El sueño y su hijo de 4 a 7 meses

Parents > Para padres > El crecimiento y el desarrollo > El sueño y su hijo de 4 a 7 meses
El sueño y su hijo de 4 a 7 meses

Read this in English(Sleep and Your 4- to 7-Month-Old)

Para esta edad, su hijo debería estar camino de lograr un esquema de sueño establecido. Lo más probable es que el esquema incluya al menos dos siestas por día, además de 7 u 8 horas de sueño nocturno.

Durante estos meses, su bebé aprenderá a darse vuelta y acomodarse por sí mismo para dormir. Hacia el final de este período, su pequeño podría ser capaz de permanecer despierto o quedarse despierto por su entorno; por lo tanto, éste es el momento adecuado para inculcarle buenos hábitos de sueño apegándose a una rutina para la hora de dormir.

¿Cuánto dormirá mi bebé?

Si bien a esta edad los bebés duermen un promedio de 14 horas por día, la cantidad de horas consideradas normales es muy amplia: algunos bebés duermen sólo 9 horas y otros duermen hasta 18.

La cantidad promedio de horas de sueño diurno ahora es de 3 a 4 horas. Algunos bebés duermen siestas de 20 minutos, otros duermen mucho más que el promedio.

Recuerde que su bebé preferiría estar con usted a estar en cualquier otro lugar. Por eso, el pequeño tal vez necesite dormir más pero se despierte después de una siesta de 20 minutos porque preferiría estar jugando con usted en lugar de dormir. A medida que su bebé crezca y comience a rehusarse a dormir, aún es buena idea tener un período de tranquilidad para ambos.

Las siestas suelen ayudar a impedir que el bebé se ponga de mal humor para dormir bien por la noche, lo que le permitirá al bebé (y a usted) disfrutar más de las horas de vigilia. A la mayoría de los bebés de esta edad les gusta dormir una siesta por la mañana y otra después del almuerzo.

Si siente que las siestas están interfiriendo con el sueño nocturno de su bebé, puede despertar al bebé un poco más temprano en la siesta de la tarde. Pero si su bebé está excesivamente cansado, no dormirá bien por la noche.

Cómo y dónde debe dormir mi bebé

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda colocar a los bebés saludables boca arriba para dormir, no boca abajo. La incidencia de la muerte súbita del lactante (SIDS) se ha reducido más del 50% desde que se hizo esta recomendación por primera vez en 1992. Ahora, también se recomienda que los bebés prematuros duerman únicamente boca arriba.

Hasta tanto su bebé comience a darse vuelta y adoptar una posición para dormir, colóquelo boca arriba para dormir. Se cree que algunos bebés que duermen boca abajo pueden tener una mayor tendencia hacia la obstrucción y a volver a respirar su propio dióxido de carbono porque es menos probable que se despierten para cambiar la posición de la cabeza. Otra posibilidad es que puede haber una asfixia con la ropa de cama blanda si están boca abajo.

Siempre tenga en cuenta la seguridad. Asegúrese de que la cuna cumpla con las normas de seguridad actuales. No coloque en el interior de la cuna ningún elemento que pueda interferir con la respiración del bebé: los muñecos rellenos, las mantas o las almohadas blandas pueden caer sobre la cara del bebé y bloquear su respiración. Si bien las chichoneras se utilizaban regularmente en el pasado, ya no se recomienda su uso. Un estudio, que se realizó con datos de la Comisión de Seguridad de los Productos de Consumo (CPSC), descubrió que una cantidad de muertes accidentales parecían estar relacionadas con el uso de chichoneras en las cunas y los moisés. La AAP y otras organizaciones de pediatría desalientan con firmeza el uso de chichoneras en las cunas para evitar la asfixia accidental.

Evite también los elementos como cuerdas, lazos o cintas que puedan enredarse alrededor del cuello del bebé, así como objetos con cualquier tipo de borde o esquina afilados. Los bebés también pueden enredarse en los móviles colgantes; por lo tanto, también debe retirarlos. No olvide observar a su alrededor para detectar elementos que su bebé pueda tocar al estar parado en la cuna. Los tapices, fotos, paños y cordones de cortinas pueden ser peligrosos si quedan al alcance del bebé.

Muchas culturas fomentan que los padres y los bebés compartan la cama. Pero los estudios indican que existe una mayor incidencia de SIDS en los hogares en los que el bebé duerme en la cama con los padres. El uso de sustancias que disminuyen el nivel de alerta de los padres, como el alcohol, también puede hacer que un padre se dé vuelta sobre el bebé.

Alentar el sueño

Probablemente ya haya establecido una rutina para la hora de ir a dormir y se apegue a ella. Si no estableció una, comience ahora. Las actividades tranquilizadoras que lleven al horario de dormir pueden ayudar a relajar a su bebé. Un baño caliente, seguido de cuentos o cantos, indicará la transición hacia el sueño y estas mismas actividades se pueden utilizar a la hora de ir a dormir durante años.

Probablemente desee que su bebé comience a dormir por sí sólo. Eso puede significar realizar la rutina de ir a la cama y dejar al bebé en la cuna mientras aún está despierto. Si el bebé llora, manténgase alejado unos minutos. El bebé puede acomodarse e irse a dormir.

Si continúa llorando, regrese y calme al bebé por un momento sin levantarlo. Esto puede continuar varias veces hasta que su bebé se dé cuenta de que llorar no le servirá de nada. Debe saber que, tal vez, éste sea un ejercicio difícil para usted, simplemente porque es triste escuchar llorar a un bebé. Intente recordar que, si sabe que el bebé está seguro, dejarlo llorar un poco ahora para que todos puedan dormir mejor más tarde es, en última instancia, la elección más saludable.

Incluso un bebé que ya ha comenzado a dormir durante toda la noche (entre 7 y 12 horas) se despertará ocasionalmente por la madrugada. Después de descartar que tenga dolor por la salida de los dientes, alguna enfermedad o un pañal sucio, es conveniente que deje que su bebé luche para volver a dormirse solo. Deje que su bebé se queje unos cuantos minutos antes de responder; después, una vez que vea que todo está bien, déjelo solo para que vuelva a dormirse. No olvide que acunarlo, alimentarlo o hablarle puede hacer que su bebé se despierte todas las noches para recibir esa atención.

Si su bebé se despierta muchas veces por noche, es posible que se deba a algún motivo externo. ¿Su bebé está demasiado grande para el moisés? Múdelo a una cuna. ¿Su bebé aún duerme en su misma habitación? El pequeño puede ser sensible a su presencia y tal vez sea necesario llevarlo a su habitación para que duerma bien por la noche. ¿Hace demasiado calor en la habitación del bebé? ¿Demasiado frío? ¿La habitación está demasiado oscura? Analice esas posibilidades.

Otro "problema" de sueño común a esta edad es que el bebé se despierte temprano; el bebé comienza a llorar o balbucear antes del amanecer. Probablemente, no haya nada que pueda hacer para impedir que el bebé se despierte cuando esté listo para hacerlo, pero si coloca unos cuantos juguetes en la cuna, tal vez logre que se relaje un rato más y con una persiana para cubrir los primeros rayos del sol, quizás logre unos cuantos minutos más de sueño.

Cuándo llamar al médico

Si verificó que no existen motivos externos para que su bebé se despierte y cree que su bebé no duerme lo suficiente (¡o duerme demasiado!), no dude en comunicarse con el médico.

El dolor por la salida de los dientes es un motivo común de problemas del sueño a esta edad y el médico puede sugerir algunas maneras de aliviar las molestias del bebé. Tal vez, esté desarrollando una enfermedad que no involucra más síntomas que la falta de sueño o, quizás, el médico pueda ayudar a encontrar maneras de mejorar la rutina nocturna con su bebé.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.