Las vacunas de su hijo: vacuna antigripal

Parents > Para padres > La salud general > Las vacunas de su hijo: vacuna antigripal
Las vacunas de su hijo: vacuna antigripal

Read this in English(Your Child's Immunizations: Influenza Vaccine)

La gripe, también denomina "influenza", es una infección viral de las vías respiratorias sumamente contagiosa.

Calendario de vacunación

La temporada de la gripe se inicia en octubre y concluye a finales de mayo. Lo mejor es vacunarse contra esta enfermedad a principios de temporada, porque que esto permite que el organismo desarrolle inmunidad (o protección contra) la gripe. De todos modos, recibir la vacuna más adelante durante la temporada gripal sigue siendo mejor que dejar de vacunarse.

Hoy en día, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan administrar la vacuna antigripal a todo el mundo a partir de los 6 meses de edad (en vez de solo a ciertos grupos, como ocurría antes). Pero es especialmente importante vacunar a las personas que pertenecen a grupos de alto riesgo, como los siguientes:

  • todos los niños que tengan entre 6 meses y 4 años de edad
  • cualquier persona que tenga a partir de 65 años
  • las mujeres que vayan a estar embarazadas durante la temporada de la gripe
  • cualquier persona cuyo sistema inmunitario esté debilitado a consecuencia de la medicación o de una enfermedad (como una infección por el virus de la inmunodeficiencia humana o VIH)
  • residentes de larga duración en centros asistenciales, como las residencias de ancianos
  • cualquier niño o adulto que padezca una afección médica crónica, como el asma
  • niños o adolecentes que tomen salicilatos (como el ácido acetilsalicílico de la Aspirina) con regularidad y que, por lo tanto, se expongan a desarrollar un síndrome de Reye si contrajeran la gripe
  • personal asistencial que tenga contacto directo con los pacientes
  • amerindios e indígenas de Alaska
  • cuidadores de personas que pertenezcan a cualquiera de los grupos de alto riesgo o gente que conviva con ellas

Los lactantes menores de 6 meses no pueden recibir la vacua antigripal pero, si sus padres y hermanos mayores que conviven con ellos se vacunan contra esta enfermedad, contribuirán también a su protección. Esto es muy importante porque los lactantes de pocos meses son especialmente proclives a desarrollar complicaciones graves a consecuencia de una gripe.

  • Los niños menores de 9 años que se vacunen contra la gripe mediante inyección por primera vez han de recibir dos inyecciones separadas, como mínimo, por un intervalo de un mes.
  • Los niños menores de 9 años que ya hayan recibido la vacuna antigripal seguirán necesitando dos nuevas dosis en el caso de que no recibieran por lo menos dos dosis de la vacuna desde julio de 2010, o si se desconoce la cantidad de dosis que han recibido desde esta fecha. Se sigue este procedimiento para asegurarse de que todos los niños están vacunados contra la cepa de la gripe H1N1, que apareció en el año 2009.
  • Los niños mayores de 9 años solo necesitan una dosis de la vacuna.

Hable con el pediatra para saber cuántas dosis necesita su hijo.

Existe una variante de esta vacuna que no es inyectable: la vacuna antigripal mediante aerosol nasal, aprobada para vacunar a personas sanas de entre 2 y 49 años. Contiene virus vivos pero debilitados que no provocan la gripe. De todos modos, esta vacuna no es recomendable en niños que padecen ciertas afecciones médicas ni en mujeres embarazadas.

En años anteriores ha habido momentos de falta de provisiones y de retrasos en el envío de vacunas. Por lo tanto, hable con el pediatra de su hijo sobre la disponibilidad de vacunas antigripales y sobre qué tipo de vacuna antigripal es la más apropiada para su hijo.

Por qué es recomendable

A pesar de que la vacuna antigripal no es eficaz al 100%, sigue reduciendo de forma considerable las probabilidades de que una persona contraiga la gripe, que puede ser muy grave, y además puede atenuar de forma considerable la gravedad de los síntomas en el caso de que una persona vacunada contraiga esta enfermedad.

Aunque su hijo se pusiera la vacuna antigripal en la temporada gripal del año pasado, esa vacuna no lo protegerá contra la gripe durante este año, ya que los virus de la gripe cambian constantemente. Por este motivo, la vacuna se reactualiza año tras año a fin de incluir las cepas del virus que más abundan en cada temporada.

Posibles riesgos asociados

Generalmente la vacuna antigripal se administra en forma de inyección en la parte superior del brazo; en estos casos la vacuna contiene virus de la gripe muertos, que no provocan la gripe sino solo leves efectos secundarios, como molestias musculares, inflamación y/o enrojecimiento en la zona del pinchazo. También pueden aparecer fiebre leve y dolores corporales.

Cuando la vacuna se administra en forma de aerosol nasal, contiene virus gripales vivos pero debilitados, de modo que puede conllevar la aparición de síntomas gripales de carácter leve, como secreción nasal, dolor de cabeza, vómitos, dolores musculares y fiebre. Las reacciones alérgicas graves a esta vacuna son sumamente infrecuentes.

Cuándo posponer o evitar la vacunación

Hay ciertas circunstancias en que no es recomendable que un niño reciba la vacuna antigripal. Hable con el pediatra de su hijo sobre si sería o no recomendable administrarle esta vacuna en el caso de que pertenezca a cualquiera de los siguientes grupos:

  • lactantes menores de 6 meses
  • cualquiera que hay presentado previamente una reacción alérgica grave a la vacuna antigripal
  • cualquiera que padezca el síndrome de Guillain-Barré (una enfermedad que afecta a los sistemas inmunitario y nervioso)

Antes se recomendaba a las personas con alergia al huevo que hablaran con sus médicos para saber si era o no seguro recibir la vacuna antigripal, ya que esta vacuna se desarrolla dentro de huevos. Pero ahora los expertos afirman que la cantidad de huevo que contiene esta vacuna es tan reducida (aunque no la que contiene el aerosol nasal) que resulta segura incluso en niños que padecen alergias graves al huevo. Esto es especialmente importante durante temporadas gripales de gravedad, como la actual, que empezó antes de tiempo y que ha sido mucho peor que en años anteriores.

De todos modos, si su hijo es alérgico al huevo, deberían administrarle la vacuna antigripal en una consulta médica, no en un supermercado, droguería o similares. Y, si su alergia es grave, es posible que deba recibirla en la consulta de un alergólogo.

Si su hijo está enfermo y tiene fiebre, hable con su pediatra sobre la posibilidad de reprogramar el día de la vacunación.

Cuidar de su hijo después de administrarle la vacuna

El dolor y la fiebre se puedan tratar con paracetamol o ibuprofeno. Consulte al pediatra de su hijo para saber si puede administrarle alguno de estos medicamentos y cuál sería la dosis apropiada.

Un paño húmedo y caliente o una esterilla eléctrica también pueden ayudar a reducir las molestias musculares en el área del pinchazo. Asimismo, mover o utilizar la extremidad afectada suele reducir este tipo de molestias.

Cuándo llamar al pediatra

  • Llame al pediatra si duda sobre si debería o no posponer o evitar la vacuna.
  • Llame al pediatra si aparecen problemas graves (como una reacción alérgica o fiebre alta) tras la vacunación o si hay algo que le preocupa.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: febrero de 2014

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com