Problemas de sueño en adolescentes

Parents > Para padres > La salud general > Problemas de sueño en adolescentes
Problemas de sueño en adolescentes

Read this in English(Sleep Problems in Teens)

La mayoría de los adolescentes no duermen lo suficiente. En general, esto se debe a que tienen horarios muy cargados o que pasan demasiado tiempo enviando mensajes de texto o chateando en la computadora con amigos hasta la madrugada. Otros adolescentes intentan irse a dormir temprano, pero los problemas de sueño les impiden dormir.

Con el tiempo, las noches que se pasan sin dormir (ya sea a causa de un trastorno del sueño o simplemente por no contar con el tiempo necesario para dormir) pueden crear un déficit de sueño. Los adolescentes con un déficit de sueño no logran concentrarse, estudiar y trabajar de manera efectiva. También pueden tener problemas emocionales, como depresión.

¿Qué ocurre durante el sueño?

Mientras dormimos, nuestros cerebros atraviesan cinco etapas de sueño. El ciclo del sueño está conformado por las etapas 1, 2, 3 y 4 y la etapa del sueño REM (movimientos oculares rápidos). Un ciclo completo de sueño dura aproximadamente de 90 a 100 minutos. Por lo tanto, durante un sueño nocturno promedio, una persona tiene entre cuatro o cinco ciclos de sueño.

Las etapas 1 y 2 son períodos de sueño ligero en los que se puede despertar fácilmente a quien duerme. Durante estas etapas, los movimientos oculares se hacen más lentos y, finalmente, se detienen, el ritmo cardíaco y respiratorio se hace más lento y la temperatura corporal baja. Las etapas 3 y 4 son etapas de sueño profundo. Es más difícil despertar a alguien durante estas etapas y, cuando se despierta, la persona suele sentirse desorientada y aturdida por unos cuantos minutos. Las etapas 3 y 4 son las etapas de sueño más renovadoras; éste es el tipo de sueño que anhelamos cuando estamos muy cansados.

La etapa final del ciclo de sueño recibe el nombre de "sueño REM" porque, durante esta etapa, aparecen los movimientos oculares rápidos. Durante el sueño REM, también ocurren otros cambios físicos: la respiración se acelera, el corazón late más rápido y los músculos de las extremidades no se mueven. Ésta es la etapa del sueño en la cual una persona tiene los sueños más realistas.

¿Qué es lo que impide ir a dormir temprano?

Las investigaciones demuestran que los adolescentes necesitan dormir entre 8.5 y 9.5 horas por noche. Por lo tanto, si un adolescente se levanta a las 6 de la mañana para ir a la escuela, debe ir a la cama a las 9 p. m. para dormir 9 horas. No obstante, los estudios han demostrado que muchos adolescentes tienen problemas para conciliar el sueño tan temprano. Esto no se debe a que no deseen dormir, sino a que sus cerebros trabajan naturalmente con horarios más nocturnos y no están preparados para ir a la cama.

Durante la adolescencia, el ritmo circadiano del organismo (un reloj biológico interno) se reacomoda y le indica al adolescente que se duerma más tarde por la noche y se despierte más tarde por la mañana. Este cambio del ritmo circadiano parece ser causado por el hecho de que, en los adolescentes, la hormona cerebral melatonina se produce más tarde por la noche que en los adultos y los niños, lo cual hace que les resulte más difícil conciliar el sueño.

A veces, este retraso en el ciclo de sueño y vigilia es tan marcado que afecta el funcionamiento diario de una persona. En estos casos, se lo denomina "síndrome de fase del sueño retrasada".

Sin embargo, los cambios del reloj interno no son la única razón por la cual los adolescentes pierden horas de sueño. Continúe leyendo para conocer acerca de algunas de las principales causas de la falta de sueño.

Insomnio

Muchos de nosotros sufrimos insomnio (problemas para conciliar el sueño o permanecer dormidos). La causa más común de insomnio es el estrés. Pero son muchas las causas que pueden provocar insomnio, lo cual incluye incomodidad física (por ejemplo, nariz tapada por un resfrío o dolor de cabeza), problemas emocionales (como problemas familiares o dificultades en nuestras relaciones) e incluso un entorno incómodo para dormir (una habitación demasiado fría, cálida o ruidosa).

No es raro que los adolescentes sufran de insomnio de vez en cuando. Pero si el insomnio se extiende durante un mes o más sin que haya alivio, los médicos lo consideran crónico. El insomnio crónico puede ser causado por una cantidad de problemas diferentes, lo cual incluye afecciones médicas, problemas de salud mental, efectos colaterales de medicamentos o abuso de sustancias. Con frecuencia, los adolescentes con insomnio crónico pueden obtener la ayuda de un médico, terapeuta o consejero para su afección.

En algunos casos, el insomnio puede verse agravado por el temor al mismo insomnio. Cuando una persona se pone ansiosa porque no puede dormir o está preocupada porque se siente cansada al día siguiente, un breve período de insomnio se puede convertir en algo más duradero. Los médicos denominan a este fenómeno "insomnio psicofisiológico".

Trastorno del movimiento periódico de las extremidades y síndrome de las piernas inquietas

Los adolescentes que padecen estas afecciones ven interrumpido su sueño por los movimientos de las piernas (o, con menor frecuencia, de los brazos), lo cual los deja cansados e irritables por falta de sueño.

En el caso del trastorno del movimiento periódico de las extremidades (PLMD), estos movimientos son sacudidas involuntarias: Se denominan involuntarios porque la persona no los controla conscientemente y, con frecuencia, ignora que ocurre el movimiento.

Los adolescentes con síndrome de la pierna inquieta (RLS) en realidad, tienen sensaciones físicas en las extremidades, como hormigueo, picazón, calambres o ardor. La única manera de aliviar esta sensación consiste en mover las piernas o los brazos para eliminar la molestia.

Los médicos pueden tratar el PLMD y el RLS con medicamentos. En algunos adolescentes, el tratamiento de una deficiencia de hierro puede hacer que las afecciones desaparezcan.

Apnea obstructiva del sueño

Este trastorno del sueño hace que una persona deje de respirar momentáneamente mientras duerme. Una de las causas comunes de la apnea obstructiva del sueño es el agrandamiento de las amígdalas o los adenoides (tejido ubicado en el conducto que conecta la nariz con la garganta). El sobrepeso o la obesidad también pueden hacer que una persona desarrolle apnea obstructiva del sueño.

Los adolescentes con apnea obstructiva del sueño pueden roncar, presentar dificultad para respirar e incluso transpirar copiosamente mientras duermen. Como esto interrumpe el sueño, las personas con apnea del sueño tal vez se sientan sumamente somnolientas o irritables durante el día.

Los adolescentes con apnea del sueño pueden recibir tratamiento. Quienes muestran señales de esta afección, como ronquidos fuertes o somnolencia excesiva durante el día, deben ser evaluados por un médico.

Reflujo

El reflujo gastroesofágico (GERD) es otra de las causas comunes de la pérdida del sueño. En este caso, los ácidos del estómago retroceden hacia el esófago y producen molestias y sensación de ardor.

Los síntomas del GERD pueden empeorar cuando una persona se recuesta. Incluso si una persona no nota la sensación de ardor durante el sueño, las molestias que provoca pueden interferir con el ciclo del sueño. Algunas personas pueden dormir mejor si se recuestan en una posición elevada o si toman medicamentos.

Si su hijo adolescente sufre de GERD, tal vez esto esté interfiriendo con su sueño. Hable con un médico acerca de las opciones de tratamiento o cambios en el estilo de vida, como cambios en la dieta.

Pesadillas

La mayoría de los adolescentes tienen pesadillas en alguna ocasión. Pero las pesadillas frecuentes pueden interferir con el esquema del sueño y despertar a una persona por la noche.

Algunos elementos, como ciertos medicamentos, las drogas o el alcohol, pueden provocar pesadillas más frecuentes. Irónicamente, la falta de sueño también puede ser una de las causas. Los disparadores más comunes para la mayor frecuencia de pesadillas son emocionales, como el estrés o la ansiedad.

Si las pesadillas interfieren con el sueño de un adolescente, considere hablar con un médico, terapeuta u otro consejero.

Narcolepsia

Los adolescentes con narcolepsia suelen estar muy somnolientos durante el día y tienen "ataques" de sueño en los que se duermen repentinamente, pierden el control de los músculos y ven imágenes vívidas similares a sueños mientras dormitan y se despiertan. El sueño nocturno puede verse interrumpido, con despertares frecuentes a lo largo de la noche.

La narcolepsia puede ser molesta porque los adolescentes se quedan dormidos sin ninguna señal y esto hace que algunas actividades, como andar en bicicleta o conducir, resulten peligrosas. La vida escolar, laboral o social de un adolescente puede verse afectada por los esquemas de sueño inusuales.

La narcolepsia no suele diagnosticarse en la adolescencia; pero muchos casos no son reconocidos. La gente suele comenzar a tener síntomas entre los 10 y los 25 años, pero es probable que no se diagnostique adecuadamente hasta 10 o 15 años más tarde. Los médicos suelen tratar la narcolepsia con medicamentos y cambios en el estilo de vida.

Sonambulismo

Es poco frecuente que los adolescentes sean sonámbulos; la mayoría de los casos de sonambulismo se dan en los niños. Es probable que el sonambulismo sea hereditario. Tiende a ocurrir con más frecuencia cuando una persona está enferma, tiene fiebre, no duerme lo suficiente o está estresada.

Como la mayoría de los sonámbulos no tienen episodios frecuentes de sonambulismo, éste no suele ser un problema serio. Por lo general, los sonámbulos regresan por sí solos a la cama y casi nunca recuerdan el episodio. (El sonambulismo ocurre con frecuencia durante el sueño más profundo que tiene lugar durante las etapas 3 y 4 del ciclo de sueño).

Sin embargo, en algunas ocasiones, es necesario ayudar a los sonámbulos a esquivar obstáculos y regresar a la cama. También es cierto que despertar a los sonámbulos puede provocar un sobresalto (pero no es dañino); por lo tanto, intente guiar al sonámbulo de regreso a su cama con suavidad.

Cómo ayudar

Si su hijo adolescente parece dormir lo suficiente por la noche pero aún así se siente cansado durante el día, es conveniente que visite al médico. El cansancio excesivo puede deberse a una variedad de problemas de salud, no simplemente a dificultades con el sueño.

Si sospecha que existe un problema del sueño, el médico evaluará la salud general y los hábitos de sueño de su hijo adolescente. Además de realizar un examen físico, el médico realizará una historia clínica preguntando acerca de las inquietudes o síntomas de su hijo adolescente, su salud en el pasado, la salud en su familia y cualquier medicamento que esté tomando. El médico también puede ordenar análisis para determinar si existe alguna afección (como la apnea obstructiva del sueño) que pueda estar interfiriendo con el sueño.

Los distintos problemas del sueño se tratan de manera diferente. Algunos se pueden tratar con medicamentos, mientras que otros pueden ser mejorados con técnicas especiales, como la terapia de luz (en la que el paciente se sienta todos los días frente a una caja de luz durante una determinada cantidad de tiempo), u otras prácticas que pueden ayudar a restaurar el reloj interno de una persona.

Cuando los adolescentes tienen problemas del sueño, los médicos suelen alentarlos a que hagan cambios en su estilo de vida, como apagar el teléfono celular o la computadora antes de ir a dormir, reducir el consumo de cafeína o evitar los videojuegos o las películas violentas por la noche, para así favorecer los buenos hábitos de sueño.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: mayo de 2011

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.