El control de la diabetes: por qué es importante

Parents > Para padres > Los problemas médicos > El control de la diabetes: por qué es importante
El control de la diabetes: por qué es importante

Read this in English

(Diabetes Control: Why It's Important)

Aunque el desarrollo socio-emocional sano es el principal objetivo a la hora de controlar la diabetes infantil, probablemente habrá oído al pediatra o al equipo de diabetología de su hijo hablar mucho sobre el "control de la diabetes". Con esta expresión, se refieren a mantener el azúcar, o glucosa, en sangre lo más cerca posible del intervalo deseado.

Spanish Diabetes Movie Button

Cuando la diabetes no está bajo control

Demasiado azúcar en sangre, o demasiado poco, puede provocar problemas a corto plazo que requieren tratamiento inmediato, como la hipoglucemia, la hiperglucemia o la cetoacidosis diabética. El exceso de azúcar en sangre también puede provocar lesiones a largo plazo en los vasos sanguíneos que llevan sangre a los órganos vitales, lo que incrementa el riesgo de enfermedades cardiacas, apoplejía, enfermedades renales, problemas de visión y problemas neurológicos en las personas con diabetes.

Estos problemas no se manifiestan habitualmente en los niños o adolescentes con diabetes que tienen la enfermedad desde hace pocos años. Sin embargo, estos problemas de salud pueden aparecer en personas adultas con diabetes, sobre todo si no se han tratado o controlado la enfermedad adecuadamente.

Los niños con diabetes que no controlan su concentración de azúcar en sangre también pueden tener problemas de crecimiento y desarrollo y hasta es posible que presenten un retraso en el inicio de la pubertad.

Evitar episodios frecuentes y/o graves de hipoglucemia (concentración baja de azúcar en sangre) también es una parte importante del buen control a largo plazo de la diabetes. Si un niño presenta repetidamente reacciones hipoglucémicas, esto puede interferir en su participación en las actividades académicas y extraacadémicas. Asimismo, esto puede hacerle difícil afrontar la diabetes y llevar la clase de vida que conduce una infancia y una vida adulta sana y feliz.

Controlar la diabetes significa mantener la concentración de azúcar en sangre lo más cerca posible de lo normal. Se trata de un triple malabarismo: la medicación del niño (como la insulina u otros medicamentos para la diabetes), los alimentos que ingiere y el nivel de actividad deben estar equilibrados entre sí para poder mantener la concentración de azúcar en sangre bajo control. Si alguno de ellos se descompensa, la concentración de azúcar en sangre también lo hará.

En general, los problemas a la hora de controlar la concentración de azúcar en sangre pueden deberse a una o más de las siguientes causas:

  • no medicarse siguiendo las indicaciones del pediatra
  • no seguir el plan dietético para la diabetes (como comer demasiado o no comer lo suficiente sin reajustar la dosis de los medicamentos para la diabetes)
  • no hacer ejercicio con regularidad o no realizar los ajustes necesarios en el plan terapéutico de la diabetes cuando se introduce un cambio significativo en el nivel de actividad física
  • una enfermedad o el estrés
  • no comprobar la concentración de azúcar en sangre atentamente para poder identificar y corregir rápidamente los cambios que se produzcan en la concentración de azúcar en sangre

Efectos beneficiosos de un buen control de la diabetes

Las complicaciones asociadas a la diabetes pueden parecer alarmantes, pero la buena noticia es que los estudios han demostrado que las personas con diabetes que mantienen la concentración de azúcar en sangre lo más cerca posible de la normalidad tienen muchas menos probabilidades de desarrollar complicaciones asociadas a la diabetes.

Un estudio realizado a gran escala demostró que las personas con diabetes tipo 1 que comprobaban su concentración de azúcar en sangre como mínimo cuatro veces al día —y reajustaban la dosis de insulina y otros medicamentos para la diabetes, la dieta y el ejercicio en función de esa concentración— tenían menos riesgo de desarrollar enfermedades oculares, problemas renales, lesiones neuronales y concentraciones elevadas de colesterol (un factor de riesgo importante para las enfermedades cardiacas).

Cómo puede saber si la diabetes de su hijo está bajo control

¿Cómo puede saber si su hijo está controlado? En primer lugar, el equipo de diabetología de su hijo le informará de cuál debe ser la concentración de azúcar en sangre de su hijo. Pueden referirse a esa concentración con expresiones como “intervalo de referencia” o “rango ideal”. El intervalo de referencia de la concentración de azúcar en sangre de su hijo dependerá de factores como la edad del niño y el tipo y nivel de gravedad de su diabetes. Probablemente el rango ideal estará anotado en el plan terapéutico de la diabetes del niño.

En el día a día, la única forma de saber si la concentración de azúcar en sangre de su hijo se aproxima al rango ideal es midiéndole la concentración de azúcar en sangre varias veces al día con un dispositivo denominado medidor de glucosa en sangre o glucosímetro. El equipo de diabetología de s hijo le indicará cómo y cuándo deberá medir la concentración de azúcar en sangre de su hijo de acuerdo con su plan terapéutico particular. Si usted y su hijo comprueban con regularidad la concentración de azúcar en sangre del niño y llevan un registro preciso y ordenado de los resultados, usted y el equipo de diabetología de su hijo dispondrán de la información necesaria para ir reajustando el plan terapéutico del niño cuando sea preciso.

Además de las comprobaciones diarias con el glucosímetro, que indica la concentración de azúcar en sangre en el momento de la medición, existe otra prueba, la prueba de la hemoglobina glicosilada (hemoglobina A1c, abreviada como HbA1c), que puede utilizarse para conocer la concentración de azúcar en sangre durante un periodo de tiempo más largo. La prueba de la HbA1C proporciona información sobre la concentración de glucosa en sangre durante los 2 a 3 meses anteriores a la realización de la prueba.

Cómo ayudar a su hija a controlar la diabetes

Indudablemente, ayudar a su hijo a lograr un buen control del azúcar en sangre a veces le parecerá todo un desafío. Sin embargo, existen algunas cosas que usted puede hacer para ayudar a su hijo a mantener la concentración de azúcar en sangre dentro del intervalo saludable:

  • Asegúrese de que su hijo se inyecta la insulina o toma otros medicamentos para la diabetes tal y como se los han recetado.
  • Ofrézcale comidas y tentempiés que se ajusten al plan terapéutico.
  • Anime a su hijo a hacer ejercicio regularmente.
  • Compruebe a menudo la concentración de azúcar en sangre de su hijo e introduzca los cambios necesarios en su plan terapéutico con la ayuda de su equipo de diabetología.
  • Asegúrese de que su hijo se somete a chequeos médicos periódicos.
  • Aprenda todo lo que pueda sobre la diabetes.

Trabajar junto con el equipo de diabetología de su hijo le ayudará a entender y controlar mejor los desafíos a los que se enfrentan los niños con diabetes y a ayudar a su hijo a evitar muchos de los problemas asociados a la enfermedad.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: abril de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.