Las vacunas de su hijo: vacuna antimeningocócica

Parents > Para padres > La salud general > Las vacunas de su hijo: vacuna antimeningocócica
Las vacunas de su hijo: vacuna antimeningocócica

Read this in English(Your Child's Immunizations: Meningococcal Vaccine)

La vacuna antimeningocócica conjugada (o MCV4, por sus siglas en inglés) protege contra la enfermedad meningocócica, una grave infección bacteriana que puede desembocar en una meningitis bacteriana.

Calendario de vacunación

La vacuna antimeningocócica conjugada es recomendable administrarla:

  • a chicos de 11 o 12 años de edad, que deberán recibir una dosis de refuerzo a los 16 años
  • a chicos de 13 a 18 años que no hayan recibido esta vacuna previamente

Aquellos que reciban la primera dosis de la vacuna entre los 13 y los 15 años, deberían recibir una dosis de refuerzo cuando tengan entre 16 y 18 años. Los jóvenes que inicien los estudios universitarios que no se hayan vacunado previamente y que vayan a compartir residencia y aquellos que inicien el servicio militar deberían recibir una única dosis.

Algunos niños están más expuestos a contraer la enfermedad meningocócica. Entre ellos, se incluyen los que tienen entre 9 meses y 10 años que además:

  • vivan o viajen a países donde abunda la enfermedad
  • se desencadene un brote de la enfermedad en su área de residencia
  • padezcan ciertos trastornos inmunitarios. Si estos trastornos fueran de carácter crónico, es posible que también necesitaran recibir una dosis de refuerzo pocos años después, dependiendo de la edad a la que se les administre la primera dosis

Los niños que cumplan los anteriores criterios deberían recibir dos dosis de la vacuna antimeningocócica conjugada separadas por un intervalo mínimo de 8 semanas.

Por qué es recomendable

La enfermedad meningocócica está provocada por la bacteria Neisseria meningitidis. Puede ocasionar una infección en el torrente sanguíneo, una meningitis, o ambas a la vez, y puede ser de riesgo vital si no se trata con prontitud. La MCV4 es muy eficaz para proteger contra cuatro cepas de las bacterias meningocócicas.

Posibles riesgos asociados

Algunos de los efectos secundarios más frecuentes son inflamación, enrojecimiento y dolor en la zona del pinchazo, junto con dolor de cabeza, fiebre o fatiga. Los problemas de carácter grave, como las reacciones alérgicas, son sumamente infrecuentes.

Cuándo posponer o evitar la vacunación

La vacuna antimeningocócica conjugada no es recomendable si:

  • su hijo está enfermo en el momento de la vacunación, aunque un simple resfriado u otras enfermedades de carácter leve no deben impedir la vacunación
  • su hijo ha presentado una reacción alérgica grave a una dosis previa de la misma vacuna, a la vacuna DTaP o al látex

Si su hijo tiene antecedentes de síndrome de Guillain-Barré (una enfermedad del sistema nervioso que cursa con debilidad progresiva), hable con su pediatra sobre si sería o no recomendable administrarle esta vacuna.

Cuidar de su hijo después de administrarle la vacuna

Tras la vacunación, es posible que su hijo presente fiebre, molestias musculares y cierta inflamación y enrojecimiento en el área del pinchazo. El dolor y la fiebre se puedan tratar con paracetamol o ibuprofeno. Consulte al pediatra de su hijo para saber si puede administrarle alguno de estos medicamentos y cuál sería la dosis apropiada.

Un paño húmedo y caliente o una esterilla eléctrica también pueden ayudar a reducir las molestias musculares en el área del pinchazo. Asimismo, mover o utilizar la extremidad afectada suele reducir este tipo de molestias.

Cuándo llamar al pediatra

  • Llame al pediatra si duda sobre si debería o no posponer o evitar la vacuna.
  • Llame al pediatra si aparecen problemas tras la vacunación.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: octubre de 2012

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.