Programas de educación individualizados (IEP)

Parents > Para padres > El crecimiento y el desarrollo > Programas de educación individualizados (IEP)
Programas de educación individualizados (IEP)

Read this article in English(Individualized Education Programs (IEPs))

¿Qué es un IEP?

Los niños con retraso en el desarrollo de habilidades y otras discapacidades pueden ser elegibles para servicios especiales que proporcionan programas de educación individualizados en escuelas públicas, sin cargo para las familias. Comprender cómo acceder a estos servicios puede ayudar a los padres a actuar como efectivos defensores de sus hijos.

La aprobación de la versión actualizada de la ley de educación para individuos con discapacidades (Individuals with Disabilities Education Act, IDEA, 2004) convirtió a los padres de niños con necesidades especiales en miembros sumamente críticos del equipo de educación de sus hijos.

Los padres ahora pueden trabajar con los educadores para desarrollar un plan, el programa de educación individualizado (IEP, por sus siglas en inglés), que ayude a los niños a tener éxito en la escuela. El IEP describe los objetivos que el equipo establece para un niño durante el año escolar, además del apoyo especial necesario para ayudarlo a alcanzarlos.

¿Quién necesita un IEP?

Un niño que tiene dificultad para aprender y desempeñarse, y que ha sido identificado como un alumno con necesidades especiales es el candidato ideal para un IEP.

Los niños que realizan un gran esfuerzo en la escuela pueden calificar para obtener servicios de apoyo, lo que les permite recibir enseñanza de una manera especial por diversos motivos, como los siguientes:

  • discapacidades de aprendizaje
  • trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA)
  • trastornos emocionales
  • desafíos cognitivos
  • autismo
  • impedimentos auditivos
  • impedimentos de la visión
  • impedimentos del habla y del lenguaje
  • retraso en el desarrollo

¿Cómo se proveen los servicios?

En la mayoría de los casos, los servicios y los objetivos descritos en un IEP se pueden brindar en el entorno de una escuela estándar. Esto se puede hacer en una clase común, por ejemplo, un maestro de lectura puede ayudar a un pequeño grupo de niños que necesita más asistencia mientras el resto de los niños de la clase trabaja en la lectura con el maestro común. También se puede hacer en una sala con recursos especiales en la escuela común. La sala con recursos puede servirle a un grupo de niños con necesidades similares, reunidos para recibir ayuda.

Sin embargo, se puede enseñar a los niños que necesitan intervención intensa en el entorno de una escuela especial. Estas clases tienen menos alumnos por maestro, lo que permite una atención más individualizada.

Además, el maestro, por lo general, está especialmente capacitado para ayudar a los niños con necesidades educativas especiales. Los niños pasan la mayor parte de su día en una sala especial y se unen a las clases comunes para las actividades que no son intelectuales, como música o gimnasia, o para las actividades académicas en las que no necesitan ayuda adicional.

Dado que el objetivo de IDEA es garantizar que cada niño reciba educación en el entorno menos restrictivo posible, se realizan esfuerzos para que éstos permanezcan en las clases comunes. Sin embargo, cuando las necesidades se satisfacen mejor en una clase especial, se recurre a ella.

El proceso de derivación y exámenes médicos

Por lo general, el proceso de derivación comienza cuando un maestro, un padre o un médico observa con preocupación que un niño tiene dificultades en la clase, y el maestro le informa al consejero escolar o psicopedagogo.

El primer paso es reunir información específica relacionada con el progreso del alumno o con las dificultades académicas. Esto se puede realizar mediante lo siguiente:

  • una reunión con los padres
  • una reunión con el alumno
  • observación del alumno
  • análisis del desempeño del alumno (atención, comportamiento, cumplimiento de los trabajos, pruebas, trabajo en clase, tareas, etc.)

Esta información ayuda al personal de la escuela a determinar el siguiente paso. En esta instancia, se pueden usar estrategias específicas según el alumno para ayudarlo a que sea más exitoso en la escuela. Si esto no funciona, se evaluará al niño para detectar alguna discapacidad de aprendizaje específica u otro impedimento a fin de determinar su elegibilidad para recibir servicios especiales.

Es importante destacar, sin embargo, que la presencia de una discapacidad no garantiza automáticamente que un niño reciba los servicios. Para ser elegible, la discapacidad debe afectar su desempeño en la escuela.

Para determinar la elegibilidad, un equipo multidisciplinario de profesionales evaluará al niño según sus observaciones; el desempeño del niño en pruebas estandarizadas; y el trabajo diario, como pruebas, cuestionarios, el trabajo en clase y la tarea.

¿Quién integra el equipo?

El equipo de examinadores médicos puede incluir los siguientes profesionales:

  • un psicólogo
  • un fisioterapeuta
  • un terapeuta ocupacional
  • un terapeuta del habla y del lenguaje
  • un maestro especial
  • un especialista de la visión o en audición
  • otros, según las necesidades específicas del niño

Como padre, usted puede decidir si se evaluará a su hijo. Si elige hacerlo, se le solicitará que firme un permiso que detalla quiénes estarán involucrados en el proceso y los tipos de evaluaciones que realizan. Estas evaluaciones pueden incluir la medición de habilidades escolares específicas, como el nivel de lectura o los conocimientos de matemáticas, además de habilidades más generales del desarrollo, como el habla y el lenguaje. Las evaluaciones no necesariamente significan que el niño recibirá los servicios.

Una vez que los miembros del equipo completen sus evaluaciones individuales, elaborarán un informe de evaluación integral (CER) que compila los resultados, ofrece una clasificación educativa y describe las habilidades y el apoyo que necesitará el niño.

Los padres, entonces, tienen la oportunidad de revisar el informe antes de que se desarrolle el IEP. Algunos padres no estarán de acuerdo con el informe, y tendrán la oportunidad de trabajar junto a la escuela para pensar en un plan que satisfaga mejor las necesidades del niño.

Desarrollo de un IEP

El siguiente paso es una reunión de IEP en la cual el equipo y los padres deciden qué se incluirá en el plan. Además del equipo de examinadores médicos, un maestro regular debe estar presente para ofrecer sugerencias acerca de cómo el plan puede contribuir al progreso del niño en el plan de estudios de educación estándar.

En la reunión, el equipo analizará las necesidades educativas de su hijo, según se describe en el CER, y determinará objetivos anuales y a corto plazo, específicos y medibles, para cada una de esas necesidades. Si usted asiste a esta reunión, puede participar activamente en el desarrollo de los objetivos y en determinar las habilidades y las áreas que concentrarán la mayor atención.

La portada del IEP describe los servicios de apoyo que su hijo recibirá y con qué frecuencia se proporcionarán, por ejemplo, terapia ocupacional dos veces por semana. Los servicios de apoyo pueden incluir educación especial, terapia del habla, terapia ocupacional o fisioterapia, asesoramiento, audiología, servicios médicos, enfermería, terapia auditiva o de la visión, y muchos más.

Si el equipo recomienda varios servicios, la cantidad de tiempo asignada en el horario escolar puede parecer abrumadora. Para aliviar la carga, se pueden brindar algunos servicios para consultas puntuales. En estos casos, el profesional consulta al maestro a fin de determinar estrategias para ayudar al niño, pero no ofrece ninguna instrucción práctica. Por ejemplo, un terapeuta ocupacional puede sugerir adaptaciones para un niño con dificultades en la motricidad fina que afectan la escritura, y el maestro incorpora estas sugerencias a las lecciones de escritura que enseña a toda la clase.

Otros servicios se pueden proporcionar directamente en la clase, de modo que la sesión de terapia no interrumpa la jornada del niño. El niño que tiene dificultades con la escritura puede trabajar junto con un terapeuta ocupacional mientras el resto practica sus habilidades de escritura por su cuenta. Al decidir de qué manera y dónde se proporcionarán los servicios, la comodidad y la dignidad del niño deben ser prioridades principales.

El IEP se debe revisar todos los años para actualizar los objetivos y garantizar que los niveles de servicio cumplen las necesidades de su hijo. Sin embargo, los IEP se pueden cambiar en cualquier momento según sea necesario. Si piensa que su hijo necesita más, menos o diferentes servicios, puede solicitar una reunión para que el equipo analice sus inquietudes.

Sus derechos legales

Los plazos específicos garantizan que el desarrollo de un IEP pase de la derivación a la provisión de servicios tan pronto como sea posible. Asegúrese de preguntar acerca de este plazo y de obtener una copia de sus derechos como padre cuando se derive a su hijo. Estas pautas (a veces denominadas "medidas preventivas de procedimiento") describen sus derechos como padre para controlar lo que le sucede a su hijo durante cada paso del proceso.

Los derechos de los padres también describen la manera en que usted puede proceder si no está de acuerdo con alguna parte del CER o del IEP: la mediación y las audiencias son una opción. Puede obtener información acerca de la representación legal gratuita o de bajo costo del distrito escolar, o bien, si su hijo está en el Programa de Intervención Temprana (para niños de 3 a 5 años), mediante ese programa.

Abogados y defensores rentados familiarizados con el proceso del IEP lo representarán si usted lo necesita. También puede invitar a unirse al equipo del IEP a cualquier persona que conozca a su hijo o trabaje con él, y que pueda aportar comentarios que usted considere útiles.

Una última consideración

Los padres tienen el derecho de elegir dónde se educarán sus hijos. Esta opción incluye a las escuelas primarias y secundarias públicas y privadas, incluidas las escuelas religiosas. También incluye las escuelas autónomas con subsidio gubernamental y las escuelas locales.

Sin embargo, es importante comprender que los derechos de los niños con discapacidades enviados por sus padres a escuelas primarias y secundarias privadas no son los mismos que los de los niños con discapacidades que asisten a escuelas públicas o que son asignados por agencias públicas a escuelas privadas cuando la escuela pública no puede proporcionar educación pública adecuada y gratuita (EPAD).

Existen dos diferencias principales que los padres, los maestros, otros miembros de la escuela, los representantes de escuelas privadas y los niños necesitan saber:

  1. Los niños con discapacidades enviados por sus padres a escuelas privadas pueden no obtener los mismos servicios que recibirían si asistieran a una escuela pública.
  2. No todos los niños con discapacidades enviados por sus padres a escuelas privadas recibirán los servicios.

El proceso del IEP es complejo, pero es también un modo efectivo de abordar la manera en que su hijo aprende y se desempeña. Si tiene alguna inquietud, no dude en consultar acerca de los resultados del examen médico o de los objetivos recomendados por el equipo. Usted es el que mejor conoce a su hijo y debe desempeñar una función fundamental al crear un plan de aprendizaje que se adapte a sus necesidades específicas.

Revisado por: Steven J. Bachrach, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com