Cuando su bebé nace con un problema de salud

Parents > Para padres > El embarazo y el recién nacido > Cuando su bebé nace con un problema de salud
Cuando su bebé nace con un problema de salud

Read this in English

(When Your Baby Is Born With a Health Problem)

Si está esperando un bebé, probablemente esté aprendiendo todo lo posible sobre cómo evitar las complicaciones durante el embarazo, el trabajo de parto y el parto, y preservar su salud y la de su bebé. Sin embargo, también es importante comprender que existen determinadas complicaciones y problemas de salud que no se pueden prevenir, independientemente de la buena evolución del embarazo.

Es imposible estar completamente preparado para las complicaciones durante el parto o para descubrir que su hijo tiene un problema médico o una anomalía congénita. No obstante, aprender sobre los problemas de salud frecuentes en los recién nacidos y su tratamiento puede reducir la ansiedad que produce el pensar que algo puede salir mal.

Antes del nacimiento de su bebé

Con los exámenes prenatales, los médicos a menudo pueden detectar determinadas anomalías congénitas, como la espina bífida, el síndrome de Down, la enfermedad cardíaca congénita, la gastrosquisis o el labio hendido, antes del nacimiento del bebé.

Otras anomalías congénitas no se pueden descubrir hasta después del nacimiento. También pueden producirse complicaciones durante el parto, como la aspiración de meconio, que ocurre cuando el recién nacido inhala una mezcla de meconio (las primeras heces del bebé, que generalmente se eliminan después del parto) y líquido amniótico durante el trabajo de parto y el parto.

Si se descubre una anomalía congénita antes del nacimiento, es posible que hable con su médico sobre qué puede suceder cuando nazca el bebé. Usted y su médico deberán elegir el hospital que esté mejor preparado para ofrecer atención a su bebé, a fin de programar el parto allí.

Sería conveniente que preguntara si puede visitar la unidad de cuidados intensivos o especiales del hospital para familiarizarse con el entorno y conocer al equipo de profesionales de atención médica que, llegado el momento, cuidarán a su bebé. Este equipo puede incluir neonatólogos, anestesistas pediátricos, cirujanos pediátricos, enfermeras de neonatología, enfermeras practicantes y médicos en formación (como becarios y residentes).

Problemas frecuentes en los recién nacidos

Es muy común que los lactantes, en especial los que nacieron de forma prematura, tengan ictericia o problemas para respirar.

Muchos bebés prematuros e incluso lactantes nacidos a término pueden tener ictericia si el hígado, todavía inmaduro, al principio no puede eliminar el exceso de bilirrubina (un pigmento amarillo producido por la descomposición normal de los glóbulos rojos) en sangre. La ictericia puede producir una coloración amarillenta en la piel y la parte blanca de los ojos del bebé.

Si su bebé tiene ictericia, el médico puede pedir análisis de sangre para medir los niveles de bilirrubina y determinar si se necesita tratamiento. En general, para tratar la ictericia se debe exponer al bebé a luces especiales que ayudan a descomponer el exceso de bilirrubina para que el cuerpo del bebé la pueda procesar.

La inmadurez pulmonar, otro problema frecuente, sucede cuando los pulmones del bebé no tienen suficiente agente tensioactivo, una sustancia química que evita el colapso de los alvéolos pulmonares durante la respiración. Debido a que antes de las 34 semanas de gestación los pulmones del feto no tienen el agente tensioactivo suficiente, muchos bebés prematuros necesitan ayuda para respirar. Para facilitar la respiración, a menudo se utilizan respiradores artificiales, que son máquinas que se conectan a un pequeño tubo plástico que se coloca en la tráquea del bebé.

En la actualidad, se administra agente tensioactivo sintético (a través del tubo de respiración) a los bebés prematuros poco tiempo después del nacimiento. Los bebés prematuros no tienen suficiente agente tensioactivo propio para mantener los pulmones expandidos. La administración adicional de agente tensioactivo permite a los lactantes respirar por su cuenta más pronto que en el pasado y reduce el daño a los pulmones, ya que no requiere el uso de respirador artificial a largo plazo.

En la sala de parto

La mayoría de los bebés nacen en una sala de parto. Sin embargo, si se producen complicaciones, es posible que la madre deba ser trasladada a una sala de parto con equipos médicos adicionales. Además del obstetra, la partera o el médico de cabecera, es posible que también se encuentren disponibles enfermeras, neonatólogos u otros especialistas para ofrecer al bebé la atención médica especial que pueda necesitar.

Por ejemplo, si un recién nacido tiene espina bífida (estructuras de la medula espinal expuestas) o hidrocefalia (acumulación de líquido dentro o alrededor del cerebro), los médicos tomarán las medidas necesarias para parta proteger la cabeza o cubrir la abertura en la columna vertebral. En el caso de los recién nacidos con gastrosquisis, se cubren los intestinos para protegerlos de infecciones y de la pérdida de calor y líquidos.

Si se produce la aspiración de meconio, generalmente el médico intentará despejar las vías respiratorias del bebé por medio de succión para extraer cualquier líquido que impida la respiración. Si la dificultad para respirar persiste, o si el bebé es muy prematuro, puede que necesite un tubo para respirar.

Siempre que se presente un problema, el personal médico, que incluye a un pediatra o neonatólogo, monitoreará la respiración y la frecuencia cardíaca del bebé y se asegurará de mantener su temperatura. Si es necesario, pondrán en práctica un tipo especial de asistencia respiratoria RCP para recién nacidos. Cuando el estado del bebé sea lo suficientemente estable, se lo trasladará directamente a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (NICU, por sus siglas en inglés) para continuar con el tratamiento.

El equipo de obstetricia (OB) permanecerá con la madre mientras el bebé recibe tratamiento, para ofrecerle la atención médica que necesite. El equipo de obstetricia se asegurará de que la madre haya expulsado la placenta, que se den los puntos que necesita y, en caso de un parto por cesárea, que finalice la cirugía.

Cómo comunicarse con el médico

Pida al equipo médico a cargo de su bebé en la NICU que le informe sobre el estado de su bebé. Si su bebé tiene una enfermedad que se diagnosticó antes del nacimiento, el médico le informará sobre cualquier cambio en el plan original y la mantendrá al corriente de la evolución de su bebé. Si el problema no estaba previsto, el médico o la enfermera le explicará lo que está sucediendo. Si se trata de una emergencia, tal vez el personal médico no pueda dar explicaciones de forma inmediata, pero lo hará tan pronto como se estabilice la situación.

Después de la sala de parto

Una vez fuera de la sala de parto, es posible que el bebé necesite la administración de líquidos o medicamentos por vía intravenosa (IV). Además, debido a que los bebés pierden calor rápidamente, se colocará a su recién nacido en una incubadora o un calentador radiante para mantener la temperatura del cuerpo adecuada.

Si el bebé respira demasiado rápido o con dificultad, puede que el equipo médico solicite una radiografía de pecho para determinar la causa. A veces, los análisis de sangre o un dispositivo para el monitoreo de oxígeno, que se coloca en la mano o el pie, pueden indicar al médico el grado de ayuda que el bebé necesita para respirar. Es posible que el equipo necesite desde dar al bebé un poco de oxígeno adicional hasta tener que colocarlo en un respirador artificial para ayudarlo a respirar.

Una vez estabilizados los latidos del corazón y la respiración del bebé, puede comenzar el tratamiento de cualquier anomalía congénita. El período de evaluación y tratamiento puede durar días o semanas, según la enfermedad del bebé.

También es posible que los médicos pidan análisis de sangre para descartar cualquier otro problema y conocer los valores del hemograma y los niveles de azúcar en sangre. Para algunos análisis de sangre, la muestra se debe tomar del talón del bebé, mientras que para otros la extracción se debe realizar directamente de una vena del brazo del bebé.

Obtener la atención que necesita

No estar cerca del recién nacido es sumamente difícil para la familia, en especial para los padres.

Es común sentirse desilusionado e incluso culpable. Puede ser útil hablar sobre estos sentimientos con un miembro del equipo médico o con un trabajador social del hospital. Además, obtener tanta información como sea posible sobre el problema médico de su bebé puede ayudarlo a sosegar los sentimientos de ansiedad e impotencia.

La mayoría de los hospitales recomiendan a los padres pasar tanto tiempo como sea posible con su bebé. Si se debe trasladar al bebé a un hospital con una unidad especial de cuidados neonatales, tenga en cuenta la posibilidad de preguntar si la madre también puede recibir la atención puerperal que necesita allí, para que puedan recuperarse juntos.

A veces, es necesario que los bebés permanezcan en el hospital durante más tiempo que la madre. Aunque dejar el hospital sin su bebé es difícil para las nuevas madres, puede ser una oportunidad para hablar sobre sus sentimientos con sus amigos, familiares y el personal médico.

Además, los padres necesitan descansar bien, hacer ejercicio de forma regular y alimentarse adecuadamente durante este período. Si la madre desea amamantar, consulte con una enfermera o con un asesor en lactancia sobre el uso de un extractor de leche. De esta manera, la leche materna se puede congelar y guardar para cuando el bebé esté listo.

Si su bebé nace con un problema de salud, tiene muchas opciones para obtener información y apoyo. Comience por pedir información a sus médicos sobre hospitales o recursos de la comunidad. Existen grupos de apoyo, tanto en línea como para concurrir en persona, dedicados a muchos trastornos y enfermedades.

Revisado por: Jennifer A. Tioseco, MD
Fecha de la revisión: enero de 2013
Revisado inicialmente por: Michael L. Spear, MD

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com