado en el lugar del cateterismo.

Si el viaje de regreso a casa en automóvil es prolongado, deténgase cada hora y haga caminar a su hijo durante unos 5 a 10 minutos. Si viajará en avión, haga que su hijo estire las piernas y camine por el corredor al menos cada hora.

Al día siguiente del cateterismo, su hijo puede quitarse la venda. Puede hacerlo fácilmente si humedece las vendas en la ducha y las retira. Una vez que la zona esté seca, reemplace las vendas por un pequeño apósito adhesivo. Es normal que la zona esté con moretones, roja o levemente hinchada durante unos días después del procedimiento.

Haga que su hijo se lave suavemente la zona con agua y jabón al menos una vez al día; pero debe evitar los baños de inmersión y las piscinas durante una semana después del cateterismo. No utilice cremas, lociones ni ungüentos en la zona.

El médico le dirá cuándo es seguro que su hijo retome sus actividades. Por lo general, su hijo puede esperar sentirse cansado y débil el día posterior al procedimiento, y tendrá que llevar una vida tranquila los primeros días. Esto significa no levantar peso (nada que supere las 10 libras) y no practicar deportes. Después de aproximadamente una semana, es probable que le permitan a su hijo retomar todas sus actividades normales.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: julio de 2012

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.