SARM

SARM

Read this in English(MRSA)

Las infecciones por SARM han sido tema de interés en las noticias porque las bacterias que las causan son resistentes a los antibióticos que se usan para combatir a la mayoría de las infecciones por estafilococo. Esto puede hacer que las infecciones por SARM sean más difíciles de tratar, aunque la mayoría se curará con cuidados adecuados.

Acerca del SARM

SARM significa Staphylococcus aureus (un tipo de bacteria estafilocócica) resistente a la meticilina. Muchas cepas de las bacterias estafilocócicas son bastante comunes y casi todos tenemos bacterias estafilocócicas que habitan en la piel o en la nariz sin causar daños.

Las bacterias estafilocócicas que ingresan en el cuerpo a través de un corte, una raspadura o una erupción, pueden causar infecciones leves en la piel. La mayoría de estas se cura por sí sola, si la herida se mantiene limpia y vendada, pero a veces se necesitan antibióticos.

Sin embargo, lo que diferencia a la cepa del SARM de otras bacterias estafilocócicas es su resistencia a los antibióticos que normalmente tratan las infecciones estafilocócicas. (La meticilina es un antibiótico y por eso la cepa se llama "resistente a la meticilina".) Cuando las bacterias son resistentes a los antibióticos, son más difíciles de exterminar. Se vuelven resistentes cambiando de alguna manera que afecta la capacidad del antibiótico de actuar.

Los cambios bacterianos que generan resistencia pueden deberse al uso inadecuado de antibióticos, por ejemplo:

  • tomar antibióticos para afecciones que no requieren antibióticos, como infeccíones virales
  • no tomar antibióticos correctamente cuando corresponde (p. ej., no tomar todo el medicamento recetado, o tomar el medicamento de otra persona que no se le recetó a usted)

La buena noticia es que las infecciones por SARM son poco comunes en niños. Si un niño sano la contrae, un médico puede tratarla.

Cómo se contagia el SARM

El SARM figura en las noticias, pero esta infección no es algo nuevo. El primer caso se informó en 1968. En el pasado, el SARM en general afectaba a personas con sistemas inmunológicos debilitados como, por ejemplo, aquellos que vivían en centros de atención a largo plazo como residencias de ancianos.

Pero ahora otras personas, que de lo contrario estarían sanas y que no se consideran en riesgo de padecer SARM, están contrayendo la infección. Esto se denomina SARM originado en la comunidad (CA-MRSA, por sus siglas en inglés) porque afecta a personas fuera de hospitales y residencias de ancianos.

Los niños que pasan mucho tiempo juntos en grupos, como en campamentos, escuelas o residencias estudiantiles, tienen mayor riesgo. En los espacios cerrados o estrechos, la gente tiene más posibilidades de tocar las mismas superficies, tener contacto de piel a piel o compartir equipos que no se han limpiado.

El SARM es contagioso mientras haya una infección en la piel, e incluso después. Las personas pueden ser "portadoras" del SARM (es decir, que retienen las bacterias sobre su cuerpo o en este) durante días, semanas o incluso años, y en este tiempo pueden contagiarlas a otros, aunque no tengan síntomas.

Signos y síntomas

Las infecciones por SARM a menudo se desarrollan alrededor de lastimaduras expuestas, como cortes, raspaduras o picaduras; pero también pueden ocurrir en la piel sana. Aparecen bultos rojos, inflamados y dolorosos que a veces supuran líquido o pus. A algunos niños también pueden tener fiebre.

ilustracion

En los casos más graves, la infección puede extenderse a la sangre, los pulmones, los huesos, las articulaciones u otras partes del cuerpo. El SARM también puede causar infecciones como la neumonía. Afortunadamente, este tipo de complicación es muy poco frecuente en niños sanos.

Tratamiento

Las infecciones por SARM requieren diferentes medicamentos y enfoques del tratamiento que las infecciones por estafilococo. Por ejemplo, si el SARM provoca un absceso en la piel, es más probable que el médico tenga que drenar el pus para eliminar la infección.

Los médicos pueden recetar antibióticos para ayudar a tratar la infección por SARM. Las infecciones más graves podrían requerir antibióticos intravenosos (IV), que se administran en el hospital.

Prevención

El SARM podría sonar alarmante por su resistencia a algunos antibióticos. Pero el contagio del SARM puede prevenirse con medidas sencillas de higiene:

  • Los adultos y los niños deben lavarse las manos a menudo con agua y jabón común, durante al menos 20 segundos. Las toallitas o los desinfectantes de manos instantáneos a base de alcohol son adecuados cuando no se tiene acceso a agua y jabón.
  • Mantenga los cortes o la piel lastimada limpia y vendada.
  • No comparta máquinas de afeitar, toallas, uniformes u otros artículos que tienen contacto con la piel descubierta.
  • Los equipamientos deportivos compartidos deben estar cubiertos con una barrera (ropa o toalla) para evitar el contacto con la piel. También deben limpiarse antes de cada uso con un desinfectante que actúa contra el SARM.

Para ayudar a evitar que otras bacterias se vuelvan resistentes a los antibióticos, es importante que los niños y adultos tomen los antibióticos según las indicaciones. Eso significa que nunca debe darle a su hijo un medicamento recetado a otra persona, ni guardar los antibióticos "para la próxima vez".

Siempre administre la cantidad completa del antibiótico hasta haberlo terminado (a menos que el médico le indique que puede interrumpirlo antes). Los gérmenes que logran permanecer después del tratamiento incompleto de una infección son más propensos a volverse resistentes a los antibióticos.

Además, los médicos recomiendan dejar que las enfermedades más leves (especialmente las causadas por virus) sigan su curso sin administrar antibióticos. Si su médico atribuye la causa de una enfermedad o lesión a un virus, los antibióticos no ayudarán; en cambio, consúltele otras formas de tratar los síntomas y ayudar a su hijo a sentirse mejor.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: agosto de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com