Seguridad en casa: cómo prevenir los ahogamientos

Parents > Para padres > La salud general > Seguridad en casa: cómo prevenir los ahogamientos
Seguridad en casa: cómo prevenir los ahogamientos

(Household Safety: Preventing Drowning)

La seguridad en el agua es importante a cualquier edad pero, si usted tiene bebés o niños pequeños en su casa, resulta especialmente crucial. Un bebé o un niño pequeño pueden ahogarse muy deprisa y en menos de 2,5 centímetros (1 pulgada) de agua, así que las bañeras llenas, las piscinas (inflables o corrientes), los jakuccis e, incluso, los cubos de agua y las pilas de lavabos y fregaderos pueden resultar peligrosos.

Para reducir el riesgo de ahogamiento de su hijo, siga las siguientes recomendaciones:

Cuarto de baño

  • No deje nunca a un bebé desatendido en la bañera. Si tiene que responder al teléfono o ir a abrir la puerta, no confíe en que su hijo mayor cuidará del bebé; envuelva al bebé en una toalla y lléveselo consigo.
  • No deje nunca una bañera, cubo u otro recipiente lleno de cualquier cantidad de agua sin su supervisión.
  • No utilice nunca un asiento para la bañera u otro sistema de sujeción a la bañera durante el baño sin la supervisión constante de un adulto. El asiento se podría volcar o el bebé se podría resbalar y caer en el agua.
  • Instale un dispositivo para cerrar la tapa del inodoro y mantenga la puerta del baño cerrada en todo momento. (O tal vez prefiera colocar protectores de seguridad para pomos en la puerta del baño).

Piscina

  • Si usted tiene una piscina en el jardín, instale una cerca o valla de seguridad que tenga un mínimo de 1,2 metros (4 pies) de altura alrededor de toda la piscina, así como una puerta de cierre automático cuya cerradura esté fuera del alcance de su hijo.
  • Considere la posibilidad de instalar una alarma de piscina o una cubierta protectora, pero sea consciente de que estos dispositivos no son buenos sustitutos de la cerca de seguridad ni de la supervisión por parte de un adulto.
  • Extraiga todos los juguetes de la piscina cuando los niños dejen de nadar para impedir que intenten recuperarlos cuando no estén bajo la supervisión de un adulto.
  • Los dispositivos inflables para flotar en el agua, como los salvavidas, los flotadores, las balsas y los tubos flotadores pueden proporcionar una falsa sensación de seguridad en la piscina y no son eficaces para proteger a un niño del ahogamiento. No utilice nunca estos objetos como sustitutos de la supervisión constante por parte de un adulto.
  • Cuando utilice piscinas inflables, vacíelas completamente del agua que contengan en cuanto deje de utilizarlas.
  • Retire cualquier escalera que permita acceder a una piscina que está más alta que la superficie del suelo cuando deje de utilizarla.
  • Si usted deja a su hijo con otro cuidador o con un canguro, asegúrese de que conoce todas las normas relacionadas con el uso seguro de la piscina.

Esté bien preparado

Si usted está esperando un hijo o si ya lo tiene, es una buena idea que:

  • Aprenda las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y la maniobra de Heimlich.
  • Guarde los siguientes números cerca del teléfono familiar (tanto para su propio uso como para el de otras personas que cuiden de su hijo):
    • teléfono gratuito del centro de toxicología 1-800-222-1222 o al de su país
    • número de teléfono del pediatra de su hijo
    • número de los móviles de sus padres y de los teléfonos de los lugares donde trabaja cada uno de ellos
    • número de teléfono de los vecinos o de parientes que viven cerca de su domicilio (si necesita que otras personas vigilen a otros niños en caso de emergencia).
  • Disponga de un botiquín o kit de primeros auxilios y guarde las instrucciones a seguir en caso de emergencia en su interior.
  • Instale detectores de humo y de monóxido de carbono.

Mantener un ambiente seguro y adaptado a los niños

Para comprobar la eficacia de sus esfuerzos por poner su casa a prueba de niños, es una buena idea que se ponga a cuatro patas en cada una de las habitaciones de su domicilio para verla desde la perspectiva de un niño. Preste atención al entorno que rodea a su hijo y fíjese en aquellos objetos que podrían resultarle peligrosos.

Poner una casa totalmente a prueba de niños puede ser complicado. Si no puede poner toda la casa a prueba de niños, pruebe a cerrar las puertas (instalando protectores de seguridad en sus pomos) para que su hijo no pueda vagar por lugares no protegidos. En las puertas corredizas, los protectores de seguridad y los pestillos a prueba de niños son buenas medidas para impedir que un niño pequeño salga solo de su casa. Por supuesto, la medida en que ponga su casa a prueba de niños es algo que solo depende de usted. La supervisión por parte de un adulto es la mejor forma de impedir lesiones en la población infantil. De todos modos, ni el más atento de los padres puede garantizar la seguridad de su hijo al 100%.

Independientemente de que usted tenga un bebé, un niño de 1 o 2 años, un niño de preescolar o un niño en edad escolar, su hogar debería ser un refugio donde su pequeño pueda explorar con total seguridad. A fin de cuentas, tocar, agarrar, trepar y explorar el entorno de otras formas son las actividades que permiten desarrollar tanto el cuerpo como la mente de los niños.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: agosto de 2013

Related Articles
Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.
© 1995-2014 KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com