Preguntas frecuentes: Los exámenes prenatales

Parents > Para padres > El embarazo y el recién nacido > Preguntas frecuentes: Los exámenes prenatales
Preguntas frecuentes: Los exámenes prenatales

Read this in English

(FAQs: Prenatal Tests)

Todos los futuros padres esperan tener un bebé sano, y suele ser difícil no preocuparse: ¿Qué sucederá si el bebé tiene un problema de salud grave o para el que no hay tratamiento? ¿Qué haría? ¿Hay algo que pueda hacer para evitar problemas?

Éstas preocupaciones son completamente naturales. Afortunadamente, existe una amplia variedad de exámenes para las embarazadas que pueden tranquilizarlas y mantenerlas informadas durante el embarazo.

¿Qué detectan los exámenes prenatales?

Los exámenes prenatales pueden ayudar a identificar problemas de salud, que en su mayoría son tratables, que podrían poner en peligro tanto a la madre como al bebé. Sin embargo, estos exámenes tienen limitaciones. Como padres, es importante conocer estas limitaciones y pensar en lo que harían si se detectara un problema con su salud o con la de su bebé.

Los exámenes prenatales se hacen durante el primer, segundo y tercer trimestre. En el caso de la madre, pueden identificar problemas de salud clave que podrían afectar la salud del bebé, como por ejemplo:

  • el grupo sanguíneo
  • si tiene diabetes gestacional, anemia u otras afecciones de salud
  • su inmunidad a ciertas enfermedades
  • si tiene una enfermedad de transmisión sexual o cáncer cervical

En un niño en desarrollo, los exámenes prenatales pueden identificar:

  • problemas de salud tratables que pueden afectar la salud del bebé
  • características del bebé, como el tamaño, el sexo, la edad y su posición en el útero
  • la posibilidad de que el bebé tenga defectos de nacimiento o problemas genéticos
  • ciertos tipos de anormalidades fetales, como problemas del corazón

Los últimos dos puntos de esta lista le parecerán los mismos, pero hay una diferencia clave. Algunos exámenes prenatales son exámenes de evaluación y sólo revelan la posibilidad de que exista un problema. Otros exámenes prenatales son diagnósticos, lo cual significa que pueden determinar, con un buen grado de certeza, si el feto tiene un problema específico. Con el fin de hacer un diagnóstico más específico, el examen de evaluación puede ser seguido de un examen de diagnóstico.

Los exámenes de evaluación identifican afecciones médicas existentes que pasan desapercibidas dado que no hay síntomas; un ejemplo es la preeclampsia. También pueden identificar los riesgos de una mujer de tener un niño con ciertas afecciones (como el síndrome de Down). Si el examen de evaluación revela un riesgo elevado para contraer una afección, es posible hacer un examen de diagnóstico para confirmar la existencia de esta afección.

¿Quiénes se someten a exámenes prenatales?

Algunos exámenes prenatales se consideran de rutina, es decir, se los hacen a casi todas las embarazas que reciben atención prenatal. Estos exámenes incluyen análisis de orina donde se determinarán los niveles de proteínas, azúcar o señales de infección.

Otros exámenes que no son de rutina se recomiendan sólo para algunas mujeres, en especial las que tienen embarazos de alto riesgo. En éstos exámenes se incluyen a mujeres con las siguientes características:

  • mayores de 35 años
  • adolescentes
  • han tenido un bebé prematuro
  • han tenido un bebé con defectos de nacimiento; especialmente si ha nacido con problemas de corazón o genéticos
  • están embarazadas con más de un bebé
  • tienen presión arterial elevada, diabetes, lupus, enfermedades cardíacas, problemas renales, cáncer, una enfermedad de transmisión sexual, asma o un trastorno convulsivo
  • provienen de un grupo étnico en donde los trastornos genéticos son comunes (o tienen un cónyuge con estas características)
  • tienen una historia familiar de retraso mental (o tienen un cónyuge con éstas características familiares)

Aunque su proveedor de atención médica (que puede ser su obstetra/ginecólogo, médico de cabecera o enfermera partera certificada) puede recomendar éstos exámenes, en última instancia es usted quien decide si se los realizará.

Asimismo, si usted o su pareja tienen antecedentes familiares de problemas genéticos, es recomendable que consulte con un asesor en genética para que la ayude a analizar los antecedentes de problemas en su familia y a determinar el riesgo para sus hijos.

Para decidir qué exámenes son adecuados para su caso, es importante que analice detenidamente lo siguiente con su proveedor de atención médica:

  • qué se supone que miden estos exámenes
  • qué tan confiables son
  • los riesgos posibles
  • sus opciones y planes si los resultados revelan la presencia de un trastorno o defecto

¿Dónde puedo obtener más información?

Ciertos exámenes prenatales pueden resultar estresantes, y dado que muchos de ellos no dan un diagnóstico definido, aún un resultado negativo no aliviará completamente la ansiedad por la que está atravesando. Dado que muchas de las mujeres que tienen resultados anormales terminan teniendo bebés sanos, y dado que algunos de los problemas que se detectan no se pueden tratar, algunas mujeres deciden no hacerse los exámenes.

Algo importante que hay que tener en consideración es qué hará si se le comunica que su hijo tiene un defecto de nacimiento o una mutación cromosómica. Su proveedor del cuidado de la salud o un consejero en genética puede ayudarla a establecer prioridades, darle datos importantes y hablar sobre las opciones de las que dispone.

Es importante recordar que los exámenes se ofrecen a las mujeres; no son obligatorios. Pregúntele al proveedor del cuidado de la salud por qué está solicitando ese tipo de exámen, cuáles son los beneficios y los riesgos y, lo más importante, qué le dirán, o no, los resultados.

Si usted cree que el proveedor del cuidado de la salud no le está respondiendo las preguntas de la manera adecuada, debe decírselo. Puede hacerle las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tan exacto es el exámen?
  • ¿Qué intenta buscar con estos exámenes? ¿Qué espera saber?
  • ¿Cuánto tiempo toma obtener los resultados?
  • ¿Es el procedimiento doloroso?
  • ¿Es el procedimiento peligroso para mí o para el feto?
  • ¿Los riesgos superan los beneficios?
  • ¿Qué ocurre si no me hago el exámen?
  • ¿Cuánto cuesta el exámen?
  • ¿El seguro cubrirá el exámen?
  • ¿Qué debo hacer para prepararme?

También le puede preguntar al proveedor del cuidado de la salud que le dé información sobre cada exámen.

¿Qué puedo hacer para que la vida de mi hijo comience sin problemas?

Lo mejor que puede hacer para evitar defectos de nacimiento y problemas durante el embarazo, es tomar medidas de precaución como las siguientes:

  • no fumar (y evitar el humo pasivo)
  • evitar el alcohol y otras drogas
  • consultar con el médico antes de tomar medicinas recetadas o de venta libre
  • evitar humo, gases tóxicos, sustancias químicas, radiación y temperaturas elevadas
  • alimentarse con una dieta sana
  • tomar vitaminas prenatales; de ser posible, aún antes del embarazo
  • hacer ejercicio físico (después de hablarlo con el médico)
  • descansar mucho
  • obtener cuidado prenatal — de ser posible, comenzar con una visita previa a la concepción para ver si hay algo que haya que hacer antes de quedar embarazada

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: junio de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com