Análisis de sangre: insulina

Parents > Para padres > Los problemas médicos > Análisis de sangre: insulina
Análisis de sangre: insulina

Read this in English

(Blood Test: Insulin)

Qué es

La insulina es la hormona que permite a las células obtener glucosa. El análisis de insulina mide la cantidad de esta hormona que hay en la sangre. La glucosa es un azúcar que proviene del cuerpo. Es la fuente más importante de energía del cuerpo. Nuestros cuerpos descomponen los alimentos que ingerimos en glucosa y otros nutrientes, que posteriormente son absorbidos por el torrente sanguíneo en el tracto gastrointestinal. Los niveles de glucosa en sangre aumentan después de haber comido y desencadenan la producción de insulina en el páncreas, la cual se libera en el torrente sanguíneo.

La insulina actúa como una llave que abre las puertas de las células y permite la entrada de la glucosa. Sin insulina, la glucosa no puede penetrar en las células y, por lo tanto, permanece en el flujo sanguíneo.

Para mantenerse sano, el cuerpo debe equilibrar los niveles de insulina y glucosa. Al haber muy poca insulina, el azúcar en sangre se mantiene a niveles mayores que los normales (una afección conocida con el nombre "hiperglucemia") y las células no pueden obtener la energía que necesitan. Al haber mucha insulina, el azúcar en sangre disminuye (hipoglucemia) y aparecen síntomas como transpiración, temblores, mareos, y en casos extremos, shock. La diabetes es la causa más común de la fluctuación anormal del azúcar en sangre.

Por qué se realiza

Este análisis se utiliza a menudo para evaluar la causa de la hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre) o cualquier otra afección relacionada con la producción anormal de insulina. Se suele utilizar para diagnosticar y controlar la resistencia a la insulina, una afección en la cual el tejido se hace menos sensible a los efectos de la insulina, haciendo que el páncreas tenga que compensar la falta de insulina, produciendo más. La resistencia a la insulina es algo muy común en la gente obesa que desarrolla diabetes tipo 2, como también en las mujeres que sufren del síndrome de ovario poliquístico.

El nivel de insulina es muy bajo — a pesar de la presencia de niveles de azúcar en sangre elevados — en los niños que sufren de diabetes tipo 1.

Preparación

Su médico le dirá si debe realizar algún tipo de preparación especial para este análisis. Es posible que su hijo no deba beber ni comer nada unas 8 horas antes del análisis; a veces, los médicos querrán verificar los niveles en ciertos momentos del día, como por ejemplo, después de una comida.

El procedimiento

Por lo general, un técnico extraerá la sangre de una vena, después de limpiar la piel con un antiséptico y colocará una banda elástica (torniquete) alrededor del brazo para ejercer presión y hacer que las venas se hinchen con sangre. A continuación, se inserta una aguja en la vena (por lo general, se hace a la altura del codo en la parte interna del brazo, o en la parte posterior de la mano) y se extrae sangre que se recoge en un tubo o una jeringa.

Después del procedimiento, se retira la banda elástica. Una vez recolectada la sangre, se retira la aguja y se cubre la zona con algodón o una venda para detener el sangrado. La recolección de sangre para este análisis sólo demora unos minutos.

análisis de sangre

Qué esperar

La toma de una muestra de sangre sólo provoca molestias temporales y se puede sentir un pequeño pinchazo. Después de la extracción, es posible que aparezca un pequeño moretón, que desaparecerá más o menos en un día.

Obtención de los resultados

La muestra de sangre es procesada por una máquina. Los resultados se obtienen en unos pocos días.

Riesgos

El análisis de insulina se considera un procedimiento seguro. Sin embargo, al igual que con muchos otros análisis, es posible que surjan algunos problemas, como los siguientes, al extraer sangre:

  • desmayos o mareos
  • hematomas (acumulación de sangre debajo de la piel que provoca un moretón o un bulto)
  • dolor por los pinchazos para encontrar la vena

Ayudar a su hijo

Las extracciones de sangre son relativamente indoloras. Aun así, muchos niños les temen a las agujas. Si le explica el procedimiento en palabras que su hijo pueda comprender, lo ayudará a aliviar un poco el miedo.

Permita que su hijo le realice al profesional todas las preguntas que pueda tener. Dígale que se relaje y se quede quieto durante el procedimiento, ya que si tensa los músculos o se mueve, la extracción resultará más complicada y más dolorosa. También puede ayudar que su hijo no mire cuando lo pinchan con la aguja.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas acerca del análisis de insulina, hable con su médico. También puede hablar con el técnico antes del procedimiento.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: marzo de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.